25 de septiembre de 2020, 0:18:19
Política


Ruiz Escudero achaca las manifestaciones al "hartazgo" de los madrileños

Continúan las protestas en Núñez de Balboa

Por MDO/E.P.


El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha sostenido que las manifestaciones que se están produciendo en la capital, como las de la calle Núñez de Balboa, recogen el "hartazgo" de los madrileños con el Gobierno y cree que no se van a poder contener.

Un día después de que el Ejecutivo haya negado por segunda vez el paso a Madrid a la fase 1 de la desescalada, en una entrevista en la Cadena Cope, el consejero ha incidido en que los ciudadanos "no entienden" que se tome una decisión excediendo "de lo estrictamente necesario".

"Esta decisión con absoluta seguridad se toma fuera de lo que quiere el Ministerio de Sanidad", ha dicho, al tiempo que ha censurado el "castigo" que se le impone a Madrid.

A su parecer, esas manifestaciones "recogen todo eso", sumado a que los madrileños llevan mucho tiempo confinados, saben lo que se ha sufrido con esta pandemia y lo que han pasado.

"Quieren volver a la actividad de forma responsable y con toda la seguridad del mundo", ha apuntado. Según Escudero, están concentraciones, "por desgracia", van a ir "a más". En este punto, le ha pedido a los madrileños que las hagan con toda la seguridad, manteniendo las distancias y protegidos. "Es algo que no se va a poder contener", ha manifestado.

Una protesta sin aglomeración

La protesta vecinal en la zona de Núñez de Balboa continuó este viernes, aunque se evitaron las imágenes de aglomeración de personas de otros días ante la fuerte presencia policial y la lluvia que cayó en la ciudad sobre las 21:00.

En esta ocasión, al menos diez lecheras de la Policía Nacional se desplegaron en la zona durante la tarde e impidieron a los vecinos que invadieran la calzada, con llamamientos por megafonía para que los congregados no permanecieran parados y mantuvieran la distancia recomendada entre ellos.

Como viene siendo habitual, los ciudadanos salen en la misma zona de Núñez de Balboa, entre las calles Ramón de la Cruz y Ayala, para manifestarse en contra de la gestión del Gobierno de Pedro Sánchez frente al coronavirus.

A diferencia de otras noches, los protestantes estuvieron en permanente movimiento por las aceras, tras las recomendaciones de los agentes policiales que estaban allí presentes, y se evitaron concentraciones de personas, tal y como sí ocurrió en días anteriores. Esto provocó la dispersión de los manifestantes por las calles colindantes. Desde los balcones y las ventanas, además, sonaron caceroladas como respuesta crítica a la política del Ejecutivo central.

Entre tanto, una persona pronunció un discurso con un megáfono en el que recalcaba que España era el "país del mundo con más sanitarios contagiados". "A los muertos, nunca os olvidaremos. Para recordaros, protestaremos todos los días", afirmó, quien también animó al resto del país a manifestarse "con mascarilla, con la distancia de seguridad y siempre dentro de la legalidad". Finalmente, terminó con un "venceremos", el grito de "viva España" y el aplauso de los asistentes.

Esta protesta colectiva, como la definieron los vecinos, se replicó en otras zonas de Madrid como Chamartín, Mirasierra, Montecarlo o Aravaca, ninguna de las cuales contó con autorización por parte de la Delegación del Gobierno. En la calle Ferraz, lugar donde se encuentra la sede del PSOE, también aparecieron manifestantes mostrando su queja contra el Gobierno, aunque el número fue reducido.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es