www.madridiario.es
    24 de junio de 2019

Antonio Castro

Con todo el verano por delante, los programadores de teatro de Madrid avanzan ya novedades para el mes de septiembre. El teatro Fernán Gómez acogerá, a partir del 11 de ese mes, el estreno absoluto de un musical de pequeño formato: "Excítame, el crimen de Leopold y Loeb". Es una obra original de Stephen Dolginoff, adaptada al castellano por Pedro Víllora. Hoy nos han ofrecido un adelanto del que ofrecemos las primeras imágenes.

La recuperación del antiguo hotel París en la Puerta Sol y su apertura como establecimiento informático permite contemplar la céntrica plaza sin obras, andamios, vallas o zanjas. Es una imagen desconocida para miles de madrileños, la generación que ha convivido con obras diversas en los últimos veinte años.

Hace más de cuarenta años se instaló a ambos lados de la Castellana, bajo el puente de Juan Bravo, una atractiva colección de esculturas. En este museo al aire libre, impulsado por Eusebio Sempere, se ven obras de Chillida, Serrano, Chirino, Amadeo Gabino, Andreu Alfaro... Pero la zona donde se encuentra la gran obra de Serrano se ha convertido en un aparcamiento de motos.

Hasta final de marzo se representa en el teatro Nuevo Apolo la adaptación de la novela 'El nombre de la rosa'. El gran texto de Umberto Eco está dirigido para la escena por Garbi Losada. Madridiario ha recorrido las entrañas del montaje antes de una representación. Hasta dos horas necesitan algunos actores para rematar su caracterización como monjes de una abadía de los Alpes.

Narros montó en 1990 un caballero de Olmedo para la Compañía Nacional de Teatro Clásico que resultó memorable. Tras la versión que ahora firma Lluis Pascual en Pavón, seguiremos recordando la de Narros. Lo cierto es que ambas tienen poco que ver en la puesta en escena. Pero El caballero es un monumento de la literatura dramática del Siglo de Oro y trivializarlo resquebraja su esplendor. Aunque le canten tangos y bulerías, como en esta propuesta.

Después de estar tres años recorriendo el mundo, recala en la sala II del teatro Fernán Gómez el montaje de "André y Dorine" que dirige Iñaki Rikarte. Va a estar hasta el 2 de febrero y es una propuesta francamente recomendable. Con un adjetivo se resume el trabajo: emocionante.

María Luisa Merlo vuelve al teatro madrileño dos años después de su último trabajo -100 m2- y protagonizando la comedia "Locos por el té". Junto a ella están Juan Antonio Lumbreras, Esperanza Elipe, Ángel Burgos, Rocío Calvo, José Luis Santos y Óscar de la Fuente.

La colaboración entre productoras privadas y teatros públicos, como el Español, está permitiendo afrontar montajes teatrales de una cierta complejidad y un reparto numeroso, como 'El cojo de Inishmaan', que puede verse hasta el 26 de enero. Dirigido por Gerardo Vera, cuenta con Marisa Paredes y TerelePávez al frente del reparto.

La marea de pequeñas salas dedicadas a la representación teatral se extiende por los barrios madrileños. Este fin de semana abre La Trastienda, en la calle de la Sierpe, 2, a un paso de La Paloma. Se inaugura con la obra Las niñas no deberían jugar al fútbol, escrita y dirigida por Marta Buchata.

Hasta el próximo domingo se puede ver en la sala Princesa del teatro María Guerrero, el espectáculo Haz clic aquí, escrito y dirigido por José Padilla. Es una creación del Laboratorio Rivas Cherif puesto en marcha para presentar los trabajos de nuevos dramaturgos. En el reparto están Nerea Moreno, Mamen Camacho, Pablo Béjar, Ana Vayón y Gustavo Galindo.

María Galiana y Juan Echanove protagonizan la comedia "Conversaciones con mamá" en el teatro Bellas Artes. El texto está basado en la película homónima de Santiago Carlos Oves, estrenada en 2004, que ha adaptado Jordi Galcerán.

Amparo Soler Leal era hija de Salvador Soler Marí y Milagros Leal, dos extraordinarios actores que durante más de medio siglo estuvieron por los escenarios de España y América, muchas veces con su propia compañía. El padre ya tenía antecedentes teatrales. No así Milagros Leal, que era huérfana, aunque ya con seis años la sacaron a escena Loreto Prado y Enrique Chicote.

Mientras que en España cada vez es más popular la celebración de Halloween, cuyo crecimiento no resulta muy comprensible, en las calles de las grandes ciudades de Estados Unidos cada vez se deja notar menos.