www.madridiario.es

El 'renacimiento' de la iglesia de La Paloma

Por Enrique Villalba
viernes 05 de diciembre de 2014, 07:30h
La parroquia de San Pedro El Real (conocida popularmente como iglesia de La Paloma) encara su segunda fase de obras de rehabilitación, después de recuperar la fachada y la rejería. Madridiario ha visitado el templo para conocer el calado de las obras que hay que acometer.
  • Reforma de la iglesia parroquial de La Paloma.

    Reforma de la iglesia parroquial de La Paloma.
    Kike Rincón

  • Reforma de la iglesia parroquial de La Paloma.

    Reforma de la iglesia parroquial de La Paloma.
    Kike Rincón

  • Reforma de la iglesia parroquial de La Paloma.

    Reforma de la iglesia parroquial de La Paloma.
    Kike Rincón

  • Reforma de la iglesia parroquial de La Paloma. Seguridad en el trabajo. Trabajadores.

    Reforma de la iglesia parroquial de La Paloma. Seguridad en el trabajo. Trabajadores.
    Kike Rincón

  • Reforma de la iglesia parroquial de La Paloma.

    Reforma de la iglesia parroquial de La Paloma.
    Kike Rincón

  • Reforma de la iglesia parroquial de La Paloma.

    Reforma de la iglesia parroquial de La Paloma.
    Kike Rincón

  • Reforma de la iglesia parroquial de La Paloma.

    Reforma de la iglesia parroquial de La Paloma.
    Kike Rincón

  • Reforma de la iglesia parroquial de La Paloma.

    Reforma de la iglesia parroquial de La Paloma.
    Kike Rincón

  • Reforma de la iglesia parroquial de La Paloma.

    Reforma de la iglesia parroquial de La Paloma.
    Kike Rincón

El Arzobispado de Madrid se puso manos a la obra hace un año en la recuperación del templo, ubicado en el barrio de Palacio, ya que su última gran reforma data de 1978, en cumplimiento de la liturgia impuesta por Juan XXIII en el Concilio Vaticano II. En una primera fase, acometió los arreglos más urgentes con el apoyo de la Comunidad de Madrid, que invirtió 77.000 euros, en virtud del convenio que mantienen ambos organismos para conservación del patrimonio. Los trabajos han consistido en la reparación de los desperfectos de la fábrica de ladrillo de la fachada y la consolidación del tejado, ya que se habían producido desprendimientos en los últimos tiempos. También se han instalado remates de zinc en los aleros y se ha reparado la protección de las vidrieras. También se han acondicionado las cubiertas de las dos torres y la veleta.

En las próximas semanas comenzarán los trabajos de la segunda fase, que se desarrollarán en función de la disposición de fondos con que cuente el Arzobispado. De momento, el Ayuntamiento de Madrid ya ha dispuesto en el proyecto de presupuestos para 2015 realizar una subvención a modo nominativo de 200.000 euros para el acondicionamiento del templo. Esta fase de la obra supondrá la revisión de las arquetas situadas bajo la nave derecha de la iglesia para solventar los problemas de humedades que sufre el inmueble, especialmente en este ala, en el sótano, y en la capilla y la sacristía subterráneas. También se pintará toda la iglesia, se cambiará la iluminación y la climatización, y se instalarán un ascensor y un elevador para solventar los problemas de accesibilidad. Se sustituirán algunas placas de latón del techo del templo que imitan un artesonado y está previsto que se restauren partes del retablo y algunas obras de arte que conserva la parroquia. Sin embargo, la intervención más vistosa será el arreglo del atrio, que será acondicionado. En este punto, se retirará el corta aires y la antigua puerta, y se colocará otra de vidrio transparente que permitirá ver el cuadro de la Virgen de Nuestra Señora de la Soledad desde el pie de la iglesia e, incluso, desde la calle.

El arquitecto del Arzobispado, Antonio Ábalos Culebras, estima que la intervención total costará unos 600.000 euros. Si queda dinero, se transformará el despacho parroquial en una capilla dedicada al Santísimo, ya que el templo carece de un espacio de estas características.

La iglesia de La Paloma y San Pedro el Real está construida en el solar de una capilla erigida en el siglo XVIII. Este pequeño espacio recibió en 1891 el nombre de San Pedro el Real, proveniente de la antigua parroquia de San Pedro el Viejo. El edificio fue derribado en 1896 y sustituido por otro de estilo neomudéjar, diseñado por Lorenzo Álvarez Capra, que fue inaugurado por Alfonso XIII el 23 de marzo de 1912. Está compuesto por tres naves con una fachada de ladrillo rojo y piedra integrada por un cuerpo central con pórtico, flanqueada por dos torres gemelas.

Más información:

Reportaje: El centenario de la Virgen del pueblo

Reportaje: La Virgen del cuadro

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios