www.madridiario.es
    27 de junio de 2019

monasterio

La ruptura de Rocío Monasterio con Isabel Díaz Ayuso continuará hasta que el PP ceda las Concejalías del Ayuntamiento de Madrid que firmaron las Ejecutivas nacionales de ambos partidos. Si es necesario, aseguran en Vox, mantendrán su negativa a negociar hasta que se cumplan los plazos máximos que establece el Reglamento de la Asamblea para lograr una investidura. Si el 11 de septiembre no hay Gobierno regional, se repetirán automáticamente las elecciones.

El artículo 12 del Estatuto de Autonomía establece que los grupos parlamentarios han de estar representados en los órganos parlamentarios "en proporción al número de sus miembros", pero Más Madrid y Podemos se han quedado fuera de la Mesa de la Asamblea que, por primera vez en democracia, se inclina claramente hacia la derecha: PP, Ciudadanos y Vox ocupan cinco puestos y el PSOE, solo dos. El cruce de acusaciones no se ha hecho esperar y Errejón ya ha anunciado que recurrirá al Constitucional la votación de este martes.

La permanencia del PP en la Puerta del Sol se da por hecha: Isabel Díaz Ayuso es optimista sobre su posible Presidencia de la Comunidad de Madrid tras el éxito logrado en la Mesa de la Asamblea. Aun así, la popular deberá manejar bien sus cartas para que Ciudadanos y Vox no rompan la baraja.

La Asamblea de Madrid se constituye este martes sin que el triunvirato de derechas haya alcanzado aún un acuerdo sobre la composición de la Mesa. Ignacio Aguado deberá definirse hoy: o repite la 'foto de Colón' junto a PP y Vox o perderá la Presidencia del máximo órgano de la Cámara regional, destinada, en principio, a Juan Trinidad.

Horas antes de que se constituya el Parlamento madrileño, todo apunta a que los naranjas ceden y dejarán a Vox sentarse en la Mesa de la Asamblea a pesar de que, oficialmente, no ha habido reuniones oficiales para negociar. No obstante, varios diputados de Cs y PP han permanecido en la Cámara regional sin querer confirmar (ni desmentir) conversaciones ni pactos.

La candidata del PP a la Presidencia de la Comunidad de Madrid y su homóloga de Vox han mantenido su primer encuentro en la Asamblea de Madrid para "empezar a conocerse". En la reunión, que empezó con cierto nerviosismo, acabó siendo "muy cordial" aunque ambas consideran "precipitado" hablar de puestos en el Gobierno y en la Mesa de la Cámara.

PACTOS POSTELECTORALES

Ignacio Aguado tiene la llave del Ejecutivo de la Comunidad de Madrid pero parece no estresarse ante la premura de los plazos que obligan, como mínimo, a negociar los cargos de la Mesa de la Asamblea antes del 11 de junio. Tampoco se inmuta ante las presiones de Vox, por un lado, que exige una mesa a tres y la entrada en el Gobierno para aceptar el pacto PP-Cs. Por otro, de PSOE y Más Madrid, dispuestos a facilitar la Alcaldía de Begoña Villacís a cambio de que Gabilondo se haga con la Puerta del Sol. Él, de momento, ha hablado con Ayuso para constatar la necesidad de hablar y emplazarse para la próxima semana.

El triunvirato de las derechas que busca hacer a Isabel Díaz Ayuso presidenta de la Comunidad de Madrid ya ha nombrado a sus respectivos comités de negociación. PP y Ciudadanos, además del equipo nacional que supervisará todos los pactos, deslocalizará las reuniones en la región, mientras que Vox tendrá que conformarse con un solo grupo de trabajo.

La candidata del PP a presidir la Comunidad de Madrid ha empezado las negociaciones para su investidura con su "socio preferente", Ignacio Aguado. De momento no hay fecha para reunirse, pero sí han mantenido ya sus primeras conversaciones telefónicas. La líder de Vox en la región, Rocío Monasterio, espera su turno.

Perdieron la mitad de votos con respecto a las elecciones generales del 28 de abril, pero sus resultados en escaños les han permitido crecerse en Madrid. Los candidatos de Vox en la Comunidad y el Ayuntamiento de la capital, Rocío Monasterio y Javier Ortega-Smith, respectivamente, exigirán un asiento en los Ejecutivos de la Puerta del Sol y el Palacio de Cibeles tras haberse vuelto decisivos para que gobiernen las derechas. Otra cosa es que PP y Ciudadanos puedan permitirse revalidar la cuestionada foto de Colón.

La candidata de Vox a la Presidencia de la Comunidad de Madrid ha arremetido contra la derecha que no combate "la ideología de la izquierda". También contra las formaciones "que defienden la libertad y los derechos de las mujeres" pero, a su parecer, estuvieron "a punto de aprobar los vientres de alquiler". Además, ha afirmado que "se hacían ferias en Madrid donde había mercadillos y puestos donde te ofrecían a una mujer ucraniana porque son más baratas porque tienen más necesidad". Mantiene que hay asociaciones que realizan talleres en los colegios "donde se describen todas las prácticas sexuales e identidades de género".

Tiene coraje para llevar su ideología hasta el último término sin siquiera ruborizarse. Pero Rocío Monasterio (Madrid, 1974) a veces rectifica sus mensajes. Así lo ha hecho en su entrevista con Madridiario a tan solo unos días de que se celebren las elecciones del 26 de mayo. Aseguró que no dijo en el debate a cinco que considere a Cáritas un chiringuito y fue menos contundente con sus declaraciones de los cursillos de zoofilia para niños. Sí es partidaria, como medida de "libertad de elección", de que los niños lleven su comida de casa al colegio, de agrupar alumnos de ciertas universidades ("En algunos ámbitos hay demasiadas", opina) y de fomentar el cheque escolar con la cuantía que corresponda al valor de una plaza pública que, a su parecer, es más cara que una privada. La candidata de Vox a la Presidencia de la Comunidad de Madrid niega ahora que su partido ligue la delincuencia a la inmigración ilegal y se muestra, pese a sus críticas a Isabel Díaz Ayuso, abierta a pactar con el PP si suman para un Gobierno de derechas. También visitó La Terraza de Gran Vía que dirige el presidente editor de este diario, Constantino Mediavilla, donde rechazó ser etiquetada como feminista: "Soy mujer", concluyó.

DEBATE EN TELEMADRID

El primer debate de los candidatos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid -a excepción de Íñigo Errejón, que lo tenía prohibido por la Junta Electoral- ha terminado con una victoria clara del líder de Ciudadanos. Ignacio Aguado, experto en encuentros de este tipo, se ha presentado en Telemadrid como alguien presidenciable y ha arremetido contra su homólogo socialista, a quien ha vuelto a vetar en futuros pactos. Gabilondo fue acorralado por la derecha, pero también por parte de Podemos, de quien intentó desmarcarse para quedarse en el centro. Serra, pese a lanzar pullas al PSOE, manifestó que lo importante es conseguir un Gobierno de izquierdas -con Más Madrid incluido- mientras Ayuso peleó por desvincularse de Ciudadanos y Vox y presentarse como el verdadero voto útil para mantener la hegemonía del PP en la región. La candidata de Vox, Rocío Monasterio, se quedó sola defendiendo sus propuestas de acabar con la inmigración ilegal o derogar las leyes de violencia de género y contra la LGTBIfobia. Ninguna de las otras formaciones respondió a sus embestidas y, en contra de lo que pretendía, se quedó aislada en un debate encorsetado y con demasiado intercambio de cifras.

26-M | FISCALIDAD

PP, Ciudadanos y Vox prometen combatir la idea de la izquierda que, según ellos, pretende "freír a impuestos" a todos los madrileños. PSOE, Podemos y Más Madrid niegan la mayor. Los socialistas están dispuestos a bajárselos incluso a las empresas que generen empleo estable y tanto Serra como Errejón aseguran que la subida solo afectará a la fiscalidad de las rentas más altas.

El partido que dirige Santiago Abascal empezó la campaña en una nave industrial de Paracuellos del Jarama, donde el presidente presentó a los candidatos a la Comunidad, Rocío Monasterio; el Ayuntamiento, Javier Ortega Smith, y el Parlamento Europeo, Jorge Buxadé. Todos ellos se regirán por el 'programa marco' de Vox: bajada de impuestos, lucha contra la ideología de género, recentralismo, libertad y seguridad.

CAMPAÑA ELECTORAL

El 26 de mayo se librarán varias batallas, más allá de la formación de Gobierno en la Puerta del Sol: Ciudadanos se juega afianzar su sorpasso al PP; el PSOE, mantenerse como primera fuerza; los conservadores, remontar el resultado de las generales; Vox, ser decisivo para un Ejecutivo de derechas; y Podemos y Más Madrid comprobar quién tiene más apoyos desde la ruptura de la formación morada. Con o sin encuestas internas, la derecha quiere afianzar su voto mientra la izquierda apela a una alta participación, sobre todo, en los municipios y barrios más desfavorecidos.