www.madridiario.es
    14 de diciembre de 2019

Plan Mad Re

Tejados con amianto, problemas de accesibilidad, falta de aislamiento de las envolventes y grietas se repiten en 36 edificios que conforman el barrio del Aeropuerto, en Barajas. Después de años de reclamaciones y esperas, los trabajos de rehabilitación -bajo el Plan MAD-RE del Ayuntamiento de Madrid- han comenzado. Se estima que las obras terminen a lo largo de 2020.

La uralita corona hasta 571 viviendas del barrio de San Pascual. En los últimos años los edificios han sufrido desperfectos y los inquilinos buscan una solución para retirar el amianto de los tejados. El coste es prohibitivo para un entorno de clase obrera y las ayudas del Ayuntamiento de Madrid solo cubren el 35 por ciento. Los vecinos denuncian que el Consistorio les da largas para enviar técnicos evaluadores, hecho que el Área de Desarrollo Urbano Sostenible desmiente.

EMBAJADORES

Hasta hace unas semanas, Embajadores se consideraba Área Preferente de Impulso a la Regeneración Urbana (APIRU). Se consideraba. El pasado septiembre, el Ayuntamiento de Madrid excluía este barrio de Centro del mapa de APIRUS, que delimita los ámbitos prioritarios para implementar una estrategia de regeneración urbana y reequilibrio territorial. El PSOE critica la "doble discriminación" del Gobierno de Ahora Madrid con Embajadores y eleva una proposición al Pleno del distrito de este jueves para revertir la situación.

Madrid se sitúa en este otoño entre las provincias con más riesgo de lluvia en España, y los vecinos del barrio del Aeropuerto no quieren que las aguas lleguen a sus calles. Por una sencilla razón: se inundan. Además, en el cauce natural del antiguo arroyo de Rejas que atraviesa la localidad, hay edificaciones construidas. El Ayuntamiento de Madrid aseguró que a finales de este mes estaría construido un aliviadero de aguas que evitaría las inundaciones, pero todavía no han comenzado las primeras obras; el Ministerio de Fomento, el Canal de Isabel II y el grupo inmobiliario Clement, cómplices.

El Ayuntamiento de Madrid ha anunciado este jueves una nueva convocatoria del Plan MAD-RE (Madrid Recupera), la correspondiente al año 2018. El proyecto, "estratégico" para el Gobierno de Ahora Madrid, busca mejorar las viviendas y fomentar el reequilibrio territorial. La nueva edición llega con novedades.

El Ayuntamiento de Madrid ha decidido sacar al barrio de Embajadores de las ayudas a la rehabilitación del Plan MAD-RE hasta que no se detenga, han afirmado, la expulsión vecinal que se produce por culpa de los pisos turísticos. Según ha explicado el delegado José Manuel Calvo, han constatado que el desplazamiento de población que no pueden asumir la subida del alquiler "se produce cuando se inician obras de rehabilitación justificándose en una mejora del inmueble".

Dicen las estadísticas que Chamberí es uno de los distritos con la población más envejecida y con los edificios más antiguos. Dos características que, a priori, le situarían como uno de los grandes beneficiados del Plan MAD-RE, puesto en marcha por el Ayuntamiento de Madrid para impulsar la conservación, la accesibilidad y la eficiencia energética de las viviendas. Sin embargo, los criterios definidos por el Consistorio hacen que Chamberí sea, precisamente, una de las pocas zonas que se queda fuera de las Áreas Preferentes de Impulso a la Regeneración Urbana (APIRUS) recogidas en el mapa aprobado por la Junta de Gobierno en mayo de 2017.

El Ayuntamiento de Madrid, en colaboración con Esri, ha desarrollado una serie de mapas interactivos que permiten al ciudadano consultar cuáles son las actuaciones que están llevándose a cabo en 15 distritos de Madrid dentro del marco del Plan MAD-RE.

A las ayudas del Plan MAD-RE, que los vecinos del barrio del Aeropuerto (Barajas) pueden solicitar desde que la zona fuera declarada APIRU (Área Preferente de Impulso a la Regeneración Urbana) en 2016, se suman ahora 1.800.000 euros del Fondo de Reequilibrio Territorial para obras de conservación, accesibilidad y eficiencia energética en el barrio.

El "veneno" que acecha a los residentes en la Meseta de Orcasitas desde sus tejados está a punto de recibir una inyección letal. El Ayuntamiento de Madrid se ha comprometido a subvencionar parte de la retirada de uralita en más de 1.500 viviendas. La Asociación de Vecinos del barrio responsabiliza a la Comunidad de no haber atajado el problema antes y espera que en plena 'crisis del amianto' en Metro les tienda una mano para acabar con una exposición de cuatro décadas a este nocivo mineral.

El Pleno del Ayuntamiento ha aprobado por unanimidad el primer planeamiento urbanístico de este barrio del distrito de Barajas. Las reformas en calles y zonas verdes comenzarán en los próximos meses y los vecinos podrán acogerse a diversas ayudas como el Plan Estatal para el fomento del alquiler de viviendas o el Plan Municipal para la Regeneración Urbana.

El Plan MAD-RE (Madrid Recupera) comienza a recorrer desde este lunes las 112 Áreas Preferentes de Impulso a la Regeneración (APIRU) con una oficina móvil, un autobús, para acercar la información a los vecinos interesados en solicitar ayudas para mejorar la eficiencia energética y la accesibilidad de sus edificios, como ya han hecho más de 350 comunidades de propietarios.

Dos edificios del barrio de Manoteras (distrito de Hortaleza) serán los primeros en ser rehabilitados gracias a una iniciativa pionera puesta en marcha con la colaboración del Ayuntamiento de Madrid y el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) y financiadas en parte mediante patrocinio privado.

  • 1