www.madridiario.es

ENTREVISTA

Paloma Martín, consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad de la Comunidad de Madrid
Ampliar
Paloma Martín, consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad de la Comunidad de Madrid (Foto: Chema Barroso)

Paloma Martín, sobre la Ley del Suelo: “Va a ahorrar tiempo y dinero”

martes 06 de octubre de 2020, 07:34h

Paloma Martín, consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad de la Comunidad de Madrid, llegó al cargo desde la dirección de Deloitte, una de las empresas con mayor proyección y envergadura a nivel internacional. Sin embargo, su relación con instancias gubernamentales no es nueva, con anterioridad ejerció cargos en las Consejerías de Sanidad y Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, así como desempeñó funciones en el Ministerio de Administraciones Públicas y ejerció como portavoz de Justicia e Interior en la Asamblea de Madrid.

Desde que asumiera el cargo, Martín ha defendido sin entrar en polémicas y evitando pronunciarse sobre los rifi-rafe de los socios de Gobierno todo lo relacionado a su área competencial, poniendo el foco en fortalecer el sector agrícola y ganadero de la Comunidad de Madrid, defendiendo la calidad de los productos de la huerta madrileña y haciendo hincapié en la necesidad de conservar y crear más biodiversidad en la región. En esta entrevista, Martín traslada a Madridiario varios de planes que el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso reflexiona en torno a estos términos, así como evita entrar en cuestiones políticas internas.

Pregunta: Estamos viviendo la segunda ola de la pandemia de la Covid-19 en nuestro país, pero usted fue uno de los primeros casos positivos públicos, en el mes de marzo. Antes de nada, ¿cómo se encuentra?

Respuesta: Estoy totalmente recuperada y sin secuelas. No tuve que ser hospitalizada, fue leve dentro de lo que es la Covid. Es verdad que yo me contagié en marzo, cuando todavía se conocía muy poquito del virus, y ahora se puede decir que hemos avanzado mucho en el conocimiento del virus. Sabemos mucho más sobre todo desde el ámbito más experto, hospitalario y de Atención Primaria, y todos los ciudadanos somos cada vez más conscientes de que necesitamos de la colaboración de cada uno de nosotros y de la autorresponsabilidad para hacer frente al virus.

P: Ha asumido un área muy polémica y con mucho por hacer, pero quizás la llegada de la Covid-19 ha aplacado esa parte tan mediática que venía arrastrando la consejería y les ha dado un balón de oxígeno para poder trabajar con más tranquilidad. ¿Lo ha sentido usted así?

R: Lo que he encontrado ha sido una Consejería con mucha carga de trabajo y con muchas competencias. Por una parte tenemos todo lo relativo a la Ordenación del Territorio, lo que tienen que ver con el suelo y el urbanismo y con el que tenemos grandes proyectos, como Madrid Nuevo Norte. Por otro lado, tenemos la parte Medioambiental y de Sostenibilidad, donde la propia gestión diaria de la Consejería tiene un volumen sustancial en cuanto a la conservación de los Parques Naturales, al trabajo de la biodiversidad, la gestión de economía circular y el desarrollo de proyectos que cada vez nos alineen más con los retos europeos. Por último, como no podía ser de otra manera, encontramos la parte de la Agricultura y Ganadería, que si algo bueno ha tenido esta pandemia es que ha permitido visibilizar mucho el trabajo que de forma silenciosa venían haciendo agricultores y ganaderos desde siempre.

P: Hace poco menos de una semana, la Asamblea de Madrid votaba una modificación de la Ley del Suelo que presentó el Gobierno, y lo hizo con bronca y peticiones de nulidad por parte de la izquierda. ¿En qué ha quedado la cosa?

R: A criterio de la Secretaria de la Asamblea de Madrid la Ley fue aprobada. Yo creo que es una oportunidad que nos damos todos. Los empresarios, los ciudadanos y los propios ayuntamientos piden más facilidades a la hora de desarrollar su trabajo y esta reforma de la Ley del Suelo permite sobre todo acortar tiempos y ahorrar dinero.

