www.madridiario.es
Oposición contra la regulación de 'food trucks' con terraza
Ampliar
(Foto: Chema Barroso)

Comercios, vecinos y oposición, contra la idea de Villacís de regular 'food trucks' con terraza

sábado 27 de noviembre de 2021, 09:07h

Las críticas a la ordenanza de terrazas que ultima el Ayuntamiento de Madrid no solo se circunscriben a la prórroga de dos años que se concede a parte de los veladores ubicados en bandas de aparcamiento. La normativa recoge la regulación de otros elementos, como los 'food trucks', que tampoco convence ni a los comerciantes, ni a los vecinos ni a la oposición, todos ellos sentados a una mesa de negociación impulsada por la vicealcaldesa, Begoña Villacís, en la que no se atisba ningún entendimiento.

Hasta ahora, estas furgonetas de venta de comida rápida solo se autorizaban en eventos puntuales. Sin embargo, el Consistorio planea ahora regularlos como los quioscos de temporada, de modo que presten servicio no solo en ferias o actos puntuales, sino de forma continuada en los emplazamientos que apruebe cada Junta Municipal de distrito. El punto más polémico lo suscita el permiso para que estas gastronetas puedan disponer de terraza situada frente al mostrador, como especifica el borrador de la ordenanza.

La Confederación de Comercio Especializado de Madrid (Cocem) no encuentra justificación para esta nueva fórmula de ocupación del espacio público y reprocha que se sumen nuevos negocios a los que sí se les permite un uso que a los comerciantes se les niega. "No todo el mundo tenemos el mismo acceso, nosotros no podemos sacar nuestras flores, libros o zapatos a la calle", se queja su presidente, Armando Rodríguez. Las terrazas ampliadas de la hostelería invisibilizan sus escaparates y limitan la circulación peatonal junto a sus puertas, lo cual perjudica sus ventas, y temen que los 'food trucks' también les roben clientela gracias a este "trato de favor" cuando han cerrado 500 tiendas de proximidad durante la pandemia y su recaudación está entre un 20 y un 25 por ciento por debajo de la época pre-crisis.

El sector de la alimentación representado en Cocem -fruterías, pescaderías, carnicerías o mercados municipales- traslada su "oposición absoluta" a estas gastronetas que solo entienden como necesarias en dos supuestos: en lugares con dificultad para el abastecimiento de un tipo de producto o en eventos concretos cuando no haya otras opciones de suministro en las inmediaciones. "En la capital hay más de 20.000 establecimientos, ya hay un hiperabastecimiento", asevera Rodríguez. Por tanto, "no se percibe una necesidad de un servicio perfectamente atendido", zanjan.

La Federación de Asociaciones Vecinales de Madrid (Fravm) comparte esta postura. "Permitir que tengan terraza sería un despropósito que abre la puerta a una ocupación indiscriminada del espacio público, dando por bueno un servicio que nada tiene que ver con el que pueda dar un bar o restaurante con terraza", sostiene su presidente, Quique Villalobos. El mismo llama la atención sobre la "comida rápida" que se sirve en estos furgones y sobre la ausencia de baños en esta reducida instalación. "No tiene sentido que los 'food truck' tengan terraza", incide antes de lanzar una pregunta con la que invita a la reflexión: "¿Te imaginas un puesto de venta de castañas, una churrería ambulante o un quiosco de prensa con terraza?".

Silvia Saavedra, delegada del área de Coordinación Territorial que ha elaborado la ordenanza, precisa que la colocación del mobiliario de terraza de estos puestos "respetará los itinerarios peatonales". Desde su concejalía añaden que solo autorizarán mesas de baja capacidad y aclaran también que no aumentará el número de licencias que antes se concedían a los quioscos de temporada, sino que las plazas se repartirán entre estos y los 'food trucks'.

La edil de Ciudadanos defiende la regularización de "una forma más de prestación del servicio de hostelería" y considera "importante" que Madrid se consolide como una capital europea "vanguardista" incorporando una figura "innovadora y de actualidad" como los 'food trucks' que, a diferencia de los quioscos de temporada, sí podrán procesar los productos in situ. En un encuentro informal con la prensa hace unas semanas, Begoña Villacís trasladó la "amplia demanda" del sector por instalarse en la ciudad.

La izquierda ve "competencia desleal" con el comercio

Sin embargo, estos argumentos tampoco terminan de calar en los grupos de la oposición. Más Madrid mantiene dos posiciones diferenciadas dependiendo de su localización. "En principio, no estamos de acuerdo en su instalación en calles donde ya hay comercio y hostelería de manera general o en bandas de aparcamiento porque a los comerciantes les hacen competencia desleal", explican desde el partido liderado por Rita Maestre. Sí los admitirían, por el contrario, en actos culturales concretos o fiestas populares.

El PSOE, que ha abandonado la mesa de negociación de la ordenanza, exhibe un posicionamiento más tajante: "No tiene sentido incluirlos en esta modificación de la normativa y menos sin consultar previamente a nadie porque no son tan urgentes como nos quiere hacer creer el equipo de Gobierno", remarcan. El concejal Álvaro Vidal asegura que estos puntos de venta de comida callejera "se solaparían con gran parte de la oferta que ya realizan los establecimientos de hostelería". Así, los 'food trucks' "solo supondrían un elemento más en las calles que, recordemos, son en primer lugar para nuestros vecinos y no para un determinado sector económico".

Más tibios se muestran en Recupera Madrid, quienes piden "que no dificulten la movilidad y la accesibilidad ni obstaculicen la vista de los comercios cercanos". Si esto se cumple, señala José Manuel Calvo, y "mientras paguen la correspondiente tasa de ocupación del espacio público", deberían recibir "el mismo tratamiento" que cualquier otro negocio.

La vicealcaldesa de Madrid ha insistido en su voluntad de llegar a un acuerdo con todos los agentes afectados por la ordenanza de terrazas, pero estos no ven un verdadero comprimiso del Gobierno local a renunciar a sus pretensiones para alcanzarlo. Ya se han producido tres reuniones y las posturas siguen muy alejadas. El PSOE, antes de retirarse, apuntó que solo los hosteleros se sienten representados en el texto y Cocem cree que "hay bastante unanimidad" en que la normativa se ha diseñado "de una manera muy parcial" y "todavía no se ve claro que haya voluntad de moverse mucho del punto de partida". Los 'food trucks' no parecen, al menos por ahora, una cuestión de unión.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

8 comentarios