www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Hotel Ritz
Ampliar
Hotel Ritz (Foto: Juan Luis Jaén)

El Hotel Ritz, testigo de la historia de Madrid

lunes 02 de octubre de 2017, 09:09h

El Hotel Ritz de Madrid abrió sus puertas por primera vez el 2 de octubre de 1910. Desde entonces, se ha convertido en un referente de la vida social y cultural de la ciudad. La lista de ilustres visitantes es interminable y su historia está salpicada de anécdotas y curiosidades. Desde el 2 de octubre de 2010 es considerado un hotel centenario en Madrid.

Ubicado en el número cinco de la Plaza de la Lealtad, en el distrito de Retiro, el Hotel Ritz disfruta de una ubicación privilegiada muy cerca del Museo del Prado y el Thyssen-Bormenisza. Fue inaugurado por el rey Alfonso XIII un 2 de octubre de 1910 a imagen y semejanza de los otros Ritz de París y Londes, quien pensó que en la capital no existía un establecimiento hotelero de estas características que permitiese recibir a la realeza europea y otros visitantes ilustres. El mismo Rey aportó parte del capital, junto a otros personajes de la sociedad madrileña, y encargó a la Ritz Development Company su construcción, siendo diseñado bajo la supervisión personal del famoso hotelero César Ritz, de quien adoptó el nombre.

Lo cierto es que algunos políticos de la época mostraron una fuerte oposición al proyecto. Uno de ellos fue el concejal del Ayuntamiento de Madrid Francisco Largo Caballero. Alegó que la altura del edificio proyectado no era la permitida por las leyes de urbanismo estipuladas para esta zona. Pero a pesar de estas reticencias, el edificio se hizo realidad.

El suntuoso edificio fue proyectado en 1908 por el arquitecto francés Charles Frédéric Mewes y construido en el periodo (1908-1910) bajo la dirección del español Luis de Landecho. La decoración fue una de las más famosas en la época. En la Real Fábrica de Tapices se tejieron alfombras exclusivas para el hotel, la mantelería fue encargada a firmas irlandesas, el mobiliario fue obra de Lissarraga y Sobrinos, la vajilla de Limoges y la cubertería de plata inglesa de la casa The Goldsmiths -15.000 piezas de cubertería de plata y 750 en oro puro-. Con esta decoración y detalles, todo estaba preparado para ese gran día de 1910. Tras su inauguración, el Hotel Ritz no tardó en convertirse en uno de los referentes de la vida social y cultural de Madrid. A día de hoy, se trata de un edificio de seis plantas con fachadas sencillas de estilo afrancesado que cuenta con 137 habitaciones y 30 suites, cada una de ellas decorada de manera personal, salones y jardín, y las salas recuerdan a la Belle Epoque, por su decoración con columnas.

El hotel ha pasado por distintos avatares en su dilatada historia, momentos de declive y cambios de propietario. En la actualidad, el hotel es gestionado por la exclusiva cadena Mandarin Oriental Hotel Group que cuenta con hoteles de lujo por todo el mundo.

El 2 de octubre de 2010 fue una fecha clave para el Hotel Ritz. Un centenario que se celebró por todo lo alto con un extenso programa de actividades centradas en la gastronomía, la música y el arte.

Visitas y anécdotas

Durante los más de cien años del conocido hotel se han sucedido innumerables anécdotas y visitas de personajes históricos: desde Ernest Hemingway a Gracia de Mónaco y Rainiero (que celebraron su luna de miel en una suite del Ritz), o estrellas del cine y la música como Ava Gardner, Michelle Pfeiffer, Madonna y Duran Duran, entre otros muchos. Pero el mundo artístico no tuvo fácil acceder al hotel en tiempos pasados. Al parecer existía la regla de no admitir artistas ni toreros, como ocurrió en los años 50 con el actor James Stewart. Aunque en principio fue rechazada su solicitud de alojamiento, cuando enseñó su placa de coronel y dijo que venía en calidad de militar del Ejército Estadounidense, tuvo que ser readmitido. Sin embargo, otros actores como Fernando Fernán Gómez y Sara Montiel no disfrutaron de esa buena suerte y tuvieron que buscar otro establecimiento.

Entre otras de las curiosidades, existía una leyenda sobre un código interno entre los empleados del hotel a la hora de seleccionar a sus potenciales clientes y sugerirles su estancia en el Palace si no cumplían el perfil adecuado para alojarse en el Ritz. A este código se le denominó con las siglas: NTR (No Tipo Ritz). Unas reglas que se cumplieron durante la época de Georges Marquet Delina (hijo del fundador) y tras él, lo estricto de su selección se hizo leyenda.

Las normas de etiqueta en el vestir de los clientes también fueron famosas: los hombres no podían entrar sin vestir corbata y las mujeres sin pantalones -hasta 1975 que se cambió el reglamento-.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.