www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

La reforma de Manuel Herrero Palacios en los 50 dispuso una zona verde central y dos fuentes gemelas en la Puerta del Sol
Ampliar
La reforma de Manuel Herrero Palacios en los 50 dispuso una zona verde central y dos fuentes gemelas en la Puerta del Sol (Foto: Madrid Ciudad y Patrimonio)

Las primeras fuentes gemelas de la Puerta del Sol

domingo 06 de enero de 2019, 09:00h
El 6 de enero de 1951 se inauguraron las primeras fuentes gemelas de la Puerta del Sol, diseñadas por el arquitecto Manuel Herrero Palacios y antecesoras de las que hoy se ocupan este punto neurálgico de la ciudad de Madrid.

Testigo privilegiado, cuando no protagonista, de la historia de Madrid, la Puerta del Sol ha ido cambiando su configuración y carácter con el paso del tiempo, en paralelo a la idiosincrasia de la ciudad, conviriténdose en un fiel reflejo de las corrientes arquitectónicas, las modas, el tipo de movilidad y las preocupaciones o preferencias mismas de cada época. Así, lo que empezó siendo un levísimo ensanchamiento que funcionaba, en la práctica, como una calle más del tortuoso plano de la Villa, es hoy centro neurálgico de la ciudad, con un protagonismo inequívoco en lo social, lo económico, lo cultural y lo político, sometido a varias reformas estructurales en las que ha ido ganando espacio el peatón y las nuevas formas de movilidad.

Antes de eso, cuando la Puerta del Sol aún era una céntrica rotonda abierta al tráfico rodado, el arquitecto municipal Manuel Herrero Palacios diseñó a mitad del siglo XX una de las más ambiciosas reformas de este enclave madrileño, al que dotó de una zona ajardinada central con dos fuentes gemelas. El 6 de enero de 1951, aunque la reforma aún no estaba terminada al cien por cien, se inauguraron en presencia del alcalde y otras personalidades estas fuentes, "emplazadas en el espacio verde comprendido entre las calles de le Montera y del Carmen" y que se iluminarían, "con luz indirecta, desde el anochecer hasta tas once de la noche", tal y como contaba ABC en su edición del día siguiente.

Herrero Palacios se inspiró en el barroco madrileño e incorporó elementos renovados en estas fuentes, con pilón de granito de nueve metros de diámetro y situadas a 26 metros la una de la otra. 190 orificios se encargaban de pulverizar el agua en cada una de ellas. La Puerta del Sol recuperaba así un pedazo de su pasado, marcado por la presencia de agua, especialmente gracias a la famosa Fuente de La Flor, más conocida como Fuente de Mariblanca, recordada hoy en una de las placas que indican el nombre de la plaza y que la presidió entre 1625 y 1847 (aunque la escultura que la coronaba y que le concedió su denominación popular, la Mariblanca, después de un periplo por varias localizaciones de la ciudad, terminó de nuevo en la Puerta del Sol a mitad de los ochenta).

Foto: Brian Snelson

Más de tres décadas permanecieron las fuentes de Herrero Palacios en el centro de Sol. En la reforma de 1986 se mudaron a Vallecas, al paseo de Federico García Lorca. En su lugar, se colocaron otras dos construidas por Antonio Riviere Gómez y Jaime Ortega Vidal, que se mantuvieron en el macroproyecto que cambió de arriba a abajo la Puerta del Sol entre 2004 y 2009 y permanecen hoy en la plaza.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.