28 de enero de 2020, 23:39:45
Distritos


A la M-30 que se cubrirá junto al río se le verán las 'costillas'

Por Enrique Villalba

El Ayuntamiento de Madrid descarta el soterramiento y cubrirá la M-30 a su paso por el estadio Vicente Calderón, que en la nueva operación urbanística en el ámbito, será sustituido por zonas verdes que se integrarán en Madrid Río, aunque la estructura de la circunvalación será visible desde el otro lado del río. El coste de la operación no superará los 60 millones de euros.


La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, y la directora de la Unidad de Negocio de Mahou San Miguel, Paloma Boceta, presentaron el nuevo proyecto, que supone un cambio significativo con respecto al anteriormente presentado por el Consistorio en pasadas legislaturas.

La propuesta, de la que todavía es necesario desarrollar el proyecto técnico, incluye buena parte de las demandas de las asociaciones de vecinos del distrito de Arganzuela, críticas con el plan parcial presentado en 2014, que planteaba la construcción de dos rascacielos de 36 plantas y ocho de 20 plantas junto al río. En esta ocasión, se construirán varios bloques de manzana cerrada de hasta ocho plantas, y las viviendas pasarán de dos mil a mil. Y es que la edificabilidad del ámbito pasará de 175.000 a 147.000 metros cuadrados, en la que las cargas urbanísticas imputables al ámbito, como la urbanización, las redes y la demolición del estadio, serán asumidas por los propietarios del suelo.

El Consistorio recibirá más cesión de edificabilidad que se destinarán a la construcción de viviendas protegidas. Asimismo, las zonas verdes se incrementarán de 54.600 a 79.900 metros cuadrados. Los equipamientos pasarán de 10.000 a 12.800 metros cuadrados. Además, se pondrá a disposición de la Comunidad de Madrid suelo para ampliar el CEIP Tomás Bretón y el IES Gran Capitán. También se dispondrá una parcela dotacional que se definirá con la participación de los vecinos del barrio, que podría acoger un centro de mayores, un centro de día o un centro dotacional polivalente.

En cuanto a la M-30 que discurre por esa zona, el plan es su cubrición, en vez de su soterramiento, formato que es sustancialmente más barato (60 millones de coste). El Gobierno municipal correrá con los gastos. Los trabajos de cubrición consistirán, explicaron fuentes municipales, en la instalación de una serie de 'costillas' de hormigón sobre las que se instalará una losa que sustentará una zona verde que se insertará en Madrid Río. Los usuarios de esa zona del parque no notarán la diferencia con respecto al resto del ámbito, ya que la elevación no superará una cota del seis por ciento. No obstante, la estructura será visible desde la otra margen del río, ubicada en el distrito de Usera.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, se mostró "satisfecha de poder decir" que Madrid tiene "algo más". "Tenemos este proyecto que pasó por un momento difícil con sentencias judiciales y que en un momento pudo dar la impresión de que estaba atascado", ha indicado Carmena, para añadir que ha salido adelante "gracias al mejor sistema de trabajo, que es la escucha, la colaboración, ceder y buscar el bien común".

Calvo manifestó que espera que la operación esté aprobada en el mes de octubre, aunque antes la propuesta se someterá a un acto de audiencia pública. "Nuestra idea es que los promotores de la iniciativa puedan desarrollar la documentación y cuando nos la faciliten, iniciaremos la tramitación", ha indicado Calvo, quien ha asegurado que para la aprobación se tendrán que llevar a cabo los trámite de información pública, y las alegaciones". También aseguró que el Ayuntamiento desbloquea así "una gran operación urbanística". "Estamos ante un ejemplo modélico de esa nueva forma de hacer ciudad, no solo porque representa un nuevo modelo de hacer ciudad, sino también de gestión y participación", ha añadido.

Por su parte, el presidente del Atlético de Madrid afirmó que el acuerdo supone "un buen ejemplo de las relaciones entre instituciones públicas y clubes deportivos". Cerezo indicó que "Madrid define el desarrollo de una zona clave de la ciudad, mientras que el Atlético despeja el destino de los terrenos del Calderón para centrarse en un ilusionante traslado al estadio de la Peineta, que permitirá al club seguir compitiendo y continuar enarbolando la bandera de la ciudad en la más grande de las competiciones". En este sentido, anunció que el Atlético jugará en el Vicente Calderón, que cumplirá 50 años, por última vez la próxima temporada. "Llevamos diez años con este proyecto; espero que podamos tener todo preparado para que podamos disfrutar del nuevo estadio y Madrid pueda disfrutar de una zona maravillosa", ha añadido.

Boceta aseguró estar "muy satisfecha" por una solución "positiva y razonable". Según Boceta, Mahou, quien "contribuye aportando un solar", ve "parámetros muy positivos en el plan". "Es una continuidad del parque Madrid Río e incrementa zonas verdes y plantea nuevos equipamientos", ha añadido.

El portavoz adjunto del Grupo Municipal Popular, Íñigo Henríquez de Luna, consideró positivo el acuerdo, aunque criticó que no se haya informado a la oposición y que no se apueste por el soterramiento para dar continuidad al proyecto anterior.

La portavoz del PSOE, Purificación Causapié, consideró que se trata de un proyecto que marca un buen camino para Madrid, aunque concretó que aún deben hablar con los vecinos, presentar sus alegaciones y ver cómo acaba de integrarse el proyecto en la ciudad.

El concejal de Ciudadanos Bosco Labrado se mostró de acuerdo con que el plan cumpla con las propuestas de su formación, aunque se preguntó el papel de la Peineta en el proyecto.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es