www.madridiario.es
    11 de diciembre de 2019

Elecciones 2019

La debacle electoral de Podemos en los comicios del 26-M ha levantado ampollas en los sectores críticos de Podemos. Desde esta facción del partido exigen la celebración de un Vistalegre III para elegir una nueva dirección nacional. Consideran que Pablo Iglesias no ha sabido "leer la realidad de España" y entienden que si él e Irene Montero no ponen sus cargos a disposición de la militancia "traicionarían el espíritu del 15-M".

Este es el resultado de las elecciones municipales del 26 de mayo en los grandes municipios de la región -los de más de 100.000 habitantes, además de la Madrid-.

Los llamados 'ayuntamientos' del cambio, que surgieron en 2015 con la victoria de Podemos o sus formaciones afines y confluencias en localidades como Madrid, San Fernando de Henares, Ciempozuelos o Pinto, han sido borrados del mapa municipal este domingo.

Todavía con el sabor agridulce de la noche electoral, que le dejó como la fuerza más votada en la Comunidad de Madrid pero sin posibilidad de sumar mayoría junto a Más Madrid y Unidas Podemos, el socialista Ángel Gabilondo no renuncia a intentar encabezar un Gobierno. Sin embargo, los números tampoco salen con Ciudadanos.

A través de las redes sociales, la alcaldesa de Madrid en funciones, Manuela Carmena, ha querido agradecer las muestras de cariño tras ganar las elecciones municipales del domingo pero se le cerrase la puerta del Gobierno para Más Madrid al no poder sumar con el PSOE una mayoría suficiente.

Los candidatos que más posibilidades tienen de formar Gobierno en la Comunidad y el Ayuntamiento tras las elecciones del 26 de mayo, los populares Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida, empiezan a mover ficha para lograr tomar el mando en Sol y Cibeles. El presidente del partido, Pablo Casado, ya ha organizado una comisión que se encargará de los pactos.

Perdieron la mitad de votos con respecto a las elecciones generales del 28 de abril, pero sus resultados en escaños les han permitido crecerse en Madrid. Los candidatos de Vox en la Comunidad y el Ayuntamiento de la capital, Rocío Monasterio y Javier Ortega-Smith, respectivamente, exigirán un asiento en los Ejecutivos de la Puerta del Sol y el Palacio de Cibeles tras haberse vuelto decisivos para que gobiernen las derechas. Otra cosa es que PP y Ciudadanos puedan permitirse revalidar la cuestionada foto de Colón.

Las elecciones del 26 de mayo han dejado al Partido Socialista con un sabor agridulce por algunas victorias claras, pero insuficientes para gobernar. En lo que se refiere a los municipios madrileños, sin embargo, el PSOE ha aumentado notablemente sus fuerzas desde el año 2015, en detrimento de la presencia del Partido Popular.

Después de que anoche no quisiera atender a los medios, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha comparecido este lunes en rueda de prensa y, a pesar de los malos resultados de Podemos, el secretario general no ha mencionado la posibilidad de dimitir.

A pesar de que el popular José Luis Martínez Almeida se dibuja, a todas luces, como el próximo alcalde de la capital -ya que la suma de sus concejales con los de Cs y Vox supera al número que alcanzan juntos Más Madrid y PSE-, el PP solo ha sido la fuerza más votada en seis de los 21 distritos de la capital. Aunque también fue Carmena la favorita en las últimas elecciones, en 2015, los azules se impusieron en un total de diez distritos.

PSOE

El amargor de una victoria inservible es lo que han experimentado en el PSOE este domingo. El candidato a la Presidencia, Ángel Gabilondo, se ha proclamado vencedor de estas elecciones con 38 escaños, cifra que no le sirve para pactar con las izquierdas y que otorga una victoria matemática (a la espera de pactos) al bloque de la derecha. Por su parte, Pepu Hernández, candidato a la Alcaldía de la capital, ha cumplido con las encuestas sumando ocho escaños que tampoco le permiten pactar con Manuela Carmena y alcanzar el Gobierno municipal. ¿La única alegría? La victoria en las europeas.

Madrid ha decidido este 26 de mayo a sus representantes en los ayuntamientos y el Parlamento autonómico. Estas son las imágenes que deja una noche electoral en la que la derecha ha recuperado el Ayuntamiento de Madrid y ha retenido la presidencia regional, a pesar de las encuestas.

PARTIDO POPULAR

Poco ha durado el pesimismo inicial en Génova. La "prudencia" a la que apelaba la Ejecutiva Nacional del Partido Popular con los primeros votos escrutados ha virado a euforia generalizada en la sede popular. Las ventanas de la primera planta, campamento base del PP de Madrid, dejaban entrever los saltos y abrazos de los candidatos y desde la calle se escuchaban los vítores hacia José Luis Martínez-Almeida e Isabel Díaz Ayuso. El primero liderará el nuevo gobierno en Cibeles y la segunda hará lo propio desde la Puerta del Sol, en ambos casos con la suma del triunvirato de la derecha. Han descartado el saludo desde el balcón, pero desde una improvisada tarima han gritado rotundos que el PP "ha iniciado la remontada desde el Kilómetro Cero".

Manuela Carmena pierde la Alcaldía de Madrid a pesar de que Más Madrid ha sido la formación más votada en el Ayuntamiento de la capital y ha logrado 19 concejales. No han sido suficientes, junto con los del resto de las formaciones de izquierda, para evitar que la suma de PP, Ciudadanos y Vox otorgue el bastón de mando a José Luis Martínez-Almeida (PP). En la Comunidad de Madrid, el más votado ha sido Ángel Gabilondo (PSOE), pero los partidos de izquierda tampoco han logrado los 67 diputados necesarios para alcanzar la mayoría absoluta, por lo que será la popular Isabel Díaz Ayuso la próxima presidenta de la región.

A una hora de cerrar los colegios electorales, la movilización de los madrileños este 26-M pra elegir sus representantes en los Ayuntamientos y en la Asamblea regional está siendo menor que en 2015. Sin embargo, la participación en las elecciones europeas de lso habitantes de la región se ha disparado con respecto a los últimos comicios comunitarios.

Mientras que los datos de participación en las elecciones municipales en la Comunidad de Madrid caen, los de las elecciones europeas se disparan diez puntos más que en los comicios de 2014.

La jornada electoral ha comenzado en la Comunidad de Madrid "sin incidencias destacables", excepto una urna rota en Carabanchel y la ausencia de los miembros de una misma mesa en un colegio de Parla, que ha retrasado la apertura de urnas 45 minutos.

Debido a que este domingo confluyen tres procesos electorales diferentes, el escrutinio se alargará hasta altas horas de la noche, siendo las primeras papeletas contadas las depositadas al Parlamento Europeo, después las municipales y al final, las autonómicas.