www.madridiario.es
Carabante ha asegurado que no dimitirá pese a las peticiones de la oposición.
Ampliar
Carabante ha asegurado que no dimitirá pese a las peticiones de la oposición. (Foto: Kike Rincón)

Trabajo lleva a la Fiscalía su acta sobre el amianto

viernes 02 de marzo de 2018, 14:29h

La Inspección de Trabajo ha remitido a la Fiscalía su acta sobre falta de medidas adoptadas ante la exposición de los trabajadores al amianto existente en las infraestructuras de Metro, por lo que se ha suspendido temporalmente el procedimiento sancionador que conllevaba una multa de cerca de 200.000 euros. En cuanto al segundo caso, el suburbano alegará que no hay relación causal con su desempeño laboral. Además, este viernes se ha confirmado que los trenes que se vendieron a Argentina tienen amianto "encapsulado" y revisará la transacción. Con todo, el consejero delegado, Borja Carabante, ha descartado dimitir y ha negado que vaya a firmar ningún documento sobre seguridad, como le pide el sindicato de maquinistas para parar su huelga.

La Inspección de Trabajo ha remitido a la Fiscalía el acta de inspección en el que detallaba que Metro de Madrid no había tomado medidas suficientes para evitar la exposición de amianto a trabajadores y, por tanto, ha suspendido el proceso sancionador hasta que se pronuncie el Ministerio Público y la Justicia.

Así lo ha revelado el consejero delegado de Metro de Madrid, Borja Carabante, en un encuentro con los medios de comunicación para señalar que la compañía no va a presentar aún alegaciones al proceso administrativo de la sanción de 191.000 euros propuesta por Inspección de Trabajo, porque ha comunicado este departamento que ha llevado el caso a la Fiscalía para que se pronuncie si puede haber algún tipo de responsabilidad penal o civil.

"Estamos recopilando la información para las alegaciones y cuando sea requerido será aportada, pero el proceso ahora esta suspendido por la remisión a la Fiscalía", ha subrayado Carabante en su comparecencia.

Los otros casos

Por otro lado y en relación al caso de un segundo trabajador sospechoso de haber estado expuesto al amianto, el consejero delegado de Metro ha subrayado que no es un caso confirmado y que la compañía va a presentar alegaciones, previsiblemente hoy (aunque tiene de plazo hasta el martes), que no hay "relación causal" entre la presencia de amianto en Metro y esa patología.

Este empleado ha desarrollado un cáncer y ha transmitido a la Seguridad Social que tuvo exposición a amianto, por lo que este departamento ha emplazado a Metro a que se pronuncie si esa circunstancia se produjo o, en caso contrario, remita información que descarte esa hipótesis.

Esta situación, según ha subrayado el consejero delegado de Metro, no supone el reconocimiento de la enfermedad profesional (es una fase previa para determinar si merece esta condición) y, por tanto, ha señalado que hasta la fecha solo hay un caso de un empleado con ese reconocimiento.

Diferentes puestos de trabajo

Al respecto, Carabante ha señalado que Metro está revisando la vida laboral del trabajador y presentará un escrito en el que se defenderá la ausencia de relación causal con el amianto, puesto que no ha habido una exposición de forma "permanente", en caso de que se hubiera producido.

En este sentido, ha señalado que este trabajador ha estado en diferentes puestos a lo largo de su trayectoria en Metro durante un periodo "muy anterior" al año 2003, cuando ya se aplicó la prohibición y se reforzaron las medidas para evitar la exposición. Por ello, Carabante ha destacado que tampoco hubo manipulación y exposición continua a fibras de amianto.

Además, ha reclamado cautela ante la existencia de un tercer caso, que sigue sin estar confirmado.

Metro confirma que los trenes vendidos a Argentina tenían amianto

Al respecto, el consejero delegado ha indicado que los trenes del modelo 5000 que se vendieron a partir de 2011 al metropolitano de Buenos Aires (Argentina) contienen amianto "encapsulado", aunque ha detallado que esta compañía rubricó en el contrato su conformidad con el estado de los vehículos y los componentes tras las revisiones de sus técnicos.

Así lo ha indicado en relación a la polémica por la venta de estos trenes a Subterráneos de Buenos Aires S.E (SBASE), pues hay una orden del Ministerio de Presidencia de 2001 que apunta a la prohibición de la comercialización de productos con amianto y las críticas de los grupos de la oposición en la Asamblea al respecto.

Por su parte, el suburbano argentino decidió retirar trenes de este modelo de forma temporal y emplazó a Metro de Madrid que confirmara si había presencia de amianto en estos vehículos, dado que en el país sudamericano está prohibido también este material.

Carabante ha insistido en que Metro está revisando todo el procedimiento para tratar de confirmar que se hizo adecuadamente o, si por el contrario, se produjo algún error en esta operación, si bien ha subrayado que esta transacción aprobada por la dirección del suburbano en 2011 contaba con informes jurídicos y técnicos favorables. Además, ha indicado que la compañía está en contacto con el metropolitano de Buenos Aires para informarles de ese proceso de verificación y se ha pedido a los fabricantes de los modelos cuestionados para que les remitan información de todos los componentes y "dónde estaba ese amianto".

"En su derecho de desconfiar"

A su vez, ha subrayado que existe amianto "encapsulado" en esos trenes que se vendieron y entiende ahora que Metro de Buenos Aires "esté en su derecho de desconfiar", aunque ha señalado que técnicos de esta compañía realizaron pruebas durante muchos meses a este modelo para determinar su buen estado.

A la pregunta de si el metropolitano de la capital de Argentina conocía que había amianto en esos trenes, Carabante ha señalado que no lo puede afirmar con exactitud y ha detallado que sí sabían las especificaciones técnicas de estos aparatos. "No puede descartar que haya habido un error y es lo que estamos viendo", ha remachado.

El suburbano madrileño traspasó 24 trenes a Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado de la gama 5000 en 2011, a los que se unieron 12 más en el año 2012. Una operación que reportó más de cuatro millones de euros a la compañía.

No dimitirá

Por último, Carabante ha asegurado que no piensa dimitir por la polémica, com ohan solicitado CCOO y el sindicato de Maquinistas del suburbano, así como el grupo parlamentario de Podemos en la Asamblea.

"No voy a dimitir en ningún caso, creo que las cosas se están haciendo bien, creo que las cosas se hacen correctamente en Metro y estamos trabajando para hacer el mejor servicio público posible y garantizar la seguridad de los viajeros y evitar riesgos a los trabajadores", ha asegurado Carabante.

Por otro lado y en referencia a los paros convocados para marzo por el sindicato de Maquinistas, considera que esta organización está haciendo un "uso político" del derecho a huelga y cree que esta movilización debe tener un motivo "laboral", algo que no aprecia en este caso.

Sobre la propuesta que ofrece el sindicato de desconvocar los paros si rubrica un documento que se le ha ofrecido en el que se hace responsable de que las instalaciones son seguras para usuarios y trabajadores, Carabante ha subrayado que se garantiza la seguridad en la red de Metro pero que él no va a firmar ese escrito porque no es un técnico experto en la materia y, en consecuencia, no puede "certificar nada".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.