www.madridiario.es

Entrevistas

Santiago Llorente, alcalde de Leganés: 'No tengo miedo a una moción de censura'
Ampliar
(Foto: Sergio Toro)

Santiago Llorente, alcalde de Leganés: "No tengo miedo a una moción de censura"

jueves 19 de mayo de 2016, 07:45h
Santiago Llorente es el quinto alcalde socialista de Leganés. Gobierna la localidad con el único apoyo de sus seis concejales y el de Izquierda Unida desde el pasado mayo y ante un plenario en el que cuatro grupos están diabólicamente empatados en asientos. Abierto a incorporar a nuevos socios a su equipo, la última negociación de presupuestos no ha cuajado. Promete reparar algunas instalaciones municipales muy populares entre los vecinos, ampliar el estadio del 'Lega' y acabar al fin la Biblioteca Central, al tiempo que defiende sus nombramientos de confianza.

¿Cuánto costará ampliar el estadio de fútbol del 'Lega', el Butarque?
El 'Lega' es el principal referente de la localidad y queremos hacer todo lo posible para que tengan las mejores infraestructuras. Vamos a empezar los trámites para ampliar el estadio, redactando un proyecto de obra, así que aún no sabemos cuánto puede costar esa ampliación. Sí sabemos que queremos pasar de 8.200 a 12.000 para que la mayor cantidad de leganenses pueda ver el fútbol. También vamos a remodelar el campo anexo y a intentar que tenga una ciudad deportiva. Es el único equipo de fútbol importante de España que no la tiene y queremos cederles los espacios necesarios para que puedan tener campos de entrenamiento suficientes.

Los vecinos comentan que están muy bien promocionar al 'Lega', pero que ellos usan otras infraestructuras.
No vamos a hacer ninguna instalación nueva hasta que no seamos capaces de reformar las existentes. No podemos tener una casa en la playa cuando tenemos goteras en el piso, y eso es lo que nos pasa. El plan de reformas que queremos plantear pasa por ahí, reformando el Pabellón Europa, la Instalación Deportiva Olimpia o el polideportivo La Cantera. Hace falta invertir un poco de dinero para tenerlas como nuevas. Lo mismo ocurre con los colegios: muchos de ellos tienen 40 años y les hacen falta un amplio programa de reformas.

La oposición ha criticado que no se rehabilite la piscina Solagua.
Es que ahí ya no existe nada. Nuestra prioridad pasa por remodelar lo que ya existe y luego nos plantearemos si reconstruimos la piscina o hacemos algo en barrios donde no hay nada, como Leganés Norte o Arroyo Culebro, que será fruto de un debate ciudadano. No tenemos nada en contra de esta piscina, pero hay que recordar que es de verano y que se utiliza dos meses al año. Nosotros somos partidarios de hacer infraestructuras que se usen más tiempo.

¿Terminarán las obras de la Biblioteca Central?
Esta obra empezó hace ocho años y se quedó parada desde hace cinco porque la promotora entró en concurso de acreedores. Nuestra intención es acabarla, pero ha habido muchos destrozos y vandalismo proque no había vigilancia. Queremos terminarla y abrirla a los vecinos, con sus espacios culturales. Vamos a iniciar los trabajos de contratación y esperamos que en un par de años pueda estar finalizada.

¿Habrá presupuestos este año?
Hemos intentado negociarlos con Leganemos durante dos meses. Hemos avanzado mucho, pero a ellos no les parecía suficiente y no podíamos hacer más. El presupuesto no es un chicle. Si no subes los impuestos, no hay más dinero. Plantean cosas interesantes, pero no tenemos dinero para hacerlas. Con el PP no fue posible y ahora estamos hablando con ULEG, los terceros más votados. Lo cierto es que no sé si habrá presupuestos para este año; lo veo complicado. Estamos en mayo. Aunque se aprobaran, tienen su trámite y su vigencia sería de seis meses.

¿Qué va a ocurrir con los cerca de 20 millones de euros en sentencias pendientes de pago que acumula el Ayuntamiento?
Es un problema administrativo. No hay una partida de donde poder pagar esas sentencias. El juez no nos puede embargar las cuentas, porque no podríamos pagar las nóminas o el alumbrado público. Hemos ofrecido a los demandantes pagarles en parcelas urbanizadas, pero los hay que prefieren dinero en efectivo. Son pleitos muy antiguos, algunos vienen de los años 70 y ya no cabe recurso, así que nos hemos encontrado con la obligación de pagar sin poder hacer nada más.

Leganés ha sido noticia por las deudas de La Cubierta, de 330.000 euros, y cómo el Ayuntamiento cobra una parte.
No es la única empresa privada que tiene deudas con el Ayuntamiento. Debe impuestos, tasas y también tiene algunas sanciones de los últimos años que han recurrido. Sin embargo, es un espacio singular, el más grande de Leganés, y por eso a veces lo contratamos para realizar producciones y eso incluye impieza o sonido. En lugar de pagárselo, se lo compensamos.

Como con la ópera 'Carmen'...
Eso es.

Ese caso concreto ha sido denunciado por ULEG.
Hay informes de la interventora del Ayuntamiento que lo explican, pero, en cualquier caso, en vez de recurrir la aprobación de esas facturas, que es lo que parece que ponen en cuestión, denuncian al concejal de Cultura. Parece más una persecución política contra él. Alguien puede no estar de acuerdo con el método elegido (una factura por 'Carmen' y otra por la luz y demás), pero insisto en que lo que cabría recurrir es ese hecho ante el Contencioso. Es una forma muy peligrosa de hacer política.

Precisamente, sobre los peligros de la política local, ¿es muy difícil gobernar sin ningún socio de su tamaño?
Lo que importa es los problemas de los ciudadanos. El gobierno tiene muchas atribuciones y el día a día está garantizado; Leganés funciona. Pero necesitamos un acuerdo sobre el desarrollo de la ciudad, los presupuestos, las nuevas inversiones o sobre el empleo. Ahí hace falta el pacto en el pleno con los grupos. Estamos abiertos a que alguien se incorpore al gobierno, no tenemos complejos, o a acuerdos puntuales. Con Leganemos es con quien más similitudes ideológicas mantenemos y por eso lo intentamos, pero no quisieron. Tampoco el PP. Ahora estamos en conversaciones con ULEG.

¿Para un acuerdo?
En principio, para los presupuestos, pero no descartamos un acuerdo de gobierno.

Dígame su medida estrella en este primer año.
Las cosas que transforman la ciudad requieren tiempo, no se visualizan. Para mí, por ejemplo, es muy importante la reforma de los colegios públicos. Es algo que veremos en dos años y medio o tres, al final de la legislatura; no por hacerlo justo antes de las elecciones, sino porque los trámites y el desarrollo de obras tardan. Eso será una satisfacción para mí.
Entre medias hemos hecho cosas, como la apertura de comedores para niños con dificultades económicas al poco de llegar, en verano, y que hemos continuado en Navidades y Semana Santa. Eso es algo sencillo y gratificante.
Sin embargo, luego hay otros casos que también satisfacen mucho. El verano pasado supimos que había un niño al que la Comunidad de Madrid no quería darle un medicamento para evitar que su enfermedad progresara. Este medicamento estaba en fase de estudio. Tuvimos que hacer la gestión para que lo recibiera. Eso, que gracias a una llamada tuya el niño tenga una vida mejor, pone el vello de punta. Son cosas maravillosas, pero asequibles. Ese día uno duerme fenomenal, pero lo que afecta a miles de personas requiere un tiempo.

La oposición les ha acusado de tener unos sueldos elevados.
Yo cobro 69.000 euros anuales, los concejales de gobierno y los portavoces de los equipos, 60.000. Los portavoces adjuntos, 54.000. El tercero de los grupos de la oposición, 51.000, y el resto alrededor de 40.000. Todos cobramos del Ayuntamiento. Siete somos del Gobierno, pero hay 20 vigilándonos que también tienen un salario del Ayuntamiento. Nadie pone en cuestión que sobre la mitad, sino que el alcalde cobra mucho. Sobre lo elevados que son los sueldos de los políticos, podemos debatir (yo cobro menos que mi antecesor y mi antecesor menos que el de antes, llevamos 15 años con los sueldos de los políticos descendiendo), pero hay unos 80 trabajadores del Ayuntamiento que cobran más que yo. Además, los políticos damos parte de nuestros sueldos a nuestros partidos (yo 450 euros todos los meses). Yo entiendo que para el que esté desempleado pueda ser motivo de debate, pero trabajamos siete días a la semana y el volumen de responsabilidad es importante.

También hablan de enchufismo.
Somos siete en el Gobierno; no llegamos a todos los sitios. Tenemos una serie de directores generales, que es una figura que recoge la ley para ayudarnos. La inmensa mayoría son personas de PSOE e IU, pero reúnen los requisitos de titulación universitaria. Es personal de confianza porque confío que van a hacerlo bien. Yo decido quién hace mi equipo y confías en quien conoces, en gente cercana. Si eso es enchufismo... Pero el día que yo me vaya, se vienen todos conmigo.

¿Tiene miedo a una moción de censura?
No lo tengo, ninguno. Puede ocurrir, pero estamos centrados en la ciudad.

¿Cómo está la situación con el parque de Polvoranca y la Comunidad de Madrid?
Es un parque regional que está íntegramente en nuestro término municipal. La Comunidad dice que por qué no lo gestiona el Ayuntamiento, pero ahí también van vecinos de Alcorcón, Móstoles o Fuenlabrada (sumamos un millón de personas); por eso es regional. Nosotros no queremos gestionarlo, no queremos que esté sujeto al gobierno de turno y es algo muy costoso. De hecho, lo que le pedimos a la Comunidad es que mejore la financiación, que ha menguado mucho en estos años. Hay menos vigilantes, menos jardineros, menos monitores en los centros de interpretación... Lo que nos gustaría es que tuviese el mantenimiento tan bueno que había hace unos años.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.