www.madridiario.es
    12 de diciembre de 2019

Real Fábrica de Tapices

La Fundación de la Real Fábrica de Tapices ha comunicado que la familia Stuyck deberá afrontar una multa mensual de entre 70.000 y 75.000 euros hasta que abandone la vivienda pública en la que reside sin contrato y de forma gratuita. Livinio Stuyck se ha negado ha entregar las llaves del inmueble, alegando que tiene un "título jurídico" que acredita su derecho a residir en el mismo.

El ministerio de Cultura ha explicado que mañana expira el plazo que se ha dado al útltimo dueño de la fábrica de Tapices para abandonar su vivienda en este edificio. La familia Stuyck afirma que residen en la sede de la Real Fábrica de Tapices "con todo su derecho", aunque el último contrato data de 1952.

El último propietario de la Real Fábrica de Tapices, Livinio Stuyck, ha asegurado este viernes a través de un comunicado que reside en las dos últimas plantas del edificio con contrato "lícito, vigente y reconocido".

El último dueño de la Real Fábrica de Tapices, Livino Stuyck, será desalojado el próximo 28 de marzo.

La Real Fábrica de Tapices, fundada en 1721 por Felipe V, quiere convertirse en referencia europea en la restauración de tapices. A pesar de la complicada situación económica que vivió hace un año, de la que todavía no se ha recuperado del todo y que pudo haber supuesto su cierre, a día de hoy parece que el histórico espacio comienza a ver la luz al final del túnel. Dos importantes encargos garantizan empleo al menos durante cinco años.

La Real Fábrica de Tapices ha reconducido su crítica situación económica en poco más de un año, gracias al plan estructural que puso en marcha el patronato de la entidad, fundada en 1720. La estrategia de internacionalización, la política de alquiler de espacios, la obtención de contratos de gran escala, la reestructuración bancaria y la inyección de las administraciones, que aumentará un 50 por ciento su aportación en 2017.

El Ayuntamiento de Madrid estudia ceder una nave de Matadero al Centro Europeo de Diseño como parte del acuerdo para revitalizar la Real Fábrica de Tapices.

La reunión del patronato de la Real Fábrica de Tapices acordó a finales del mes de diciembre poner en marcha un plan de choque para sacar del abismo financiero a esta institución tricentenaria. La búsqueda de inversores privados vinculados al sector, la internacionalización, la modernización y una nueva política de alquiler de espacios son los ejes de la nueva hoja de ruta.

La Real Fábrica de Tapices vuelve a acumular meses de impagos a trabajadores y proveedores, después de una inyección de 840.000 euros en agosto, a la espera de que lleguen las aportaciones presupuestarias de las administraciones que forman el patronato que la sostiene. Mientras tanto, los gestores hacen malabarismos para evitar el concurso de acreedores que abocaría al cierre a esta institución centenaria.

Las instituciones presentes en el Patronato de la Real Fábrica de Tapices (Ayuntamiento de Madrid; Comunidad de Madrid; y Ministerio de Educación) y las entidades financieras (Banco Popular, La Caixa y Bankia) llegaron ayer a un acuerdo que ha permitido desbloquear un crédito que permitirá a los trabajadores de esta empresa pública cobrar las nóminas y pagas que se les adeudan.

Comunidad, Ayuntamiento y Gobierno central firmarán convenios con la Real Fábrica de Tapices por un importe de 840.000 euros para evitar su quiebra y pagar a sus empleados, según ha avanzado el portavoz del Gobierno regional, Ángel Garrido, este martes.

El Pleno del Patronato de la Real Fábrica de Tapices ha acordado iniciar la solicitud de un concurso de acreedores al haberse agotado todos los plazos legales para la resolución de la deuda que arrastra la Fundación y que ha provocado que sus trabajadores lleven meses sin cobrar, según ha informado el Ayuntamiento de Madrid.
  • 1