www.madridiario.es
    15 de diciembre de 2018

Lime

El servicio de patinetes eléctricos compartidos sin estaciones fijas, Lime, ya ha retirado su flota de la vía pública tal y como le requirió el Ayuntamiento de Madrid. El objetivo de la compañía es cumplir con las demandas del Gobierno municipal para volver a prestar servicio "a todos los madrileños lo antes posible", según asegura la empresa en un comunicado.

El plazo dado por el Ayuntamiento para que las tres empresas a las que se ha denegado la solicitud retiren sus patinetes eléctricos de las calles de Madrid termina el próximo martes. Si realizan de nuevo los trámites y cumplen los requisitos, podrán volver a operar pasada la primera quincena de enero.

Lime, VOI y Wind tendrán que retirar sus patinetes eléctricos de las calles de Madrid en un plazo de 72 horas después de que el Ayuntamiento haya denegado sus solicitudes de autorización. El motivo: no han determinado en sus apps dónde pueden los clientes empezar y terminar el viaje, adecuándose a la nueva normativa. Las empresas podrán volver a realizar la solicitud si subsanan esta carencia.

Del verde al rojo y de Lime a VOI. Apenas dos días después de que el Pleno aprobara la Ordenanza de Movilidad Sostenible, la ciudad de Madrid recibió una nueva 'hornada' de patinetes eléctricos de alquiler.

El Ayuntamiento de Madrid se ha propuesto acotar el mercado del sharing de los patinetes eléctricos y acabar con el limbo legal en el que se encuentran: en la nueva Ordenanza de Movilidad se prevé limitar su utilización a las calles de la zona 30 y exigir a las empresas que hagan negocio con ellos una licencia municipal.
  • 1