www.madridiario.es
José Luis Martínez-Almeida y Javier Ortega Smith firmando el acuerdo de Presupuestos de 2021.
Ampliar
José Luis Martínez-Almeida y Javier Ortega Smith firmando el acuerdo de Presupuestos de 2021. (Foto: Pool Efe)

Almeida refuerza su ofensiva para que Vox negocie: "Peligran los fondos europeos"

viernes 03 de diciembre de 2021, 00:07h

Madrid camina hacia la prórroga de los Presupuestos. Vox se ha salido de la senda del pacto y José Luis Martínez-Almeida no parece admitir otros compañeros de viaje. Los de Javier Ortega Smith no perdonan la "traición" de dar continuidad a Madrid Central y rehúsan negociar las cuentas públicas de 2022 como represalia. El Grupo Mixto se ha ofrecido como comodín, pero el Ejecutivo municipal no les ha dado chance a dialogar, por el momento. No ven factible que la izquierda respalde la bajada de ingresos de 60 millones, su "línea roja". La "cerrazón" de Vox y la negativa a alcanzar acuerdos con otros partidos conduce a una única solución: la prórroga del proyecto presupuestario de 2021.

El Gobierno municipal aún confía en que la ultraderecha "reflexione" y ha reforzado su presión dibujando el escenario en el que quedaría la ciudad si no llegan a un acuerdo. Engracia Hidalgo, delegada de Hacienda, ha advertido de que "impactará negativamente en la atención social y la creación de empleo", pues partirían de una partida de gastos "inferior a la que teníamos el año pasado". De los 5.481 millones presupuestados para 2022 se pasaría a los 5.066 de 2021, a los que habría que restar, ha explicado, la cuantía de las inversiones que ya han finalizado, como los 36 millones de la reforma de Plaza de España o los 23 de los parkings disuasorios.

No obstante, cabe aclarar que la Administración podría recurrir al remanente de tesorería -la hucha del Ayuntamiento- para financiar nuevos proyectos. Supondría una maraña burocrática, dilataría los plazos porque solo puede sacar esos ahorros a partir de marzo y necesitaría la validación en el Pleno de cada iniciativa, toda una odisea, pero técnicamente podría hacerse. Podrían pagarse así actuaciones como la demolición del puente de Pedro Bosch, la peatonalización definitiva de Sol, el primer tramo del carril bici de Castellana o equipamientos como comisarías, bases del Samur o escuelas infantiles.

La delegada de Hacienda ha llamado la atención sobre los fondos europeos Next Generation. Esta inyección monetaria proveniente de la Unión Europea solo se otorga si los proyectos planteados "se pueden ejecutar, están maduros". Es decir, si "aportas un certificado de que tienen crédito en los Presupuestos". Madrid ha optado a la cofinanciación de 55 proyectos por valor de 360 millones. De estos, unos 200 millones los abonaría Bruselas, al menos 75 en 2022, previsiblemente. La prórroga de las cuentas obligaría a renunciar a esos 200 millones.

El futuro de las subvenciones nominativas

Las subvenciones nominativas, que ascienden a 27,4 millones, también se verían afectadas con la prórroga porque decaerían el primer día del año. No contarían con la ayuda presupuestaria del Consistorio entidades que atienden a colectivos vulnerables como Cáritas, Cruz Roja o Fundación Madrina y tampoco instituciones culturales como el Teatro Real o el Museo del Prado. Estas aportaciones se podrían conceder mediante subvenciones directas por razones de interés público, pero estaría condicionado a la disposición del dinero y a retrasar la entrega varios meses. Las asociaciones no perderían su asignación con esta fórmula, pero Engracia Hidalgo ha incidido en que "la asistencia que prestan no podrían hacerla inmediatamente".

Por otro lado, Hacienda avisa de que en el último año se han aprobado contratos que deben ejecutarse y cuya financiación ya estaba comprometida en las cuentas de 2022. Es el caso de los de limpieza viaria o de mantenimiento de zonas verdes, que requieren 73 millones más que este año. Esto no significa que el Ayuntamiento no pueda pagarlo, pero sí que tenga que coger dinero de otras partidas que se verían mermadas.

Dispuestos a negociar "con luz y taquígrafos"

En su enfrentamiento con Javier Ortega Smith en el Pleno del martes, Almeida reprochó a Vox su "matonismo político". Una actitud "irresponsable" que pondría, incidió, "en serio peligro la gestión del año que viene". Los de Santiago Abascal, lejos de amilanarse, no perdieron fuelle en su discurso y afearon al Gobierno local que hubiera devuelto las políticas de la izquierda a Cibeles respaldando la creación del Grupo Mixto y acordando con ellos la ordenanza de movilidad que perpetúa la zona de bajas emisiones de Centro. Así, renegó de cualquier negociación en "despachitos" y solo se abrió a debatir sobre los Presupuestos "donde corresponde, en el Pleno o las comisiones con luz y taquígrafos".

Engracia Hidalgo ha recogido el guante y se ha ofrecido a mantener un encuentro en estas condiciones, pero en el Ejecutivo municipal no entienden por qué los dos años anteriores sí han querido dialogar en privado, como también ha hecho Rocío Monasterio con Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad, y ahora lo rechazan. "Es la primera vez que alguien me dice de forma tan taxativa 'No me siento a negociar'", aseguró en un briefing con los medios la titular de Hacienda.

La concejala del PP asegura que seguirán intentando mantener esa reunión con Vox hasta el último minuto. "Los madrileños puede tener la seguridad de que haremos todo lo posible por tener cuentas en 2022", ha enfatizado, pero se antoja complicado. Siempre podrían explorar la opción Recupera Madrid, pero parecen rehuirlo. "Nuestro socio preferente sigue siendo Vox y no tiramos la toalla", repiten cuando se les cuestiona por el resto de formaciones. Sí estudiarán, no obstante, las enmiendas que registren todos los grupos y que podrán presentarse del 7 al 14 de diciembre, según el calendario provisional.

Carmena prorrogó los Presupuestos dos veces

Los exediles de Más Madrid se han postulado como alternativa a Vox. Con ellos resultaría más complejo pactar una rebaja fiscal, aunque han abierto la puerta a ello, pero podrían entenderse más facilmente en los Presupuestos. Si los de Javier Ortega Smith aceptaran apoyar las ordenanzas fiscales, ambos frentes se resolverían. Sin embargo, Engracia Hidalgo lo descarta. "Se podrían aprobar por separado, pero no cuadraría. No es factible desde el punto de vista técnico porque se han dado muchas variaciones entre los ingresos de este año y los previstos para el próximo y todo va ligado", expone.

Si no contempla el comodín de Recupera Madrid, al Gobierno solo le restan dos vías: lograr persuadir a Vox o prorrogar los Presupuestos. No sería algo inédito en el Consistorio matritense, pues Manuela Carmen ya hizo lo propio en 2016 y 2018. Isabel Díaz Ayuso también ha gobernado dos años con las cuentas prorrogas. En menos de un mes se confirmará si José Luis Martínez-Almeida se ve obligado a emularla.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios