www.madridiario.es
    22 de octubre de 2019

ciberbullying

Mucho que celebrar y mucho en lo que seguir trabajando. Es, en una frase, la conclusión del III Estudio sobre Acoso Escolar y Ciberbullying realizado por la Fundación Mutua Madrileña y la Fundación Anar, que se ha presentado este martes en Madrid. De un lado, el número de casos de acoso escolar, tanto físico como a través de Internet o redes sociales, desciende; baja de manera notable el número de acosadoras (mujeres) y el de acoso grupal ejercido por toda la clase; mejora la percepción del papel del profesor y el centro educativo y se mantiene la proporción de víctimas que se enfrentan a los agresores. Sin embargo, aumenta la violencia y la frecuencia del acoso y baja la edad de inicio en los casos de ciberbullying.

Carlos Izquierdo, consejero de Políticas Sociales y Familia, ha presentado este lunes un servicio psicopedagógico especializado que atenderá a adolescentes con problemas de adicción tecnológica o casos de 'ciberbullyng'. La Comunidad de Madrid pondrá en marcha esta nueva terapia desde una de las dependencias de la Consejería, ya que el nuevo Centro de Adicciones Tecnológicas todavía permanece en obras y sufre un retraso en su apertura depués de que el Gobierno regional la anunciase para el pasado mes de enero. Este servicio, hasta ahora solo disponible en Japón y Estados Unidos, se convierte en un ejemplo pionero en Europa.

SAMSUNG

El proyecto de Samsung, desarrollado en colaboración con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, forma a los niños y los moviliza contra el bullying.

ACOSO ESCOLAR

Las fundaciones Mutua Madrileña y ANAR han elaborado una guía para detectar y actuar ante los casos de acoso escolar.

La Comunidad de Madrid ha aprobado una inversión de 330.000 euros para reconvertir un inmueble en Puerta del Ángel en un pionero centro para tratar a adolescentes adictos a las nuevas tecnologías. Este servicio, público, empezará a funcionar en 2018, aunque aún no hay previsión de plazas.

En pleno siglo XXI, las garras del 'bullying' no se circunscriben en exclusiva a las aulas, el comedor o el recreo. La tecnología da alas al acosador, que se vale de unos medios que le permiten dañar, intimidar y someter a su víctima cualquier día, a cualquier hora y sin necesidad de estar físicamente junto a ella. Surge así el 'ciberbullying'.
  • 1