www.madridiario.es
Episodio de alta contaminación notificado en la M-30.
Ampliar
Episodio de alta contaminación notificado en la M-30. (Foto: Chema Barroso)

Examen ante la Justicia europea: posible multa a España por la contaminación de Madrid

jueves 10 de febrero de 2022, 07:39h

España se enfrenta a una multa del Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea por infringir de forma sistemática los límites de contaminación máximos fijados por las autoridades comunitarias. La corte celebra este jueves una vista para examinar el incumplimiento de la directiva durante el periodo 2010-2017, en Madrid bajo mandatos de Alberto Ruiz Gallardón, Ana Botella y Manuela Carmena. Aunque la tendencia de la calidad del aire es positiva, Covid mediante, con José Luis Martínez-Almeida se siguen superando los niveles permitidos de dióxido de nitrógeno (NO2). El alcalde ya ha avanzado que expondrá en Bruselas su estrategia de sostenibilidad 'Madrid 360' para mostrar su "compromiso total" con reducir la polución, un plan que se aprobará esta misma mañana en Junta de Gobierno.

La Comisión Europea llevó a España ante el TJUE en julio de 2019 por rebasar los valores anuales y diarios de NO2 autorizados por la normativa "de manera continua" no solo en Madrid, sino también en Barcelona y el Bajo Llobregat. Por eso, precisan fuentes consistoriales, la Abogacía del Estado es la encargada de defender a las dos ciudades y la comarca catalana. Por ahora, se desconoce la fecha para la sentencia definitiva.

"El expediente es un procedimiento sancionador hasta el año 2018, cuando este equipo de Gobierno no estaba, pero cuando entramos fuimos conscientes de la necesidad acuciante de cumplir con los límites de calidad del aire", ha manifestado el regidor madrileño al respecto. Sin embargo, incluso estos dos últimos años, con un tráfico mermado por la pandemia, siguen violándose los máximos legales.

La ciudad encadena doce años consecutivos (2010-2021) saltándose el valor tope anual de dióxido de nitrógeno, establecido en 40 microgramos por metro cúbico. El peor año de la serie se registró en 2010, con 18 de las 24 estaciones de la red medidora superando el máximo. En 2011 y 2017 incumplieron hasta 15 estaciones. El año 2018 cerró con 7 puntos de medición de la calidad del aire excediendo los límites y desde entonces se ha evidenciado un descenso notable de los incumplimientos. En 2019, año de estreno de Madrid Central, tan solo se sobrepasó el volumen de contaminación autorizado en Escuelas Aguirre (Retiro) y Plaza Elíptica. Esta última ubicación ha sido la única en exceder el máximo en 2020 y 2021, con 41 microgramos de NO2.

Fuente: Informe sobre la calidad del aire en la ciudad de Madrid en 2021 de Ecologistas en Acción.

El valor medio del circuito de medición se situó el año pasado en 29 microgramos por metro cúbico de dióxido de nitrógeno. Los datos constatan, por tanto, que 2021 fue, como destacan desde el Consistorio madrileño, el mejor año de la serie histórica de calidad del aire. Pese a esto, no cumple con las directrices de la Comisión Europea y menos aún con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para una adecuada protección de la salud: 10 microgramos por metro cúbico.

Ecologistas en Acción ha constatado que 19 de las 23 estaciones medidoras de la contaminación superaron en enero de 2022 los niveles que marca Europa. Desde el área de Medio Ambiente y Movilidad que dirige Borja Carabante matizan que esto se debe a las dificultades de ventilación atmosférica que sufre Madrid en estas fechas y que no se ha dado "ninguna subida" respecto a ejercicios anteriores, pues los 40 microgramos ya se superaron en 23 estaciones en enero de 2015 y en 21 el mismo mes de 2017, 2018 y 2019, todos ellos con Carmena en Cibeles. "Este año (2021), a diferencia de los cuatro últimos, no se ha producido ningún episodio por alta contaminación que haya llevado a activar el protocolo", agregan.

Martínez-Almeida anunció la semana pasada que el Ayuntamiento está preparando un viaje a Bruselas en el que expondrá las políticas anticontaminación implementadas por su Gobierno que han redundado, dijo, en niveles de polución mejores que en 2020, el año con mayor reducción de la movilidad por el confinamiento y el teletrabajo. Recordó también el primer edil que ya mantuvo una reunión en Cibeles el pasado noviembre con el comisario de Medio Ambiente de la UE, Virginijus Sinkevičius, en el que este admitió "públicamente" que Madrid "está en el buen camino para conseguir cumplir los límites marcados".

El efecto Madrid Central

El descenso más acusado de la contaminación en la capital coincide con la puesta en marcha de Madrid Central en noviembre de 2018 durante la legislatura de Ahora Madrid. Apenas un año después de su entrada en funcionamiento, Ecologistas en Acción la destacó como una de las zonas de bajas emisiones "más eficientes de Europa". Lo corroboraron con datos: una rebaja media del 11 por ciento en la polución de la ciudad. Así, el nivel de NO2 no solo se redujo un 20 por ciento en el distrito Centro, sino que también bajó en 21 de las 24 estaciones medidoras. Todo ello, pese a que 2019 concluyó como el tercer año más seco de la década.

Sin embargo, el Tribunal Supremo anuló Madrid Central en mayo de 2021 por "defectos de forma", al carecer el proyecto de memoria económica y haberse omitido el trámite de información pública. Se paralizaron entonces las multas por accesos indebidos, que no volvieron a retomarse hasta el pasado 12 de diciembre ya con este área de bajas emisiones rebautizada como Distrito Centro y con modificaciones puntuales introducidas por el nuevo Gobierno, como la equiparación de entrada de los comerciantes con los residentes.

Las nuevas políticas ambientales de Almeida

Todo ello está regulado en la nueva ordenanza de movilidad, en vigor desde septiembre del año pasado, y que forma parte de la estrategia de sostenibilidad ambiental del Ejecutivo de José Luis Martínez Almeida 'Madrid 360'. Precisamente, la misma se aprueba este jueves en Junta de Gobierno. El plan se asienta sobre cuatro objetivos principales, según avanzó el miércoles El Mundo: disminuir un 10 por ciento el tráfico, recortar un 32,5 por ciento de media el tiempo de los viajes en transporte público, acabar con el 65 por ciento de las emisiones de CO2 respecto a 1990 y reducir a la mitad las muertes y víctimas graves de accidentes viales.

Para lograr estos propósitos, el área de Medio Ambiente y Movilidad implementará distintas medidas enmarcadas en 10 líneas estratégicas, destinando una inversión de 1.978 millones de euros. Entre otras iniciativas, se prevé la creación de nuevas zonas peatonales, el incremento de la red ciclista en un 35 por ciento antes de 2025 y un refuerzo en el número de bicicletas de BiciMAD hasta contar con 10.000 en 2030.

"Esperamos que con la puesta en marcha de las medidas más efectivas desde el 1 de enero, como la zonas de bajas emisiones, la prohibición de las calderas de carbón y las actuaciones encaminadas a incentivar el uso del transporte público cumplamos esta año con la normativa europea", trasladan desde la Concejalía de Borja Carabante. Se refieren, entre otras iniciativas, a la prohibición de entrada al interior de la M-30 a vehículos sin etiqueta ambiental no empadronados en la capital o a la ZBE de Plaza Elíptica, con la que se pretende aminorar el tráfico en un 18,6 por ciento.

La oposición afea soluciones "tibias"

Sin embargo, desde Más Madrid tildan de "tibias" estas medidas. "No están funcionando ni con el parón económico de la pandemia", apuntan. La formación que lidera Rita Maestre cuestiona los "preocupantes" datos de Plaza del Carmen, dentro de Distrito Centro, que en 2019 ocupó el décimo lugar en la lista de las estaciones con mayores niveles de NO2 y que cerró 2021 en tercera posición. "Es muy significativo que empeore justo cuando Almeida eliminó Madrid Central para sustituirlo por una norma regresiva", sostienen. Un "retroceso" que el Parlamento Europeo ha desestimado analizar, como habían solicitado.

Por su parte, la portavoz del PSOE, Mar Espinar, sostiene que el incumplimiento de los niveles de polución que fija Europa "no es una herencia, sino un problema endémico de la ciudad que Almeida no ha querido solucionar". La Justicia europea dirimirá si España, y por ende Madrid, merece o no un castigo por la polución pasada y un toque de atención por la presente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
3 comentarios