www.madridiario.es
La exalcaldesa de Madrid Ana Botella; el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la exalcaldesa de Madrid Manuel Carmena posan en una fotografía durante la entrega de las Medallas de Honor, Oro y Plata del Ayuntamiento de Madrid con motivo de la festividad de San Isidro
Ampliar
La exalcaldesa de Madrid Ana Botella; el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la exalcaldesa de Madrid Manuel Carmena posan en una fotografía durante la entrega de las Medallas de Honor, Oro y Plata del Ayuntamiento de Madrid con motivo de la festividad de San Isidro (Foto: Europa Press)

Botella y Carmena salen con 'honores' de Cibeles tras premiarse la pluralidad política

Madrid entrega las Medallas de Honor, Oro y Plata por San Isidro

sábado 15 de mayo de 2021, 14:05h

Un Palacio de Cibeles engalanado por la festividad del patrón de la Villa de Madrid, San Isidro Labrador, ha acogido este sábado el acto institucional central de la jornada: la entrega de Medallas de la Ciudad. Un evento con el que se pone fin a la polémica que han suscitado algunas de las condecoraciones de esta edición. No obstante, las desavenencias han quedado aparcadas a la puerta de la casa de todos los madrileños para dar paso al reconocimiento de personalidades que representan lo mejor de la sociedad madrileña.

En un año marcado por la pandemia, pero también por otras catástrofes como los destrozos de Filomena o la explosión de la calle Madrid, el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, ha ensalzado la actitud exhibida por los madrileños en estos sucesos. “Dimos una lección de solidaridad y responsabilidad, un sentimiento de comunidad y una valentía que nos enorgullece, pero no nos sorprende”. Ya en un tono más político, el regidor capitalino ha descrito a la ciudad como una tierra de presente, “pero sobre todo de futuro”. Un futuro que, a su juicio, se sustenta sobre “las mayores cotas de libertad y bienestar que se hallan en el mundo occidental”.

Las Medallas de Honor han unido en un mismo plano a las dos únicas mujeres alcaldesas de la capital, que desplegaron un modelo de ciudad en las antípodas ideológicas, pero que este San Isidro han coincidido en la necesidad de que impere la concordia. Ana Botella ha remarcado el “honor” que supuso para ella “servir a España” como regidora de una institución “que siempre ha sabido estar a la vanguardia de su tiempo por su capacidad de innovación en la respuesta a los ciudadanos”. Como mayor activo de su legado, ha destacado “dejar un Ayuntamiento mejor, mas preparado para las crisis”.

La expolítica del PP ha tenido palabras de agradecimiento para sus predecesores, en especial para Alberto Ruiz-Gallardón, y también para quienes la criticaron, “porque quisieron ayudarme a hacerlo mejor”. Como mensaje final, un “voto de esperanza” hacia el futuro que Madrid sabrá labrarse al “no saber lo que es resignarse”. “Madrid quiere ser libre, que nadie levante muros para dividir a los españoles”, ha apostillado con una frase que entronca con el lema de la campaña electoral de Isabel Díaz Ayuso, quien la escuchaba atentamente desde el patio de butacas junto el presidente del PP, Pablo Casado.

Su sucesora, Manuela Carmena, ha sumado ‘galones’ a la Medalla por tener a bien concedérsela un equipo de Gobierno “con una visión diferente”. ¿Cómo no voy a aceptar algo que no puede ser nada más que un gesto importante de encuentro, de acuerdo?”, ha manifestado. Conectado con este gesto de pluralismo político, su crítica al debate político “inútil y desaprovechado” que ha alcanzado su cota máxima en torno a las elecciones del pasado 4M. Por ello, en este clima de confrontación constante se ha congratulado de que con las Medallas a ella misma y a Botella “se refuerce en nuestras instituciones lo que las hace permanente: la esencia del Gobierno: la democracia”.

"¿No podríamos olvidar un debate político que se base en el insulto, en la injuria y en la descalificación? ¿No sería bueno esforzarnos por tener estos gestos institucionales en el día a día, en saber escucharnos unos a otros y aplaudirnos sin estructuras sectarias?”, ha reflexionado. En esta línea del discurso, ha pedido al patrón que interceda por obrar un “milagro civil”: “Seamos capaces siempre de tener un debate político en el que reine la obligación esencial que rige la democracia: escuchar al otro”.

Medallas de Oro y Plata

En la Galería de Cristal se han congregado las autoridades municipales y regionales y también una amplia comitiva del PP encabezada, entre otros, por el expresidente del Gobierno, José María Aznar. Junto a la vicealcaldesa, Begoña Villacís, la corporación local al conjunto, representantes de la oposición, o la Delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, han ocupado los sillones más destacados los exalcaldes de Madrid José María Álvarez del Manzano y Alberto Ruiz-Gallardón y los expresidentes de la Comunidad de Madrid Joaquín Leguina, Esperanza Aguirre,Cristina Cifuentes, Ángel Garrido y Pedro Rollán.

Todos han presenciado con admiración la imposición de las Medallas de Oro de 2021. En primer lugar, ha recogido la insignia de la Fundación José María Llanos su presidente, Juan de Dios Morán, , quien ha agradecido su labor a los 100 profesionales que componen la organización, valedores de la creación de oportunidades para niños, jóvenes y adultos en El Pozo de el Tío Ramundo. “Esta Medalla supone más que un premio un hito del que nos sentimos felices y que nos anima a no parar, a mejorar”. Ha puesto en valor, además, el trabajo “persons sencillas, de ONGs, de tantas entidades sociales en la retaguardia que hemos colaborado en lo que hemos podido”.

Andrés Trapiello, protagonista involuntario de una polémica previa a su condecoración por la oposición del PSOE a la misma, ha enfatizado el “amor” que profesa a Madrid, un sentimiento en el “no me gana nadie”. El escritor llegó a la capital desde León hace 50 años y se siente un madrileño más de los que “vienen a hacerse al mismo tiempo que a hacer la ciudad”. Como marco para hacerlo posible, una Constitución “en la que vemos representados a todos los Madriles y todas las Españas”.

De corrido, turno para que recogiera su medalla Ramoncín, a quien le gustaría “partirla en mil pedazos y repartirla” entre su familia, amigos y compañeros “porque son responsables de lo que he hecho en mi vida tanto como yo”. El cantante ha recordado con orgullo sus orígenes, ligados al barrio de Delicias, donde “la solidaridad era una obligación” y donde se fraguó el interés por el entendimiento de un hombre al que le ha sido concedido “el galardón más fabuloso que un gato puede desear”.

Como última distinción en el escalafón de Oro, Gregorio Marañón y Beltrán de Lis, quien, parafraseando a Albert Camus, ha afirmado que guardará este momento “en la memoria del corazón”. El presidente del Patronato del Teatro Real, a quien este reconocimiento obliga a “redoblar el compromiso” en sus quehaceres personales, sociales y culturales, se ha ofrecido al alcalde, de manera personal, para “hacer todo lo que esté a mi alcance por hacer un Madrid mejor”.

En la categoría de Plata, el Ayuntamiento de Madrid ha premiado a a las Hijas de la Caridad, a la Plataforma del Tercer Sector, al taxista Matías Martínez Olmos, a Jaime de Carvajal y Hoyos, a título postumo, y a la jugadora del Atlético de Madrid Virginia Torrecilla. La jugadora rojiblanca, con los colores de su equipo representados en su indumentaria, ha intervenido en nombre de los galardonados. La joven ha lanzado un mensaje de fuerza tras superar un cáncer que la mantuvo varios meses alejada de los terrenos de juego. “A los que viven enfermedades tan duras, les diría que sean positivos, que se rodeen de gente que los quiera y que nunca se rindan”, ha señalado. Torrecilla ha reconocido que el camino “es largo y muy doloroso, pero merece la pena”: “El año pasado estaba a punto de irme a quirófano y ahora estoy recogiendo un premio en Madrid”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios