www.madridiario.es

ENTREVISTA

José Manuel Franco: “Nadie me va a mover de mis ideales, ni con críticas ni con reprobaciones”
Ampliar
(Foto: Delegación del Gobierno)

José Manuel Franco: “Nadie me va a mover de mis ideales, ni con críticas ni con reprobaciones”

viernes 21 de agosto de 2020, 07:36h

Durante las últimas semanas ha estado en el ojo del huracán por la polémica manifestación de los 'anti mascarillas' y negacionistas de la Covid en Colón y por su confrontación permanente con el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso, contra quien sigue sin descartar la moción de censura. El delegado del Gobierno en Madrid y secretario general de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, conversa con Madridiario sobre sus múltiples frentes abiertos.

Asegura que nunca ha llevado “la discrepancia al insulto personal, ni pienso hacerlo” y defiende que en la actual situación es necesario que exista una máxima colaboración entre instituciones, lo que “no implica decir a todo que sí”.

Pregunta: ¿Cómo se lleva eso de estar en boca de todos? ¿Tiene más que ver con usted o con el cargo?

Respuesta: Será un poco de ambas cosas que me convierten en figura política, pero ya sabemos que en política tan pronto subes como bajas. Lo importante es no meter la pata y es lo que intento hacer.

P: Estos seis meses en la Delegación del Gobierno en Madrid le habrán parecido seis años.

R: Se ha hecho largo y sobre todo muy difícil. No hay que olvidar que yo tomé posesión un 17 de febrero y a continuación, como todo el mundo sabe, surgió la parte más dura de la pandemia. Me tocó luchar contra ella desde la Delegación del Gobierno donde, por cierto, gracias al personal que tenemos ahí, humildemente creo que se hizo un buen trabajo.

Toma de posesión de José Manuel Franco como Delegado del Gobierno en Madrid

P: Aunque se archivó la causa en la que usted estaba acusado de prevaricación administrativa por permitir la manifestación del 8 de marzo, ¿haber pasado por el banquillo le condiciona a la hora de decidir si se autorizan o no estas convocatorias?

R: Sinceramente, no es prepotencia ni muchísimo menos, pero no me condiciona porque en aquel momento, como quedó demostrado con posterioridad incluso en sede judicial, hicimos lo que había que hacer con los datos que teníamos en aquel momento. Ya lo he repetido hasta la saciedad. Los días previos nadie autorizado nos puso ninguna objeción a mantener la manifestación del 8 de marzo. Estamos hablando de un derecho fundamental recogido en el artículo 21 de la Constitución, y si no hay motivos muy claros, muy concretos y muy rotundos, lógicamente no se podía prohibir. Se hizo lo correcto, insisto, con los datos que se tenían en aquel momento. Y es evidente que el problema no estaba en la manifestación del 8M, el problema era mucho más importante, como luego se demostró.

P: Otra manifestación le tiene de nuevo en el centro de la polémica, la de los negacionistas de la pandemia. ¿En qué punto se encuentra la investigación y las multas a los que han puesto en peligro la salud pública?

R: Pues aquí sucedió lo siguiente. Cuando ellos nos comunicaron su intención de manifestarse, en su propio escrito de comunicación aseguraban que ellos mismos se encargarían de mantener la distancia de seguridad, que informarían a las personas que acudiesen de la conveniencia y necesidad de mantener dicha distancia, incluso colocarían carteles y utilizarían a personas para este fin. No obstante, no contentos con eso, en la toma de conocimiento nosotros les exigimos que se guardase el metro y medio de separación y que se utilizasen mascarillas.

"La Policía no podía disolver la manifestación de Colón porque hubiese sido peor el remedio que la enfermedad".

En su comunicación en ningún momento hablaron de mascarillas ni de ninguna reivindicación de rechazo a las mascarillas, es algo que la gente desconoce seguramente. Y claro, predecir el pasado es muy fácil, porque hay personas que dicen ahora que en las redes ya se comentaba que había que ir contra las mascarillas. Pero en esas redes también había gente que aseguraba que había que ir con mascarilla e inscribir en ella las reivindicaciones oportunas. En el comunicado inicial las reivindicaciones que figuraban no eran contra las mascarillas, sino que querían demostrar la inexistencia de la pandemia y protestar contra la manipulación de la prensa y la utilización de los cuerpos y fuerzas de seguridad. Aún así, nosotros les exigimos la utilización de las mascarillas y que mantuvieran la distancia. No lo hicieron y ahora serán sancionados.

P: En estos tiempos de coronavirus, entendemos que habrán cambiado los criterios para autorizar una manifestación.

R: El procedimiento es así: ellos comunican su intención y nosotros lo que hacemos no es autorizar, sino la toma en conocimiento de dicha manifestación. Es cierto que si en lo que ellos dicen al principio hubiésemos visto algún motivo para prohibirla, pues se habría prohibido. Y una vez que empieza a desarrollarse, la Policía que es quien tiene que intervenir, hizo lo que debía. Es decir, acordonó la zona, la perimetró y lo que también poca gente sabe es que impidió que muchos manifestantes, muchos de ellos sin mascarilla, se extendiesen e invadiesen otras zonas adyacentes a la plaza de Colón.

Los primeros casos que se vieron de gente sin mascarilla estaban en el centro de la manifestación. Con lo cual, lo que hizo la Policía acertadamente fue identificar a los que pudo. Lo que no podía era disolver porque hubiese sido peor el remedio que la enfermedad. No quiero ni pensar lo que podría haber supuesto tener a cientos de personas invadiendo las calles que confluyen en la plaza de Colón.

Asistentes a la manifestación negacionista en la plaza de Colón.

P: ¿Se debe denegar el permiso a convocatorias que, por su propia naturaleza, cuestionan la normativa y pueden atentar contra la salud?

R: Cuando hablamos de un derecho fundamental, no podemos dejarnos llevar por lo que se dice en las redes. Cuando se intenta prohibir el ejercicio de un derecho fundamental tiene que ser por motivos objetivos y muy claros, no puede ser por opiniones subjetivas, aunque sean muy respetables. Ahora se procederá a la sanción de las personas que hayan incurrido o bien en desobediencia o bien en incumplimiento. Y ese es el camino a seguir.

P: ¿Le consta que estos individuos preparen una nueva cita para el 30 de agosto en la Puerta del Sol?

R: A día de hoy no nos han comunicado nada. Obviamente, si los mismos organizadores pretenden hacer algo parecido, que yo espero que no, es difícil que no se les prohíba, pero siempre con elementos objetivos, eso quiero dejarlo muy claro, y siempre dentro del respeto a la ley. Lo probable es que se les prohíba.

Si los organizadores de la manifestación de Colón pretenden hacer algo parecido, lo probable es que se les prohíba".

P: Los populares le echan en cara que usted es más secretario general del PSOE de Madrid que Delegado del Gobierno, que su cargo político en el partido pesa más que su cargo institucional en Madrid…

R: Sí, es un mantra que utiliza el PP, a mi juico, para tapar sus propias carencias. Yo siempre he intentado separar los dos cargos. Ahora bien, ni como secretario general del PSOE en Madrid ni como delegado del Gobierno voy a callarme ante las actuaciones de la Comunidad de Madrid que me parezcan criticables. Una cosa es la lealtad institucional, que yo practico y he tenido ocasión de demostrarlo durante la pandemia. Nuestro comportamiento creo que fue impecable y la colaboración con el resto de las instituciones. Y otra cosa diferente es que si yo veo que, por ejemplo, a día de hoy hay centros de Atención Primaria que siguen cerrados con lo que está ocurriendo, pues tenga que decirlo. Si a día de hoy comprobamos todos que la contratación de rastreadores está siendo muy chapucera, que ha habido un ofrecimiento del Colegio de Médicos de más de mil rastreadores, personas ya formadas, y han tenido que recurrir a la iniciativa privada y ahora parece que vuelven a intentar acudir al voluntariado, pues eso yo tengo que decirlo. Y con eso no estoy siendo más secretario general y menos delegado del Gobierno, ni mucho menos.

