www.madridiario.es

El director de Valdesquí afirma que la situación es "insólita"

La falta de nieve retrasa la apertura de las estaciones de esquí

Por MDO/Efe
viernes 19 de enero de 2007, 00:00h
Las estaciones madrileñas de esquí del Puerto de Navacerrada y Valdesquí permanecen aún cerradas, en espera de que las temperaturas sean propicias para la fabricación de nieve artificial, ante la ausencia de nevadas naturales. Fuentes de la Consejería de Cultura y Deportes, de la que depende la empresa gestora de la estación de Navacerrada, explicaron que aún es pronto para evaluar las posibles pérdidas económicas derivadas del cierre de la estación, ya que la temporada de esquí aún no ha comenzado, y precisaron que la compañía no ha realizado "ninguna inversión extra" para este periodo.
La compañía gestora de la estación de Navacerrada, Deporte y Montaña, dispone estos días de 30 empleados en estas instalaciones, a los que se sumarán 75 trabajadores más cuando haya condiciones favorables para su apertura al público, y habrá de comparar la facturación de la nueva temporada con los 300.000 euros obtenidos en la anterior, con un total de 23.000 visitantes durante 2006.

Por su parte, la estación de Valdesquí, de propiedad privada, continúa igualmente cerrada e imposibilitada para la producción de nieve artificial, según informó el director de las instalaciones, Agustín Ramírez, quien consideró prematuro calcular las pérdidas hasta que concluya por completo la temporada, a finales del próximo abril. Hasta ahora, la empresa gestora de Valdesquí ha preferido no facilitar datos sobre la facturación obtenida la pasada temporada o el número de empleados que trabajan en las instalaciones deportivas.

Ramírez explicó que en Valdesquí "se está invirtiendo dinero durante todo el año para poder abrir en las mejores condiciones posibles y dar los mejores servicios", con el fin de recuperar la inversión y generar ganancias. En esta campaña invernal, la estación había invertido en remontes nuevos, además del mantenimiento habitual de los ya existentes, indicó el director, que se mostró en todo caso esperanzado, porque "si nevara, la temporada todavía se podría salvar".

No obstante, consideró "deprimente" la situación actual y afirmó que la imposibilidad de iniciar la temporada de esquí a estas alturas de enero es algo insólito, que no recuerda haber conocido ningún año. En las peores temporadas, recalcó el director de Valdesquí, había intervalos en los que la estación podía quedar cerrada por ausencia de nieve, pero al menos se había abierto al público en diciembre.

"Lo de encontrarnos a las alturas que nos encontramos, en pleno mes de enero, no haber abierto ni un día y no haber nada de nieve en la Sierra es algo que no recuerdo", insistió Ramírez.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios