www.madridiario.es
    27 de septiembre de 2020

manifestaciones

La Comunidad de Madrid fue la segunda comunidad autónoma en la que más multas se impusieron en manifestaciones, con 389, según las estadísticas facilitadas por el Gobierno español al portavoz del PSOE en la Comisión de Interior del Congreso, Antonio Trevín.

La Comunidad de Madrid acogerá los próximos días una decena de manifestaciones o concentraciones en homenaje a la II República española y para pedir la tercera, coincidiendo el lunes el aniversario de su proclamación en 1931.

La delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha pedido este sábado que la "saquen de esas quinielas" para ocupar puestos distintos al actual, porque está "muy satisfecha" con las responsabilidades que ejerce actualmente. Además, ha hecho hincapié en que los incidentes violentos en las manifestaciones son "hechos excepcionales", ya que "solamente en ocho ocasiones ha tenido que intervenir la Policía con material antidisturbios" en el total de 7.773 manifestaciones que han tenido lugar en la región entre 2012 y 2013.

El director general del Cuerpo Nacional de Policía, Ignacio Cosidó, ha asegurado que la Policía "no va a tolerar ninguna expresión de violencia" en las calles y para ello ha indicado que actuará "con toda la firmeza que permite el estado de derecho para hacer frente a cualquier grupo extremista, radical o violento que pretenda perturbar la paz social, la libertad o los derechos de los ciudadanos".

La propuesta de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, de crear lugares específicos de manifestación en las grandes ciudades, conocidos vulgarmente como "manifestódromos", no ha calado en el seno del Ejecutivo. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, afirmó que el Gobierno "no ha reclamado ninguna posición jurídica ni se trabaja en ese sentido".

Acaba de ser reelegido presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) y está dispuesto a seguir defendiendo los intereses de los vecinos de Madrid. Nacho Murgui visita la Terraza de Gran Vía para analizar con Constantino Mediavilla las difíciles relaciones entre gobernantes y gobernados, entre vecinos y políticos, y su labor para que los madrileños puedan hacerse oír.

La Comunidad de Madrid solicitó hace unos días a la Delegación del Gobierno que no permitiera manifestaciones diarias en la Puerta del Sol porque "causan notables perjuicios a comerciantes, a turistas, a trabajadores". El secretario general de UGT Madrid, José Ricardo Martínez, ha recordado este lunes que Sol "es un altavoz" y es "lógico" que las protestas terminen allí. No obstante, ha abierto la puerta a desplazar algunas a la plaza de Cibeles.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha considerado este jueves que la catalogación como Bien de Interés Cultural (BIC) de la Puerta del Sol podría ser un elemento determinante para modular el número de manifestaciones convocadas en ese punto de la ciudad, habida cuenta del debate generado por la petición de la Comunidad de Madrid.

Continúa la polémica por si es excesivo o no el número de concentraciones que se suceden en la Puerta del Sol. Los restaurantes de la zona este miércoles han dicho que pierden de media un 20 por ciento de clientes los días que hay manifestación, según los datos aportados este martes en el encuentro entre el presidente de la Federación de Comerciantes del Centro de Madrid, Florencio Delgado, y el consejero de Presidencia, Justicia y portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria.

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha admitido este lunes que con la ley actual es "prácticamente imposible" que su departamento o el Ministerio del Interior dicte cuál será el lugar donde se celebren las distintas manifestaciones que se convocan.

Madrid se ha convertido este fin de semana en escenario de un buen número de protestas. La marea blanca volvió a la calle este domingo, la primera manifestación que se produce tras el anuncio del Gobierno regional de suspender la privatización sanitaria. Los moteros también participaron en una marcha reivindicando la retirada de los guardarraíles y los trabajadores de Iberian Partners, el embotellador único de Coca-Cola en España, se manifestaron el sábado en contra del Expediente de Regulación de Empleo (ERE). La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y la Plataforma de Afectados por la Vivienda Pública y Social y la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), los vigilantes de seguridad y las prostitutas también se han concentrado en las calles madrileñas.

La Comunidad de Madrid ha solicitado a la Delegación del Gobierno y al Ministerio del interior que valore la acumulación de manifestaciones en la Puerta del Sol porque "causan notables perjuicios a comerciantes, a turistas, a trabajadores", según ha indicado el portavoz del Gobierno regional Salvador Victoria. La Constitución consagra este derecho y solo prevé su prohibición en caso de alteración del orden público.

En la Comunidad de Madrid se produjeron 7.773 manifestaciones entre 2012 (3.419) y 2013 (4.354), que suponen una media de once diarias y son 600 más que en los cinco años precedentes, cuando hubo 7.082, según datos de la Delegación del Gobierno. Para Cristina Cifuentes la actuación policial en todas ellas, "con carácter general fue impecable", aunque reconoce que "sin duda puede haber comportamientos mejorables". Según ha dicho, las críticas a la utilización de la violencia por parte de los agentes vienen "de uno y otro lado", pues hay quien la considera "excesiva" y hay quien le pide que sea "más contundente": "En el punto intermedio está la virtud".

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes ha informado este viernes que durante este año, en la región, se han celebrado más de 4.000 manifestaciones, frente a las 3.419 de 2012. Sin embargo, ha señalado que sólo en siete de ellas, es decir, un 0,2 por ciento, se utilizó material antidisturbios, "una cantidad muy pequeña, prácticamente irrelevante".

El número de manifestaciones registradas en lo que va de este año en Madrid ha aumentado y se acerca ya a las 3.419 de todo 2012, con 2.933, frente a las 1.751 de los primeros siete meses del año pasado, según datos de la Delegación del Gobierno.