www.madridiario.es
Cartel puesto por Metro en un cuarto de la estación de Canillejas que ha sido clausurado hace dos días por la posible presencia de amianto.
Ampliar
Cartel puesto por Metro en un cuarto de la estación de Canillejas que ha sido clausurado hace dos días por la posible presencia de amianto. (Foto: MDO)

Los vigilantes de la Línea 5, expuestos al amianto hasta hace dos días pese a las garantías de Carabante

jueves 22 de marzo de 2018, 07:41h
Metro de Madrid cerró hace varios días por la existencia de amianto dos habitaciones que los vigilantes del suburbano utilizaban como vestidores: uno situado en Canillejas y otro, en Torre Arias. La clausura de estos cuartos, probada por la imagen que publica Madridiario, desmiente las 'garantías' que dio Borja Carabante, consejero delegado del suburbano, cuando aseguró que en las obras de la Línea 5 se había retirado el amianto de dichas estaciones. Fuentes de Metro confirman esta información pero recuerdan que la presencia de amianto "ni es peligrosa ni está prohibida".

La estación de Canillejas sigue dándole dolores de cabeza a la dirección de Metro. Si el cáncer detectado a un trabajador se debió a la exposición prolongada al amianto en los talleres de dicha estación, ahora se conoce que todavía quedan restos de este material en la misma. Todo, pese a que la Línea 5 fue reformada el pasado verano.

Así lo confirman unas imágenes a las que ha tenido acceso Madridiario, en las que se muestra un cartel situado en un cuarto de la estación avisando de la posible existencia de este material cancerígeno. La habitación, que se usaba como vestuario de vigilantes, se cerró hace unos días.

Este hecho, que no es aislado puesto que también existe un cuarto así en Torre Arias, desmiente al consejero delegado de Metro, Borja Carabante, que aseguró hace un mes que en las obras de la Línea 5 del pasado verano -incluidas en el plan de modernización de la red de Metro- se desamiantaron Canillejas, Torre Arias y Suances.

Por su parte, fuentes de Metro explican que en las obras que se hicieron se retiró el amianto de "bóvedas, pasillos y vestíbulos" pero reconocen la existencia de estos cuartos en ambas estaciones. Aun así, se apresuran en recordar que el usuario no tiene acceso a los mismos y que "la simple presencia de amianto ni es peligrosa ni está prohibida": "Si el amianto fuera peligroso muchos edificios de Madrid estarían cerrados".

Metro rechazó en octubre crear una comisión que constituyó hace una semana

La del desamiantado total de la Línea 5 no es la primera contradicción en la que ha incurrido el consejero delegado de Metro, Borja Carabante. El 14 de marzo se constituyó una comisión para seguir el desamiantado del suburbano. Entre sus objetivos está informar sobre los protocolos seguidos con los trabajadores, hacer un mapa de lugares donde existe este material cancerígeno actualmente o acordar los plazos del desamiantado.

La comisión la han firmado las cabezas de cuatro sindicatos -entre ellos UGT-, pero en el documento que la constituye no figura la firma ni de los representantes del Sindicato de Maquinistas ni de los de Comisiones Obreras.

El SCMM, que ha pedido en varias ocasiones la dimisión de Carabante, rechazó formar parte de la misma hasta que el suburbano no le remitiese más información, como el acta de infracción de la Inspección de trabajo, las empresas que han realizado "alguna obra", la previsión de presupuesto ante posibles sanciones o las actuaciones tomadas desde 2002.

Por su parte, CCOO no firmará el documento porque considera la comisión "propaganda política". En declaraciones a Madridiario, Juan Carlos de la Cruz, secretario general del sindicato en Metro, explica que es "un lavado de cara" de Carabante, que la ha creado "por capricho". Los argumentos esgrimidos desde Comisiones se centran en que esta comisión le quita competencias al Comité de Seguridad y Salud, antiguo Comité de Seguridad e Higiene: "La solución no es crear una, dos o veinte comisiones".

En este sentido, Metro de Madrid parecía coincidir con ellos hasta hace unos días. Por lo menos, así figura en un escrito que fue enviado por Pilar García Carbonell, jefa de División de Recursos Humanos de la empresa pública, para responder en octubre del pasado año a la petición de Comisiones Obreras de crear un grupo de trabajo que tratase el desamiantado. En la carta, García, en nombre de Metro, lo rechaza pero se muestra dispuesta a negociar esta posibilidad. Aunque, eso sí, expone que no hace falta porque el tema del amianto ya se trataba "semanalmente" en el "foro competente" -el Comité de Seguridad y Salud-.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.