www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Plaza de Oriente y Palacio Real vistos desde el Teatro Real.
Ampliar
Plaza de Oriente y Palacio Real vistos desde el Teatro Real. (Foto: Kike Rincón)

El legado de José Bonaparte como rey de España

domingo 08 de octubre de 2017, 09:00h
El siglo XIX dejó grandes monumentos en la capital, siendo uno de ellos la monumental plaza de Oriente, cuyo proyecto de construcción, planeado por José Bonaparte, pasó por las manos de varios arquitectos hasta aprobarse la Real Orden que permitía a Narciso Pascual y Colomer llevar a cabo su plan el 8 de octubre de 1844.

El Palacio Real es, sin duda, uno de los edificios más importantes que pueden encontrarse en Madrid. Construido en el siglo XVIII, se encuentra rodeado de diferentes monumentos arquitectónicos que se funden con él, creando un conjunto turístico que traslada al visitante hasta el Madrid más regio.

Uno de estos acompañantes del palacio es la plaza de Oriente. Llamada así por situarse al este del palacio, esta plaza pasó por diversos proyectos de construcción hasta que el 8 de octubre de 1844, se aprobó la Real Orden que permitía realizar el proyecto del arquitecto Narciso Pascual y Colomer.

El capricho de Pepe Botella

Ya a comienzos del siglo XIX, cuando José Bonaparte pasó a ser el rey de España, este trasladó a la ciudad su obsesión por las plazas y quiso iniciar el primer proyecto de la plaza de Oriente, convirtiéndola en un trozo de París y uniéndola a través de una gran avenida con la Puerta del Sol. ‘Pepe Botella’ o ‘Pepe Plazuelas’, como era conocido, mandó derruir el conjunto de casas cercanas al palacio y encargó el proyecto a Isidro González Velázquez.

El arquitecto diseñó una gran plaza en forma circular unida por una galería de columnas, enfrentando el palacio con el teatro Coliseo. A su vez, la plaza estaría rodeada por edificaciones uniformes de dos plantas –la inferior, con un pórtico de orden dórico griego, destinada a tiendas y cafés, y la superior para viviendas de empleados de la Casa Real–, rematadas en sus extremos por sendas rotondas. En el centro de la plaza ajardinada se colocaría un templete neoclásico. González Velázquez consideraba este proyecto su obra maestra, pero nunca llegó a ver la luz.

Otros arquitectos como Francisco Javier de Mariátegui, Custodio Teodoro Moreno, Juan Merlo Fransoy, Fernando Gutiérrez y Juan de Ribera Piferrer presentaron también sus proyectos, pero el definitivo fue el diseño de Narciso Pascual y Colomer en 1844.

El arquitecto valenciano diseñó la plaza tal y como se ve ahora, rectangular de cabecera curvada, cerrada por dos manzanas simétricas situadas una a cada lado del Teatro Real. En el mismo año se colocó en el centro la estatua ecuestre de Felipe IV y en 1851 comenzaron a construirse los edificios de viviendas del contorno de la plaza.

Jardines y estatuas como complemento

Además de la estatua de Felipe IV, otras veinte completan el conjunto escultórico de la plaza, cinco estatuas de reyes visigodos y quince de monarcas anteriores a la reconquista. Estas esculturas se hicieron para la decoración de la cornisa del Palacio Real y posteriormente, se decidió colocarlas en la plaza.

Aparte, varios jardines la rodean. En el lado norte, delante del Real Monasterio de la Encarnación, están los denominados jardines del Cabo; en el lado sur podemos disfrutar de los Jardines de Lepanto, y en el centro de la plaza, los jardines centrales, lugares idóneos para pasear y descubrir otra cara más de las miles que tiene Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • El legado de José Bonaparte como rey de España

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    6867 | Luis Martínez - 09/10/2017 @ 15:23:44 (GMT+1)
    Dos precisiones Isidro González Velázquez recibió su encargo de Fernando VII Silvestre Pérez y Juan de Villanueva desarrollaron los planes de José Bonaparte. Narciso Pascual y Colomer era madrileño.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.