Estamos hablando de que los tiempos de algunas licencias urbanísticas superan los doce meses, y hay países como Francia en los que estos tiempos están en 20 días, de la misma manera que en los países nórdicos se tiene generalizada la declaración responsable. Por lo tanto, uno de los objetivos clave es ganar competitividad respecto a otros países de la Unión Europea.

Además, queremos contribuir con ello a la reactivación económica. El sector de las obras y la construcción supone un 20 por ciento del empleo en la Comunidad de Madrid y es la que más contribuye al PIB y a la generación de actividad en otros sectores. Por lo tanto, nosotros creemos que es una oportunidad en esta situación de crisis económica provocada por la crisis sanitaria el poner encima de la mesa herramientas que faciliten la inversión.

P: Sin embargo, la oposición en la Asamblea de Madrid y otras asociaciones, como Ecologistas en Acción, han criticado esta modificación porque consideran que la declaración responsable puede llevar a que haya falta de control y posibles daños en lugares protegidos o de Patrimonio Histórico, por ejemplo. ¿Qué contemplan desde la Comunidad de Madrid para evitar estos casos?

R: Esta modificación supone posponer el control a un momento posterior, lo que no significa que este control desaparezca. Hemos recibido apoyo desde diferentes ámbitos, como desde promotores inmobiliarios, cooperativistas, colegios profesionales y de aquellos que trabajan en este sector porque ven una oportunidad para rebajar las cargas administrativas y para flexibilizar la norma.

P: ¿Pero este control no pone en riesgo que en determinados momentos sí se puedan llevar a cabo destrozos en lugares que posteriormente se acrediten como Patrimonio Histórico o bien protegido, por ejemplo?

R: La realidad es que hemos introducido en esta Ley del Suelo un articulado donde se señala de una forma muy precisa que la declaración responsable no se puede aplicar sobre elementos que estén bajo algún sistema de protección. Digamos que existen muchas licencias urbanísticas que van a seguir exigiéndose porque vienen derivadas de la normativa estatal. Es decir, todas aquellas obras que vengan acompañadas de un proyecto van a requerir la licencia urbanística. Se simplifica este trámite en obras menores, que no suponen o requieren la necesidad de presentar un proyecto determinado, como pequeñas obras en locales, domicilios o en algunos domicilios para acondicionar espacios.

P: El reciente relevo de Rafael Prieto como vicepresidente ejecutivo del Canal de Isabel II ha sido muy sonado y la argumentación ha sido que se están buscando perfiles más técnicos. ¿Quiere esto decir que la elección de Prieto no fue acertada por no encajar en un perfil más técnico?

R: Lo primero que tengo que hacer es transmitir un claro agradecimiento al equipo que ha salido ahora de Canal. Nosotros iniciamos desde el mes de septiembre una serie de cambios con el objetivo de incluir perfiles profesionales en el Consejo de Administración. Primero lo hicimos en el ente público Canal, en el que introducimos a personas que tienen una relación directa por la competencia que desarrollan con el agua, por ejemplo incluyendo a quienes desempeñan las competencias en Emergencias, ya que el agua es una infraestructura crítica. También incluimos a personas que desarrollan competencias en Administración Local, porque se presta el servicio del agua a los municipios y se trabaja muy directamente con ellos. Y continuamos el proceso de incorporación de perfiles técnicos independientes en el Consejo Administrativo de la sociedad.

Eso culmina ahora con la entrada de dos personas muy expertas, con unos currículos realmente sobresalientes, que tienen dos objetivos fundamentales: profundizar en proyectos medioambientales ligados a las actividades que hacen los ayuntamientos y la propia Comunidad, y reforzar el gobierno corporativo de la sociedad. Estos son los dos retos que están encima de la mesa y sobre los que el nuevo equipo se ha puesto a trabajar.

P: A principios de año desde su consejería se anunció un ambicioso plan, el Plan Terra. Después de estos meses en los que hemos conocido algunas medidas de este proyecto, ¿cómo contempla su proyección?

R: Nunca hasta ahora se había puesto encima de la mesa un puesto orientado a los agricultores y ganaderos con 50 medidas concretas y más de 100 millones de euros. Es un plan que ha sido trabajado con el sector directamente, por lo que podemos encontrar medidas muy específicas que venían siendo demandadas desde hace tiempo. El Plan Terra está estructurado en cuatro ejes fundamentales, entre los que destaca el mejorar la competitividad del sector agrícola y ganadero, algo que hacemos invirtiendo en modernización de las infraestructuras y poniendo a disposición de los agricultores y ganaderos de cuantías sustanciales para reformar sus instalaciones y comprar maquinaria moderna. Hay veces que estas subvenciones alcanzan hasta el 50 o 60 por ciento de la inversión que tiene que realizar el agricultor o ganadero, y es que creemos que si queremos mantener el campo vivo necesitamos que cada vez sea más competitivo.

Por otra parte, una segunda línea de orientación sustancial del Plan es aquella que nos lleva a ofrecer productos de proximidad y a poner en valor la huerta en Madrid y buscar canales alternativos de venta con un sello de calidad. En este sentido, una de las apuestas más ambiciosas del Plan Terra es poner en funcionamiento un ‘Madrid rural’, un espacio en el que los propios agricultores van a poder ofrecer sus productos, de calidad, que no dejan de ser garantía de la Comunidad de Madrid. Además, a través de una cooperativa van a poder lanzar nuevas líneas de comercialización que se sumen a las que ya hay.

P: ¿Y cómo van a trabajar desde la Comunidad de Madrid la continuidad generacional de la agricultura y la ganadería?

R: Es otra de las medidas que se incluyen en el Plan Terra. Precisamente, buscamos ayudar a ese relevo generacional a través de dos medidas. Primero lo que denominamos como ‘Erasmus agrario’, que se basa en ofrecer la oportunidad a otros jóvenes para que conozcan lo que se está haciendo en otras Comunidades Autónomas o en otros países europeos. Por otro lado, como no, queremos ofrecer formación, ayuda y asesoramiento experto para que cuando una explotación agrícola o ganadera cambie de titular, todas las dudas que se puedan generar nosotros podamos a través de asesoramiento experto resolver.

P: Más allá del Plan Terra, es innegable que la crisis de la Covid-19 ha afectado mucho a todos los sectores y en este caso los sectores agricultor y ganadero han requerido de ayudas para poder seguir a flote. ¿Cuáles son las medidas que han tomado desde la consejería para paliar estos déficits?

R: Lo que hemos hecho ha sido sentarnos de nuevo con los agricultores y ganaderos y diseñar medidas muy concretas que ellos nos han solicitado para ayudarles a salir de esta situación complicada. Aprobamos 10 medidas concretas, de las cuales están ejecutadas a día de hoy nueve.

Por citar las más importantes, se ha adelantado el pago de los Fondos de la Política Agraria Común (PAC) para poner dinero y liquidez a disposición de los agricultores y ganaderos. También se vio que había una necesidad respecto a determinado sector de la ganadería, porque este encontraba los canales HORECA cerrados, que corresponden al abastecimiento a la restauración, y por tanto presentaba dificultades para sacar sus propias producciones, por lo que la Comunidad contempló una serie de ayudas directas para la compra de estos. Por último, también hemos puesto en funcionamiento una medida ambiciosa y pionera para los ganaderos de reses de lidia. Hemos presentado una línea de inversión para que las ganaderías que también están sufriendo por el impacto de la Covid-19 por la no celebración de espectáculos públicos puedan obtener inversión para el mantenimiento de las vacas madre, algo para lo que la Consejería ha invertido tres millones de euros.

P: ¿Se ha notado un descenso de agricultores y ganaderos tras la llegada de la Covid-19 a causa de los problemas que el campo y la ganadería han sufrido estos meses?

R: En este sentido hay que diferenciar entre la agricultura y la ganadería. Ambos sectores han sido protagonistas durante la pandemia pero los agricultores han mantenido su nivel de trabajo en términos de absoluta normalidad, porque el 80 por ciento de los agricultores madrileños son cerealistas y no necesitan una mano intensiva como puede ocurrir en otras comunidades autónomas. Durante la pandemia han seguido trabajando, cuidando de sus tierras y haciendo sus inversiones, pero el sector de la ganadería sí se ha visto afectado. Por eso hemos ayudado de forma expresa a este sector con el objetivo de contribuir a mantener vivas y en el mismo nivel que hasta ahora las explotaciones ganaderas.

P: En estos términos y respecto a la inversión que se ha llevado a cabo en el toro de lidia, ¿puede decirse que se trata de una medida ideológica?

R: En absoluto, es una medida medioambiental y sostenible. Nuestra ayuda va orientada al mantenimiento de la ganadería en extensivo. Hablamos de que las reses de lidia están en las dehesas, que son focos fundamentales de biodiversidad donde encontramos, con carácter general en España árboles de encina, y con carácter particular en la Comunidad de Madrid, fresnedas. Lo que hacemos es contribuir a que esos espacios naturales sigan conservándose. Hay que tener en cuenta además que las dehesas en la Comunidad de Madrid se encuentran dentro del Parque Nacional del Guadarrama y dentro de una parte del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, y son espacios protegidos.

Las dehesas están integradas dentro de la Red Natura y son consideradas por la Unión Europea como Centros de Especial Protección, por lo tanto nuestro objetivo es contribuir a hacer estos espacios sostenibles. Esta medida está plenamente ligada con los objetivos de desarrollo sostenible, de cuidado de nuestro entorno natural y conservación y preservación de especies. A eso le sumamos que también ayudamos a la conservación genética de una especie que lleva muchos años de selección de ejemplares para tener los mejores, pero es una medida absolutamente sostenible y comprometida con el medio ambiente.

P: Se puede decir entonces que desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid no se ha propiciado esta medida para favorecer la actividad de la tauromaquia, la cual Isabel Díaz Ayuso ha defendido en reiteradas ocasiones.

R: Nosotros siempre estamos al lado del campo, antes y después de la pandemia. Nosotros siempre estamos apoyando a los agricultores y ganaderos y entendemos que con unos espectáculos públicos cerrados por motivos de Salud Pública, como hemos hecho con otros sectores, es nuestra obligación contribuir a la conservación de esas dehesas.

P: Otra de las grandes apuestas del Gobierno autonómico, que de hecho fue anunciado hace unas semanas durante el Debate del Estado de la Región, fue el denominado ‘Arco Verde’. ¿Qué nos puede adelantar sobre este tema?

R: El Arco Verde es una gran infraestructura verde que va a recorrer 26 municipios de la región circundando toda la capital. Comenzará en Tres Cantos, culminará en Colmenar Viejo. Va a ser una gran ‘villa verde’ levantada sobre buena parte de los espacios que ya tenemos a día de hoy protegidos, espacios que los ayuntamientos ponen a disposición de la Comunidad y sobre vías pecuarias cuyo terreno es de la Comunidad de Madrid.

Es un proyecto medioambiental de primer nivel con el que queremos reforzar la infraestructura verde al mismo tiempo que la biodiversidad. No vamos a ceñirnos a la plantación de determinados árboles, sino que vamos a crear áreas de biodiversidad que permitan atraer a fauna, donde encontremos espacios como humedales y lagunas a las que se acerquen especies de acuáticas, en las que tengamos presencia de reptiles y donde vengan pájaros de distintas especies. Se trata de un proyecto que va más allá del concepto tradicional de plantar un monte, o reforestar un espacio, es crear zonas específicas de biodiversidad y contar con los mejores expertos que tengan la especialización en cada tipo de fauna y flora para que nos asesoren y podamos entre todos esa infraestructura verde para acercar la naturaleza a las grandes ciudades.

P: La situación de los vertederos de Madrid, algunos de ellos a punto de colmatar, han puesto sobre la mesa la duda de a dónde llevamos la basura. Para que esto no vuelva a ocurrir, ¿se está trabajando en un plan a largo plazo para que generaciones futuras no se vean en la misma situación?

R: La competencia de gestión de residuos es municipal. La competencia que tiene la Comunidad de Madrid es de planificación, coordinación y asesoramiento técnico, y en ese ejercicio tenemos una estrategia de gestión de residuos para toda la Comunidad de Madrid mediante la cual financiamos el 50 por ciento de las plantas de nuevo tratamiento. Dentro de unos meses se pondrá en funcionamiento la nueva planta de Loeches, que será una de las plantas más modernas de la Comunidad de Madrid y de España. En ella hemos invertido ya más de 26 millones de euros. Es una política real, de inversión, de puesta de financiación allá donde es necesario.

P: Teniendo en cuenta que también se trata de una competencia municipal, se han realizado varias denuncias públicas sobre la presencia de vertidos ilegales de amianto en diferentes puntos de la Comunidad de Madrid, algo que supone un riesgo para la Salud Pública de los madrileños. ¿Se han trasladado peticiones de ayuda desde los ayuntamientos a este respecto?

R: Trabajamos como con cualquier otro tipo de residuo, es decir, mediante la planificación, coordinación y asesoramiento técnico. Sí me consta que han tenido una reunión de trabajo sobre este tema, en particular por ser el amianto un tema que afecta a la Salud Pública, y en el seno de estas mesas de trabajo se les está prestando el asesoramiento que necesitan.

P: Madrid Nuevo Norte va a ser el reto urbanístico del siglo, ¿es también un reto medioambiental? ¿Qué va a cambiar?

R: Madrid Nuevo Norte viene a cerrar una brecha histórica abierta en la ciudad, y se cierra para ganar espacio para los madrileños y para otros municipios de los alrededores. Por lo tanto, Madrid Nuevo Norte va a convertir a la región capital de España en un nuevo foco en el que se van a poder desarrollar proyectos de primer nivel. Va a tener más de 400.000 metros cuadrados de vías verdes, que van a suponer la conexión con el monte de El Pardo con la vía ciclista y que se van a poder desarrollar proyectos ligados a la sostenibilidad muy importantes. Es el caso de la movilidad sostenible, los sistemas de Smart City que permitan disminuir la huella de carbono y que se contamine menos o la generación de espacios más verdes en pleno entorno urbano.

P: La reducción de la movilidad durante la pandemia dejó claro que el uso del transporte privado dispara los niveles de contaminación, pero a día de hoy existe cierto miedo al uso del transporte público a causa de la pandemia. ¿Han valorado si puede haber problemáticas en los niveles de contaminación a raíz de esto?

R: Nosotros lo que estamos haciendo es impulsar movilidad alternativa sostenible, y una de las líneas fundamentales que vamos a sacar adelante en las próximas semanas son las ayudas para la adquisición de vehículos personales de movilidad ecológica. En este sentido vamos a destinar tres millones de euros para aquellas personas que hayan comprado bicicletas, motos o patinetes eléctricos y para aquellos que quieran ‘achatarrar’ coches contaminantes, a quienes les vamos a entregar un bonocrédito medioambiental por valor de más de 1.200 euros. Queremos poner sobre la mesa alternativas medioambientales para facilitar esa sostenibilidad.

P: En los últimos días hemos visto como los socios de Gobierno se han contradicho en muchas ocasiones respecto a la gestión de la Covid-19 a día de hoy, particularmente en torno a las restricciones de movilidad señaladas por el Gobierno de Pedro Sánchez. ¿Considera que se está haciendo bien? ¿No falta algo de unidad?

R: Creemos que es momento de sumar y es momento de dar certeza a los ciudadanos. Estamos gestionando una crisis sanitaria grave y sin precedentes, y lo que necesitamos es una estrategia como país. Necesitamos unos criterios objetivos basados en conocimiento experto, unos criterios que permitan definir exactamente y sin ningún tipo de arbitrariedad cuáles son los umbrales que necesitamos para buscar ese equilibrio entre las limitaciones a la movilidad y las no limitaciones. Nosotros entendemos que debemos continuar haciendo todos los esfuerzos posibles para proteger a los madrileños y garantizar el libre ejercicio de la actividad económica. No entendemos que se deba contraponer la economía a la salud, ni la salid a la economía. Nuestro mayor reto es afrontar la crisis sanitaria y resolverla, pero también contribuir a reactivar la economía, y en ese equilibro está la comunidad de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

4 comentarios