www.madridiario.es

HEMEROTECA

Familia monoparental y numerosa.
Ampliar
Familia monoparental y numerosa. (Foto: Juan Luis Jaen)

Madres solas y precarias

miércoles 18 de febrero de 2015, 07:30h
Las familias monoparentales madrileñas son los hogares que sufren mayor precariedad en la región, según datos de la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid. Representan casi un 10 por ciento de la población que, a la imposibilidad de la conciliación laboral, suman el rechazo social y la falta de un marco legal que las ayude a salir adelante.

En la Comunidad de Madrid existen 23.480 familias monoparentales, según datos del INE. Representan un 9,4 por ciento de los hogares de la región. En la capital, son 30.837 (tal y como refleja la estadística municipal), el 2,48 por ciento del total. Entre un 80 y un 85 por ciento de estas familias están formadas por una mujer con uno o varios hijos a su cargo. A nivel nacional, los cálculos estiman que el 74 por ciento de las familias monoparentales están compuestas por un progenitor y un solo hijo.

Todos estos hogares tienen algo en común: la precariedad. Una precariedad superior a cualquier otro tipo de unidad familiar. Según el Anuario Estadístico del Ayuntamiento de Madrid de 2014, más de la mitad de estos hogares no pueden permitirse vacaciones, ni tienen dinero para afrontar gastos imprevistos. Entre un tercio y un cuarto no pueden permitirse un automóvil ni mantener la vivienda a una temperatura adecuada. Un 8,4 por ciento ha tenido retrasos en el pago de gastos básicos como la casa o la luz en los últimos 12 meses, y un 3 por ciento no puede permitirse una comida diaria de carne o pescado, ni tener ordenador personal. El umbral de riesgo de pobreza de una familia monoparental en Madrid es de 12.936 euros.

La problemática es generalizada en toda Europa. "Antes de la crisis, ya vivíamos de forma precaria. No nos llega ninguna ayuda porque no nos consideran familias. Estamos en un limbo legal. A eso se suma la vulnerabilidad o el rechazo social. Cuando pides ayudas por tu condición, te dicen que no podemos tener privilegios o que, en nuestra situación, lo que tendríamos que hacer es no tener hijos", explica María González, presidenta y fundadora de la Fundación Isadora Duncan de ayuda a familias monoparentales.

Están en desventaja en materia de pensiones de orfandad, en reconocimiento de becas y ayudas de la Ley de Educación, en el estatuto de los trabajadores y en la conciliación laboral y familiar. "No te contratan, a pesar de que está demostrado que los progenitores que crían solos a sus hijos son más productivos. La conciliación es casi imposible, te genera muchos problemas en el trabajo, te impide ascender y te aboca a reducirte la jornada para llegar a todo, lo que implica menor salario", continúa Hernández. Lucía Cuesta, secretaria de la asociación de familias monoparentales Afamo, añade que "en las entrevistas de trabajo no se puede decir que eres monoparental. La paternidad en solitario hace que no puedas tener un horario flexible y las empresas no ven bien que cuides a tus hijos. No ha cambiado la visión sobre la importancia de la familia en este país".

A la hora de pedir desgravaciones fiscales en la renta, los hijos les bonifican como descendientes y no como hijos, al contrario que en el caso de otras fórmulas familiares, lo que reduce las posibles reducciones en el pago del IRPF. A eso se suma que, legalmente, en cuanto los vástagos cumplen 18 años, se considera que la unidad doméstica ya no es una familia. Hasta los supuestos avances en el reconocimiento de estos hogares, como es el caso de la Ley de desahucios y los códigos de buenas prácticas bancarias, solo reconocen ayudas a monoparentales con dos o más hijos. A la mayoría, que solo tienen un hijo al cargo, no les ofrece ninguna ayuda.

Una ley específica

Las coberturas públicas en todo el país son escasas y distintas en cada región. Fuentes de la Consejería de Asuntos Sociales explican que la Comunidad de Madrid ofrece ayudas a las familias, independientemente de su tipología. Además de deducciones y bonificaciones fiscales por nacimiento, adopción, gastos educativos y ayudas de acceso a la vivienda; pone a disposición del público medidas de apoyo a las familias en riesgo de exclusión social, a madres con hijos pequeños, programas de atención a menores y la infraestructura de cobertura social de la Red Madre.

"Si no tienes una red social de amigos y familiares que te ayude, simplemente, es imposible cuidar de tus hijos. Ni la asistencia social ni los servicios públicos hacen excepciones por tu situación. No te puedes poner enferma, no te puedes ir de vacaciones y vives constantemente una precariedad económica y emocional. Afrontas sola todos tus problemas y los de tus hijos", incide Cuesta. Según González, tampoco reciben ayuda de las muchas y muy famosas ONG de atención a los niños. "Nos dicen siempre que hay que hacer algo con nosotros pero luego nos dejan siempre aparte esperando". Por eso, las asociaciones proponen una ley específica para familias monoparentales que revierta la situación, especialmente para las mujeres. "Los hombres solos que llevan a sus hijos están bien vistos socialmente y se les ayuda más. Mientras, se ve mal que una madre deje de trabajar para cuidar de sus hijos", concluye la representante de la Fundación Isadora Duncan.

Al menos, parece que una cosa sí que comienza a mejorar. Se trata de la visión social del menor que vive solo con un progenitor. Cuesta concluye: "Para los niños, la situación ha cambiado. Ya no se les acusa de salir drogadictos, delincuentes o de ser problemáticos solo porque les eduque su madre sola, como ocurría hace 25 años. Está demostrado que estos jóvenes estudian, crecen y tienen las mismas virtudes y defectos, y los mismos problemas que puede tener cualquier menor".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.