www.madridiario.es
    19 de julio de 2019

Operación Mahou Calderón

Los trabajos de desmantelamiento del Vicente Calderón han arrancado para allanar el camino a su derribo, que culminará con la grada que se levanta sobre la M-30 durante los meses de verano.

Piloto en verde a la operación Mahou-Calderón al aprobar este jueves de forma definitiva la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid el proceso administrativo para demoler el estadio Vicente Calderón, primer paso de las tres fases en las que se divide el proyecto, que tendrá un plazo de ejecución de 34 meses y un presupuesto de 42 millones de euros.

Los dos grandes proyectos urbanísticos que transformarán Madrid en los próximos años reciben este jueves, y tras muchas idas y venidas, sendos empujones hacia su materialización efectiva.

El Atlético de Madrid aún no ha pedido la licencia para demoler el estadio Vicente Calderón, por lo que el Ayuntamiento descarta que estos trabajos vayan a comenzar este verano. De este modo, las instalaciones deportivas continuarán perfilando el skyline madrileño, al menos, un año más.

El Atlético de Madrid todavía no ha solicitado la licencia para iniciar la demolición del estadio Vicente Calderón, prevista para este verano. El Ayuntamiento no descarta que tenga que hacerse en 2019.

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha dado su visto bueno al proyecto de la Operación Mahou-Calderón que aprobó el Pleno del Ayuntamiento de Madrid. Según el consejero Ángel Garrido, se han incorporado "correcciones de fondo". Las clave de la operación pasan por una rebaja de la edificabilidad, así como la ampliación de las dotaciones y zonas verdes.

El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado este martes, en un Pleno extraordinario, la corrección de los errores materiales detectados por la Comunidad de Madrid en la modificación puntual del planeamiento Mahou-Calderón: Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos han votado "sí", mientras que el PP se ha abstenido. El objetivo ahora es que sea aprobado por el Gobierno regional antes de que acabe 2017: solo entonces el Atlético de Madrid podrá solicitar la licencia de demolición del estadio Vicente Calderón, cuyo suelo sigue calificado como deportivo.

El delegado de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, José Manuel Calvo, ha acusado a la Comunidad de "obstaculizar" la operación Mahou-Calderón por "un error material en uno de los anexos" del expediente que el Gobierno autonómico no ha querido corregir aunque "tiene la potestad de hacerlo".

El recurso interpuesto por la empresa cervecera Mahou y por el Club Atlético de Madrid contra la sentencia que anulaba el plan conocido como Operación Calderón, el planteado en la época del PP en el Consistorio madrileño, ha sido rechazado.

El Tribunal Supremo ha revocado la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) de abril de 2015 que paralizaba la Operación Mahou-Calderón al estimar que el fallo presenta "falta de motivación" y ordena emitir una nueva sentencia.

El Ayuntamiento de Madrid descarta el soterramiento y cubrirá la M-30 a su paso por el estadio Vicente Calderón, que en la nueva operación urbanística en el ámbito, será sustituido por zonas verdes que se integrarán en Madrid Río, aunque la estructura de la circunvalación será visible desde el otro lado del río. El coste de la operación no superará los 60 millones de euros.

Tras haber conseguido más de un millar de firmas de vecinos de Madrid que piden a la alcaldesa, Manuela Carmena, que se alíe con demandas ciudadanas y retire sus escritos de oposición en los contenciosos contra la operación Mahou-Calderón, la Asociación Vecinal Pasillo Verde Imperial registrará mañana dichas rúbricas en el Palacio de la Cibeles.

El Pleno de la Asamblea de Madrid ha aprobado este jueves la derogación del artículo de la Ley del Suelo aprobada en época de Esperanza Aguirre que prohíbe construir más de tres plantas con ático a propuesta de Ciudadanos, con los votos a favor de C's y PP y los votos en contra de PSOE y Podemos.

Ciudadanos ha impulsado una reforma exprés de la ley de las tres alturas, que impedía la construcción de edificios de más de tres plantas en nuevos desarrollos urbanísticos. Aunque las asociaciones ecologistas y vecinales también se oponen a esta medida por considerarla poco sostenible, critican que desbloqueará dos grandes operaciones urbanísticas "especulativas", la operación Mahou-Calderón y Castellana Norte.