www.madridiario.es
Manifestación de los vecinos de Vallecas en contra de la incineradora de Valdemingómez
Manifestación de los vecinos de Vallecas en contra de la incineradora de Valdemingómez (Foto: Asociación de vecinos PAU de Vallecas)

La lucha por una región más sostenible continúa entre múltiples retos e idas y venidas

domingo 03 de enero de 2021, 09:28h

En materia de Medio Ambiente, han sido muchos los temas que han protagonizado este ámbito. El 2020 se inauguró con la polémica que ha traído el traslado de residuos al vertedero de Valdemingómez, procedentes de la Mancomunidad del Este.

El 27 de diciembre de 2019, el Ayuntamiento de Madrid confirmó que asumiría la gestión de los residuos de la Mancomunidad del Este. Como respuesta, Más Madrid anunció que pediría un Pleno extraordinario para pedir explicaciones, además de registrar una solicitud de medidas cautelarísimasrechazadas a posteriori–. Tras el rechazo, la FRAVM presentó el mismo recurso.

El tema llevó a la creación de tensiones dentro del propio equipo de Gobierno. La vicealcaldesa, Begoña Villacís, definió esta operación como “injusta e insolidaria”, castigando así a su socio, el PP. Villacís tuvo también rifirrafes con el alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, llegando a pedir su dimisión. Finalmente, el convenio de traslado de residuos se firmó en febrero y Madrid reclamaría a Arganda del Rey y Rivas-Vaciamadrid 20 millones de euros por esta operación.

Y mientras se libraba la batalla política, los vecinos de Vallecas se lanzaron a la calle, en diferentes ocasiones, hartos de ser “el vertedero de la Comunidad de Madrid”. Muchas asociaciones protestaron también cuando se decidió llevar a Valdemingómez los residuos Covid de los hospitales, preocupadas por los trabajadores de la planta.

Asimismo, en febrero se conoció que la Junta Municipal de Villa de Vallecas, presidida por Concha Chapa, no admitió dos mociones relacionadas con la incineradora presentadas por los vecinos del barrio.

Meses después, Borja Carabante, delegado del Área de Medio Ambiente del Consistorio madrileño calificó de “excesiva” la prórroga de seis meses solicitada por los municipios que integran la Mancomunidad del Este para continuar trasladando sus residuos a la planta de tratamiento de Valdemingómez.

Villacís votó junto con la oposición rechazar la prórroga, y Más Madrid interpuso una demanda el viernes 4 de diciembre ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJM) contra el convenio, que permite el vertido de hasta 230.000 toneladas de residuos extra en Valdemingómez.

La anulación de Madrid Central

El lunes 27 de julio, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) anuló Madrid Central tras estimar parcialmente los recursos presentados por la Comunidad de Madrid, el Grupo Popular en el Ayuntamiento de Madrid y la mercantil 'DVuelta Asistencia Legal' sin entrar al fondo del asunto y sin valorar la delimitación de esta zona de bajas emisiones y su regulación.

Los magistrados anularon por "defectos formales" y a petición de la Comunidad de Madrid, la ordenanza de movilidad sostenible aprobada por el Pleno del Ayuntamiento en 2018, por la "omisión" del trámite de información pública, un requisito que se considera "esencial, preceptivo e indispensable" al tratarse de una de las "principales manifestaciones del derecho que los españoles tienen a participar en los asuntos públicos".

Tras conocerse esta noticia, el Ayuntamiento de Madrid señaló que respetaba la sentencia y decidió no recurrirla. Quien sí lo hizo fue Ecologistas en Acción a través de tres recursos de casación ante el Tribunal Supremo. En diciembre, el Ayuntamiento anunció una nueva prórroga para todos los vehículos sin distintivo ambiental (A) que necesiten acceder a Madrid Central por diversas condiciones especiales que se encuentran recogidas en la actual Ordenanza de Movilidad Sostenible (OMS).

Mientras, la nueva estrategia anticontaminación del Ayuntamiento, Madrid 360, ha ido creciendo este año. Tres autobuses gratuitos cero emisiones cruzan desde febrero el perímetro de Madrid Central. Por desgracia, Almeida tuvo que cancelar por el coronavirus su viaje a Bruselas para presentar Madrid 360.

La última noticia relacionada con el área perimetral de bajas emisiones pasa por que los vehículos C de alta ocupación no tendrán acceso al centro de Madrid, salvo para acceder a un aparcamiento. Ciudadanos, PSOE y Más Madrid se opusieron a incluir esa excepción en la modificación de la Ordenanza de Movilidad Sostenible del Ayuntamiento.

El coronavirus ayuda a reducir la contaminación

Madrid arrancó el 2020 con el protocolo anticontaminación activado, pero el estado de alarma cambió por completo el panorama ambiental de la capital. La contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2), el contaminante más importante de Madrid, alcanzó en abril los niveles más bajos de la última década y el cielo volvió a tornarse azul intenso.

Asimismo, el Ayuntamiento de la capital comenzó a aplicar actuaciones de la nueva Ordenanza de la Calidad del Aire, cuya aprobación inicial vio la luz en noviembre. Previo a ello, el Consistorio comenzó el ‘plan renove’ de calderas de carbón y gasóleo, para lo que ha destinado 12’5 millones de euros en ayudas.

Por otro lado, la Comunidad de Madrid también ha impulsado varias medidas en materia de Medio Ambiente, como el proyecto de una nueva Ley de Sostenibilidad Energética, que pondrá el foco en el fomento del autoconsumo entre empresas y particulares para aumentar la eficiencia energética, o el Plan Terra, un conjunto de 50 medidas dotado con 100 millones de euros y dirigido a los 7.800 agricultores y 4.900 ganaderos.

Transformando la ciudad

2020 también ha traído diversos proyectos que convertirán Madrid en una ciudad más sostenible y amable con el medio ambiente. El atractivo del Cerro Almodóvar, ahora degradado, lo ha convertido en el corazón del Bosque Metropolitano, proyecto del Ayuntamiento para regenerar la zona.

Los vecinos aportaron más de mil propuestas para el lavado de cara del Cerro, y en diciembre se plantó el primer árbol, un alcornoque. En la presentación de este primer paso para construir el Bosque Metropolitano, se anunció que serviría como homenaje a las víctimas del coronavirus. Cada víctima tendrá un árbol identificable con un código QR.

Otra zona verde, cuyas obras arrancarán en 2021, es el nuevo Parque Central de Valdebebas. En el recinto se plantarán 5.500 árboles de 30 especies diferentes, así como 170.000 arbustos de 86 tipologías distintas. Además, se habilitarán hasta 10 kilómetros de caminos y sendas peatonales y se crearán tres carriles bici. Su superficie acotada de casi 900.000 metros cuadrados lo convertirá en uno de los espacios verdes de mayor amplitud en la capital.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Madrid ha comenzado ya a ejecutar tres parkings disuasorios. En noviembre arrancaron las obras del tercero, en Aviación Española, no sin polémica al igual que la construcción de los aparcamientos de Mar de Cristal –el proyecto ha sido reactivado– y Menéndez Pelayo –Villacís anunció que el parking no se construiría al final, pero sí se ejecutarán obras en la avenida para mejorar su accesibilidad–.

En busca de luchar contra el tráfico y la contaminación, otra actuación que llevará a cabo el Ayuntamiento de la capital será crear un Madrid Central en Plaza Elíptica en 2021 que reduzca un 18 por ciento el tráfico en esta zona, castigada desde hace años por el vaivén continuo de coches. En la primavera del año que viene se instalarán cámaras para controlar el acceso a la nueva zona de bajas emisiones.

Y en diciembre, a las puertas de la Navidad, el Ayuntamiento de Madrid anunció la peatonalización de hasta 48 tramos de vías y plazas que discurren por los 21 distritos, entre ellas Fuencarral, Palma y el entorno de la Plaza de Olavide.

"Estamos generando una dimensión humana para la ciudad; no solo en el centro, donde es más visible o más vendible", señaló la vicealcaldesa, Begoña Villacís.

La lacra de los vertidos ilegales y el amianto

Este año se han descubierto también numerosos ataques a la naturaleza. El río Guadarrama entró este verano dentro de la Lista Roja de Patrimonio por la contaminación de sus aguas. Muebles, escombros, restos de poda, coches abandonados… Todo esto se puede encontrar en este entorno natural protegido a su paso por Móstoles, Arroyomolinos, Navalcarnero y Villaviciosa de Odón.

En julio, Gobierno, Comunidad y los ayuntamientos del sur acordaron un plan de choque para atajar los vertidos al río, aunque Ecologistas lo calificó de “positivo, pero insuficiente”. El Ayuntamiento de Móstoles, mientras, anunció que limitaría el acceso a la zona para evitar más vertidos.

Otros dos ríos, el Jarama y el Manzanares, también se han visto afectados por el vertido incontrolado de residuos sobre sus aguas.

El portavoz de la Asociación Ecologista del Jarama El Soto, Antonio Martínez, comentó a Madridiario que la aparición de aguas fecales y materiales sólidos como toallitas, plásticos y telas surge constantemente y desde hace "mucho tiempo".

En Getafe, los residentes en la zona conocida como El Caserío de Perales soportan olores fétidos y plagas de mosquitos y mosca negra desde hace dos décadas por los vertidos ilegales que acaban en el Manzanares y denuncian que la construcción de dos estaciones elevadoras de aguas fecales (EBAR) no es la mejor.

También el río Manzanares, pero en Madrid, se vio afectado por los cascotes que cayeron a su cauce por el derribo del Estadio Vicente Calderón. Ecologistas en Acción interpuso una denuncia ante el Ayuntamiento y la Confederación Hidrográfico del Tajo (CHT) y los desechos de la obra fueron retirados.

Otro grave problema es el amianto, que no ha dejado de ser protagonista. “En toda la zona sur e industrial de Madrid se pueden ver vertidos ilegales de basura porque son zonas despobladas y sin vigilancia constante, y es ahí donde hemos localizado amianto”, comentaba a Madridiario el secretario de Salud Laboral de CCOO de la Comarca Sur, César Serrano.

La mayoría de residuos proceden de “materiales y sacos de obra, de personas que hacen reformas en sus casas y deciden abandonar ahí los residuos”, explicó.

El sur es el más afectado por el asbesto. En Alcorcón, la Colada de Pozuelo, un camino transitado por vecinos, ciclistas y deportistas, se encuentra lleno de planchas de amianto y otros residuos que Comunidad y Ayuntamiento se disputan por ver quién tiene la competencia para retirarlos.

En octubre, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid anunció que elaborará en el plazo de un año un plan director para la eliminación del amianto en la capital en el horizonte del año 2030.

Más cuestiones relacionadas con el medio ambiente

El cubo marrón, que supuso una revolución desde su presentación, llegó el 1 de septiembre al distrito Centro, último que quedaba por acoger los contenedores de residuos orgánicos.

Según datos del Consistorio, la ciudad de Madrid lleva recogidas más de 300.000 toneladas de residuo orgánico desde que se implantó el cubo de tapa marrón en 2017.

Para tratar toda esta materia orgánica, se construirá una nueva planta de compostaje en el Parque Tecnológico de Valdemingómez. El desglose de este presupuesto conlleva 272.250 euros para la redacción del proyecto; 31,7 millones de euros para la construcción de la planta, que se ejecutará en 12 meses; y 9,9 millones de euros para su explotación durante los tres primeros años.

El siempre polémico estado de limpieza de la capital se coló en el Pleno de Cibeles en octubre, en este caso a colación del propio alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, quien ha adelantó que el nuevo contrato llevará aparejado un aumento presupuestario de 80 millones de euros anuales con respecto al del pliego actual. De esta forma, el gasto en limpieza per cápita pasará de 59 a 86 euros.

"Somos conscientes de que Madrid no está tan limpio como quisiéramos", reconoció el dirigente 'popular'. El nuevo contrato implica un 45 por ciento más de inversión. La partida destinada a limpieza crecerá el próximo año de los 194 millones de euros por los que se licitaron los contratos integrales de 2013 a los 282 millones de euros por los que se van a licitar en 2021. "La capital invertirá en limpieza más que Barcelona, Valencia, Zaragoza y Santander juntas", destacaron.

Asimismo, en verano se reforzó la limpieza de zonas verdes con el desarrollo del Plan de Refuerzo Especial de Limpieza y Zonas Verdes para devolver el estado previo al confinamiento a todos los parques y jardines de la ciudad.

Las depuradoras de Madrid también han dado de qué hablar este 2020. Más de una veintena de asociaciones vecinales iniciaron en agosto una campaña contra el mantenimiento de las depuradoras de La China, Butarque y Sur en sus ubicaciones actuales después de que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y el Ayuntamiento de la capital firmaran un acuerdo al respecto.

La concejala de Más Madrid en el Ayuntamiento, Rita Maestre y José Luis Nieto, presentaron en noviembre alegaciones al Proyecto de Reconstrucción y las asociaciones no cesaron en reclamar de nuevo el cierre definitivo de estas instalaciones, que convierten al sur en “la cloaca de Madrid”.

Por último, Madridiario organizó como cada año sus Jornadas de Medio Ambiente, esta edición bajo el lema ‘Transforma Madrid’.

La jornada estuvo conducida por el presidente editor del grupo Madridiario, Constantino Mediavilla, e inaugurada por el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.

Las diferentes ponencias y mesas de debate trataron temas tan diversos –y a la par relacionados los unos con los otros– como la sostenibilidad, las papeleras inteligentes, la economía circular, la tecnología aplicada al medio ambiente, la gestión de residuos, las Smart cities y los retos a los que se enfrenta la política.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios