www.madridiario.es
Metro cambia aperturas por mejoras

Metro cambia aperturas por mejoras

sábado 31 de julio de 2010, 00:00h
Metro ha cambiado las tuneladoras por la pala y la piqueta. En un 2010 dominado por la recesión, la empresa ha pisado el freno, pero no ha tirado el tiempo: tres líneas han sido remodeladas, hay 100 nuevas escaleras mecánicas, se ha inaugurado una estación (La Fortuna) y la empresa ha entrado en el 2.0. Todo, para conservar la máxima nota de su historia, que los usuarios le otorgaron en enero.
La caída y los fuertes recortes aplicados en los presupuestos estatales, municipales y, fundamentalmente, en los de la Comunidad de Madrid como consecuencia de la crisis tenían que notarse, y la obra pública es la que más los sufrió. En consecuencia, con dos prolongaciones más en marcha (la L2 hasta Las Rosas y la L9 hasta Mirasierra) y una única pero importante inauguración, la de la L11 a La Fortuna, Metro no pudo en 2010 presumir de crecer demasiado. A falta de presupuesto para crecer a lo largo, Metro intentó hacerlo en calidad, en lo que afecta al día a día de sus pasajeros.

En 2009, la Consejería de Transportes cerró por tramos la Circular (L6) para sustituir la vieja catenaria y evitar las continuas averías que ésta provocaba. Además, remodeló estaciones como Pacífico, Carpetana, Plaza de Castilla o Sainz de Baranda dentro del plan para adaptar las estaciones más antiguas y más transitadas. Este año, los cierres han sido tres.

El primer tramo en someterse a la cirugía completa fue el Ramal Ópera-Norte, que llevaba 20 años sin 'tocarse'. Los trabajos, que obligaron a cortar el recorrido durante el verano, incluyeron la remodelación completa del interior del túnel (que no del recorrido), de las vías, del andén de Príncipe Pío y del andén y el vestíbulo de Ópera, que hoy, a falta de los retoques en la remodelación de la plaza en superficie, ya puede utilizarse.

La gran obra del 'Metro chico' dio paso a otras reaperturas. El 18 de agosto, el consejero José Ignacio Echeverría dio el visto bueno al tramo Argüelles-San Bernardo. Los mismos técnicos responsables de las obras del Ramal implementaron la impermeabilización del túnel, el montaje de la nueva catenaria y la instalación de sistemas para agilizar el paso de los trenes en hora punta. Argüelles ganó nuevos andenes y un remodelado vestíbulo de acceso. San Bernardo, la renovación de los sistemas de venta y peaje, la climatización, las comunicaciones, señalización y distribución de energía. Diez días más tarde, los madrileños recuperaban la línea 2, sin servicio durante tres semanas para adaptarla a la futura ampliación a Las Rosas y a las nuevas necesidades de eficiencia energética con el fin de reducir las averías.

Escaleras y servicio al usuario
La accesibilidad total sigue siendo una preocupación. Si Madrid presume de tener el ferrocarril suburbano con mayor número de escaleras mecánicas del mundo (1.650), el mantenimiento de las mismas cobra una importancia especial. Metro cerraría 2010 con la renovación de 100 escaleras, acabando en diciembre la instalación las mismas en Núñez de Balboa, Fuencarral, Begoña, Nueva Numancia, Portazgo, Opera, Laguna, Duque de Pastrana, Pío XII, Vinateros, Cuzco y Metropolitano, todas ellas más eficientes energéticamente. Esta eficiencia es norma en la compañía cuyos responsables explicaron a Madridiario las inversiones realizadas en ahorro energético, una de ellas, el pionero sistema de climatización por geotermia de la estación de Pacífico.

En 2010, Metro se ha puesto a disposición de los pasajeros. Como hizo Metro Ligero, el 'hermano mayor' ha entrado de lleno en la comunicación 2.0 abriendo nuevos canales de relación, como el Facebook a través del que no sólo informará sobre las incidencias, sino que además contestará dudas y curiosidades. Entre otras, le permitirá explicar incidencias como las del las escaleras de la estación de Tribunal. Buscando el mejor servicio, los taquilleros de las estaciones están desapareciendo para transformarse en 'supervisores comerciales', lo que implica también una renovación de los conocidos interfonos amarillos. Para mayor seguridad, todas las máquinas de autoventa contarán el 1 de enero de 2011 con teclados numéricos para introducir las claves PIN si se usan las nuevas tarjetas de crédito con chip.

Para redondear el año que acaba, a Metro sólo le quedaba estrenar en diciembre los prometidos nuevos trenes de la serie 8.400, que suponían la guinda a la tarta de la remodelación de la L6. Cuando arranque 2011, los madrileños verán, además de todo lo anterior, la inauguración de la ampliación a Las Rosas, que, como anunció el consejero José Ignacio Echeverría en las II Jornadas de Transporte, abrirá la próxima Semana Santa. El Metro a Mirasierra tardará sólo un poco más en llegar, Mientras tanto, las pequeñas grandes obras seguirán ocupando el día a día de la empresa pública.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios