www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Turistas fotografiándose junto a la estatua del oso y el madroño, en la Puerta del Sol.
Ampliar
Turistas fotografiándose junto a la estatua del oso y el madroño, en la Puerta del Sol. (Foto: Carlota Cascón)

Año nuevo... Oso y Madroño nuevo

jueves 10 de enero de 2019, 08:08h
Tal día como hoy, en un frío mediodía de enero en la capital, el alcalde de Madrid, Carlos Arias Navarro, descubría el monumento del Oso y el Madroño ubicado en la Puerta del Sol. Cubierto por una gran bandera nacional, fue obra del escultor Antonio Navarro Santafé, natural de Villena, Alicante.
Al igual que 'La Sirenita' en Copenhague o el 'Niño Pis' para Bruselas, Madrid tenía la esperanza de emplazar en un lugar icónico de la Villa una escultura que fuese emblema heráldico y zoológico de la capital. A la una de la tarde y bajo el frío manto que se posaba aquellos días sobre Madrid, la Puerta del Sol se inundaba de madrileños ansiosos por apreciar el nuevo monumento del oso heráldico plantado bajo la copa de un madroño.

El encargado de correr la bandera nacional que cubría la escultura fue el alcalde de la Villa, Carlos Arias Navarro, el mismo que había encargado la elaboración de la figura al escultor Antonio Navarro Santafé, natural de la localidad alicantina de Villena.

Experto en representar animales, recibió en fechas anteriores el encargo de esculpir un oso para el Parque de Berlín. El resultado fue el gran aval para que el regidor de la ciudad le encargase primero unas figuras del oso y el madroño para regalar a autoridades visitantes. Después llegaría el encargo de la Puerta del Sol. Para ello: un periodo de tres meses y un coste de 200.000 pesetas.

Tal y como relata la crónica de la época del diario ABC, tras correr la bandera, el oso quedó a la vista de todos los presentes, tanto gente de a pie como de personalidades. Entre ellas figuraban el secretario general de la Corporación, Juan José Fernández Villa o un numeroso grupo de Amigos de la Capa, presididos por el allí presente, marqués de Valdavia. También hicieron acto de presencia, altos funcionarios municipales, poetas como José Antonio Ochaíta y otras personalidades de la actualidad madrileña de la época como Pedro Chicote.

El escultor agradeció la colocación del monumento en la Puerta del Sol y señaló que trabajó para ello "con todo entusiasmo de un hombre nacido en esta matriz hispánica que es Madrid". Constatado quedó después de seguir agradeciendo a todas las personalidades y asistentes y terminar con un orgulloso discurso: "Dios quiera, y haga, que la fierecilla y el arbolejo sean siempre ornato y orgullo de Madrid! ¡Dios quiera que el caballo de Pietro Tacca le mire con buen ojo y le dedique un celeste relincho! ¡Dios quiera que mi obra, Madroño y Oso, sean el pálpito de Madrid hecho bronce, en esta Puerta del Sol donde Don Francisco de Goya puso la sangre de la madrileñería, y donde mi corazón es hoy el primer madroño que sangra, rojo entre la nieve, su zumo de gratitud por "mi Madrid"!

Para concluir, el cronista de la Villa, Federico Carlos Sáinz de Robles, recitó unas cuartillas en las que ensalzaba la figura histórica del oso y el madroño, además de algunos capítulos históricos de la capital. Tras la lectura, según relata de nuevo ABC, la amenaza de lluvia dispersó en gran medida a los madrileños congregados. A partir de ese momento, la figura se convertiría en atractivo casi diario de todos los viandantes con los que se cruzaba.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.