P: En el PP tienen grabadas a fuego sus palabras en esa videoconferencia con alcaldes y militantes del PSOE en las que sugirió que la estrategia del partido ere “retorcer” el tema de las residencias para provocar la ruptura de los dos socios de Gobierno, PP y Ciudadanos. ¿Se le puede considerar a usted el ideólogo de la moción de censura?

R: No, yo creo que lo de la moción de censura es un instrumento que está en la Constitución y que, de hecho, se ha hecho uso de ese mecanismo para cambiar gobiernos en mas de una ocasión. Pero yo lo que pediría es una mayor responsabilidad y transparencia por parte del Gobierno de la Comunidad de Madrid para no tener que llegar a ese extremo. Lo que pido, como secretario general del partido o como quieran ellos, es que la presidenta de la Comunidad de Madrid comparezca como se le ha pedido ya en la Asamblea, que es el órgano que controla al Gobierno autonómico, y nos diga como están las cosas. Si se nos cierran todas las puertas, habrá que pensar en una moción de censura y lo primero que tendremos que hacer será hablar con el resto de fuerzas políticas. Nosotros, pese a haber ganado las elecciones, no tenemos mayoría absoluta para ganar una moción de censura.

P: Sobre esa opción de la moción de censura, que usted no descarta y cree que cada vez cobra más fuerza, Ángel Gabilondo puntualizaba hace unos días que ahora lo que toca es otra cosa, la pandemia y la vuelta al cole. ¿Se siente desautorizado?

R: No, cada uno es como es. Yo tengo una responsabilidad como secretario general del Partido Socialista de Madrid y creo que mi partido ahora mismo tiene que estar oponiéndose a todo aquello que considere injusto de las actuaciones del Gobierno de la Comunidad. Yo pienso lo que pienso y creo sinceramente que el señor Gabilondo no está muy alejado de mis planteamientos.

Ángel Gabilondo y José Manuel Franco.

P: A esos que dicen que está usted jugando a ser líder de la oposición regional en vez de Ángel Gabilondo, ¿qué les dice?

R: Les digo que no pretendan colocar cortinas de humo, que asuma cada uno su responsabilidad, que gobiernen en beneficio de los madrileños y que nos dejen a cada uno expresarnos libremente desde la responsabilidad y, por supuesto, desde la lealtad institucional.

"Yo no pretendo erigirme en líder de nada"

Yo no pretendo erigirme en líder de nada. Yo pretendo actuar en consecuencia con mis ideas, con lo que representa mi partido en el ámbito puramente político, en la vida de partido e intentar cumplir de la mejor manera posible mis obligaciones como delegado del Gobierno. Me han elegido los militantes para ser secretario general y me ha designado el Gobierno para ser delegado del Gobierno, ahí me quedo.

P: Ha sido reprobado y han pedido su cese. Que se le cuestione, ¿a usted le afecta más en lo personal o en lo profesional?

R: No me afecta, sinceramente. Respeto las reprobaciones y no olvidemos que otros muchos altos cargos de diferentes instituciones han sido reprobados y no ha pasado nada. Sí respeto la decisión que han tomado los grupos que han decidido hacerlo. Soy un demócrata convencido. Pero que me critiquen no me produce especial inquietud, por así decirlo. Sé que hay unas cosas que van con el cargo de secretario general del partido y otras con el de delegado. Intento relativizar tanto las críticas como las reprobaciones. E insisto, nadie me va a mover de mis ideales ni con críticas ni con reprobaciones. Me mantendré firme en la defensa de mis ideales, eso por encima de todo.

P: Los últimos informes epidemiológicos que reflejan un aumento de contagios y brotes en Madrid nos llevan a pensar que estamos volviendo al escenario de marzo. ¿Cree que la situación va a requerir volver de nuevo al mando único del Gobierno central?

R: Yo con lo del mando único he expresado hace unos días mi sorpresa en el sentido de que la presidenta de la Comunidad de Madrid en su día fue de las más críticas con lo que hacía el Gobierno de España en el estado de alarma, que se demostró que era lo correcto, que era lo que había que hacer en aquel momento. Ella quería incluso adelantar el paso de fase y el Gobierno de España con los datos que tenía decía que no era posible y se está demostrando que no era posible. Con lo cual, me llama la atención que ahora reivindique una vuelta a una especie de mando único, aunque no sé exactamente qué quiere decir. Por eso es conveniente que comparezca en el Parlamento, por eso es conveniente saber qué es lo que quiere, qué es lo que va a hacer, como está la situación epidemiológica ahora mismo.

"La colaboración con la Comunidad de Madrid puede ser desde la crítica de aquellos aspectos que consideramos que no están bien".

Es evidente que con las lecciones de la crisis de marzo, abril y mayo deberíamos aprender todos. Ahora mismo es necesaria una máxima colaboración entre instituciones. Pero también quiero dejar muy claro que la colaboración no implica el decir a todo que sí. La colaboración puede ser desde la crítica de aquellos aspectos que consideramos que no están bien. Yo espero, estoy convencido, de que no habrá que volver a aquella situación.

Quiero pensar que en el ámbito de la Comunidad de Madrid, que no olvidemos que es quien tiene las competencias en Sanidad, se va a atajar el problema sin llegar a esa situación. También quiero decir que desde la Delegación del Gobierno, en la medida de nuestras posibilidades, pese a no tener competencias en materia sanitaria, ayudaremos en todo lo que podamos. Pero creo que sería conveniente buscar la colaboración, ayuda y complicidad de los ayuntamientos. No olvidemos que es la administración más próxima al ciudadano y creo que sería bueno que la Comunidad de Madrid contara más con el conjunto de los ayuntamientos.

Minuto de silencio ante la Delegación de Gobierno en Madrid durante las jornadas de luto por las víctimas del coronavirus

P: Precisamente la Comunidad les ha pedido a los ayuntamientos y a la Delegación que le echen una mano para combatir los botellones, que pueden ser foco de nuevos contagios.

R: Bueno, es una petición un poco extemporánea, porque a principio del verano ya dijimos en Delegación, e incluso convocamos una rueda de prensa al respecto, que la Guardia Civil en el ámbito donde no hay comisarías de Policía Nacional ni Policía Local, iba a colaborar con los ayuntamientos en todos los aspectos que tienen que ver con la seguridad y el orden público. Y así lo están haciendo. Están realizando una extraordinaria labor en esa dirección. Bueno, no pasa nada porque se nos recuerde, pero insisto que se viene haciendo ya y que probablemente pueda ser mejorable, pero es algo que se está haciendo y se está haciendo bien, con un gran esfuerzo y, como siempre, con diligencia, con profesionalidad, como suele hacer las cosas la Guardia Civil.

P: El acoso a la familia Iglesias-Montero, los abucheos a Sánchez en Matalascañas, los ataques constantes en Twitter a unos políticos de uno y otro signo… ¿No hay demasiada crispación en la calle? ¿Cree que la propia clase política está fomentándola?

R: Creo sinceramente que no. Escuchaba unas palabras del presidente Pedro Sánchez criticando precisamente esa crispación y esa violencia verbal que se estaba utilizando contra el vicepresidente segundo y hacía un llamamiento a la cordura, a la sensatez, a la moderación. Yo creo que el camino es discutir políticamente todo lo que haya que discutir en las sedes que a tal efecto establece nuestro ordenamiento jurídico, es decir, parlamentos, ayuntamientos, pero no llevar la discrepancia al insulto personal, yo nunca lo he hecho ni pienso hacerlo. Eso me parece absolutamente imprescindible. Huir del insulto personal. Simplemente lo que tenemos que hacer es centrarnos en lo que es la política, sus consecuencias. Lo que hay que criticar se critica, sin descalificaciones, sin crispación y sin insultos personales. Eso es esencial para la democracia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios