www.madridiario.es
Cristina Cifuentes
Ampliar
Cristina Cifuentes (Foto: Escuelas Católicas de Madrid)

Cristina Cifuentes: "Mi objetivo principal ha sido hacer que la educación de calidad pueda llegar a más personas"

miércoles 02 de noviembre de 2016, 13:31h
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, lleva un año y medio en el cargo y desde el principio apostó por llegar a un acuerdo para mejorar la educación. En esta entrevista concedida a la revista de Escuelas Católicas de Madrid, Cifuentes explica los avances de las negociaciones y sus objetivos para la educación madrileña.

Septiembre de 2016: primer curso político superado. ¡Y a por el segundo! ¿Nos puede hacer una valoración de la gestión de su gobierno desde el punto de vista educativo? ¿Qué le ha reportado mayor satisfacción durante estos meses? ¿Y las "asignaturas pendientes", si las hubiere?

Ha sido un curso muy intenso, creo que hemos podido progresar en muchos aspectos, pero si me pregunta por algo que me genere mayor satisfacción personal, sin duda me quedaría con todas aquellas medidas que han supuesto avanzar en la igualdad de oportunidades: desde el incremento récord en becas hasta los 101 millones de euros, al aumento de recursos para garantizar la educación inclusiva, con más centros, aulas y docentes para alumnos con Trastornos Generales del Desarrollo y en particular para aquellos con Trastornos del Espectro Autista. En la misma línea, hemos hecho un esfuerzo especial para que etapas no obligatorias, como la primera etapa infantil de 0 a 3 años y la Universidad, estén al alcance de más personas, mediante la bajada de tasas y de nuevas convocatorias de ayudas. En definitiva, mi objetivo principal ha sido hacer que la educación de calidad pueda llegar a más personas.

Y la prueba es que en lo que llevamos de legislatura el Gobierno regional ha dedicado 116,5 millones de euros a nuevos equipamientos escolares, o a la rehabilitación o ampliación de los existentes. Iniciamos el curso pasado con 9 nuevos colegios públicos y ampliamos 29 centros. Este curso abrimos 5 centros y ampliamos 30; con ellos tendremos 7.325 plazas más. En total son casi 15.000 plazas nuevas en dos años. Y al mismo tiempo, hemos convocado 1.500 plazas de profesores en estos dos cursos. En todo caso, en el ámbito educativo siempre puede haber una “asignatura pendiente”, porque siempre se puede aspirar a más. Mi compromiso, por tanto, es seguir por el mismo camino y con el mayor nivel de consenso posible.

¿Y para este recién comenzado 16/17 qué retos educativos tiene? Aparte del Acuerdo por la Transformación de la Educación del que luego hablaremos, ¿algún reto en particular que quepa destacar?

El Acuerdo por la Transformación Educativa sin duda es esencial, porque, más allá de lo significativo que resulta que alcancemos un consenso para mejorar la educación, contiene medidas importantes que nos proponemos desarrollar en los próximos cursos, como la extensión del bilingüismo a la etapa infantil, o la puesta en marcha de un programa de Centros de Actuación Preferente, por citar solo dos de ellas. Otro reto es avanzar también en la prevención y lucha contra el acoso escolar, para lo que ya iniciamos el curso pasado una estrategia con distintas medidas; habrá que ver cómo se desarrollan y seguir trabajando junto con los centros, los docentes y las familias.

También antes de que acabe el año vamos a presentar la Ley del Espacio Madrileño de Educación Superior, que permitirá establecer un sistema de financiación estable para nuestras Universidades. Como le decía antes, siempre habrá retos, hay mucho trabajo por delante, pero yo creo que vamos en la buena dirección.

Los equilibrios políticos de la región añaden complejidad a la labor de gobierno… ¿En qué medida el apoyo imprescindible de Ciudadanos ha condicionado hasta la fecha su política educativa?

Con Ciudadanos alcanzamos un acuerdo de investidura que es público y que contiene una serie de medidas que se van cumpliendo a buen ritmo. Ese acuerdo, que es conforme a todos los principios del Partido Popular en el ámbito educativo, yo lo asumí como programa propio de Gobierno, de forma voluntaria y porque creo que contiene iniciativas muy positivas, como el aumento de recursos para las necesidades educativas especiales. Yo creo que en la acción política cualquier colaboración con otros, no sólo con Ciudadanos, y no sólo con otros partidos, es muy positiva, y de ahí que hayamos buscado activamente el diálogo y el consenso. Por ejemplo, en el ámbito educativo hemos alcanzado importantes acuerdos con los sindicatos. Todo acuerdo significa ceder en algo, pero una vez que se alcanza no debe vivirse como un condicionante, sino como el éxito que supone unir voluntades con un fin común.



Una muy fácil, presidenta, ¿para usted es posible la calidad sin equidad? Y en la misma línea, ¿cree usted posible la calidad sin libertad?

La calidad educativa sin equidad es posible, pero no debería ser el objetivo de ningún gobierno, y desde luego no lo es del mío. Tampoco, desde luego, concibo la equidad como sacrificio de la calidad. Creo que hay que hacer compatibles ambos objetivos. Respecto a la libertad, creo que ésta tiene un efecto muy directo en la calidad, y lo comprobamos cada vez que se dan mayores cotas de autonomía a los centros.

Por lo tanto, hablemos de calidad, equidad y libertad. ¿Sería posible alcanzar estos objetivos sin la presencia de la escuela concertada? ¿Qué papel reconoce usted y su gobierno a la concertada respecto de la pública? ¿El de ser subsidiario de ésta o el de complementarla?

Nuestro modelo educativo apuesta con claridad por mejorar la calidad de la educación pública y por garantizar la libertad de elección de las familias mediante el sostenimiento con fondos públicos de los centros concertados. Tengo la convicción de que todas las familias quieren lo mejor para sus hijos, y considero que mi deber es garantizar ese derecho de elección, sin entrar en disquisiciones de por qué cada familia elige una u otra opción, uno u otro centro.

Háblenos de la concertada. ¿Qué es la concertada para usted? ¿Qué papel y valoración reconoce a nuestro sector en general? ¿Y a nuestras escuelas católicas en particular?

Pues, en la línea de lo anterior, creo que los proyectos de enseñanza concertada cumplen un papel fundamental a la hora de garantizar que las familias puedan elegir de acuerdo a sus convicciones, que es un derecho reconocido en la Constitución. No podríamos hablar de libertad si no hubiera una oferta diversa entre la cual elegir.

Durante estos años se ha hablado mucho de recortes en la pública, pero también los hubo en la concertada... Y grandes además. Prevé usted la recuperación en materia de módulo de conciertos, salarios del profesorado, orientación educativa... ¿Y alguna palabra para los conciertos de FP de Grado Superior, retirados por el anterior gobierno en 2013? ¿Alguna posibilidad de recuperación?

Por supuesto, es innegable que la terrible crisis que ha vivido nuestro país ha afectado a todos los sectores y a todas las familias, a todos, empezando por las Administraciones Públicas, que han tenido que hacer más con menos. Precisamente por eso los esfuerzos del Gobierno en materia educativa se han centrado especialmente, como le decía al principio, en garantizar la igualdad de oportunidades, en bajar tasas y aumentar becas, en conseguir que las ayudas de comedor lleguen a más familias, o que ningún joven que quiera ir a la Universidad deje de hacerlo por motivos económicos. Respecto a la FP de Grado superior, estamos ya entablando conversaciones de cara a establecer convenios con centros privados para contribuir a financiar determinadas titulaciones. Pronto podremos dar más detalles al respecto, pero nuestra intención es que los primeros vean ya la luz lo antes posible.

Y no podríamos acabar sin el tema del momento: la negociación del llamado Acuerdo por la Transformación de la Educación. Con la mano en el corazón, ¿prevé, tiene esperanzas fundadas de que lo suscriba la comunidad educativa? ¿Y los grupos políticos?

Es que en realidad podríamos decir que la comunidad educativa ya lo ha suscrito, en el sentido de que el acuerdo contiene sus demandas y sus iniciativas. Mire, éste es un proyecto en el que llevamos más de un año trabajando; aunque la iniciativa de impulsarlo partió del Gobierno regional, las 93 iniciativas que contiene el texto actual proceden todas de la comunidad educativa, representada en el Consejo Escolar, en cuyo seno se ha llevado a cabo todo el proceso. En los debates que han dado lugar a las propuestas han participado docentes, sindicatos, expertos, representantes de las familias y cualquiera con un papel en el ámbito educativo. Por ejemplo, cuando se debatieron los temas de acoso participaron expertos de la Policía Nacional. Ha estado presente el CERMI para cuestiones de educación inclusiva. En suma, ha sido un proceso abierto, participativo y sumamente enriquecedor.

Y respecto a los grupos políticos, la verdad es que sí, que tengo confianza en que aportarán su visión y se sumarán al proyecto. Al fin y al cabo, ¿quién va a estar en contra de mejorar las condiciones laborales de los profesores interinos, de impulsar programas voluntarios para mejorar el desempeño de centros situados en entornos desfavorecidos, de extender el bilingüismo a la educación infantil? Creo que cualquiera que eche un vistazo a las propuestas del acuerdo se dará cuenta de que quien lo rechace tendrá que explicar por qué y no lo tendrá fácil, porque son demandas de la comunidad educativa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios