www.madridiario.es

CURSO ESCOLAR 2021/2022

La pérdida de grupos y docentes el próximo curso alerta a los sindicatos
Ampliar
(Foto: Pixabay)

La pérdida de grupos y docentes alerta a los sindicatos: más de 250 familias afectadas en Leganés

lunes 05 de abril de 2021, 07:41h

Tras las vacaciones de Semana Santa, los centros educativos comienzan a planificar cómo será el curso que viene. La primera fecha está marcada en el calendario el día 8 de abril, cuando comenzará el proceso de admisión. Para ello, los centros ya han recibido una "cifra provisional", defienden desde la Consejería, del número de plazas y grupos con los que contará cada uno de los colegios e institutos de la región en el curso 2021/2022. Unas cifras que, según denuncian desde Comisiones Obreras tras analizar casi el 50 por ciento de los institutos de la región, supondría eliminar cerca de 4.900 grupos creados este curso para reducir ratios y conseguir mantener las medidas de seguridad en las clases y que se unen a otras 114 aulas que, según CCOO, "se suprimen sin ninguna explicación".

En concreto, según estima la secretaria general de la Federación de Enseñanza de CCOO Madrid, Isabel Galvín, con la propuesta que ha llegado a los centros de la región se perderían "más grupos de los que había antes de la pandemia sin la bajada de ratios". Calcula que en comparación con el curso 2019/2020 se estarían eliminando más de cien grupos, aspecto que fuentes de la Consejería de Educación rechazan al explicar que lo que se ha mandado es una cifra sobre la que se va a trabajar y que se ha realizado mediante "los datos demográficos proporcionados por los ayuntamientos que sirven de base para el proceso de admisión y que se modifica acorde a las peticiones y a las necesidades reales de los centros".

Esta reducción de la oferta de plazas públicas, denuncian desde Comisiones Obreras, limita la libertad de las familias de elegir centro, "y es parte de la estrategia de este Gobierno para trasvasar todas esas plazas a una educación concertada", en la que los convenios se revisan cada cuatro años y no cada año como ocurre en la enseñanza pública.

Además, la Consejería, responsable titular de los centros públicos, realiza -en palabras de Galvín- el ajuste de plazas públicas antes de iniciar el proceso de escolarización, "por lo que no sabemos cuál es la demanda de las familias que no pueden elegir todas las plazas públicas y ya se encuentran que cierran unidades". Para la sindicalista, que ve que estos recortes se producen sobre todo en los cursos de inicio de etapa educativa, el proceso debería ser al revés: "Se tendría que abrir el proceso y en función de la demanda de las familias se ajusta la oferta de plazas". De esta forma, justifica, "se abrirían más aulas donde existe más demanda".

El 94% obtuvieron el centro solicitado en primera opción

Sin embargo, desde la Consejería niegan que se prive a las familias de elegir centro apoyándose en datos del curso pasado, cuando el 94 por ciento de los alumnos obtuvieron el centro solicitado en primera opción y en este curso 2020/2021, el número de alumnos en la escuela pública ha crecido un 2 por ciento, por encima de la concertada (0,7 por ciento) y la privada (0,3).

No obstante, un ejemplo de estos recortes de cara al próximo curso se vive, denuncian, en Leganés. En esta localidad, con la propuesta de la Consejería, quedan suprimidos diez grupos, un cierre de aulas que afectará a 250 familias. En concreto, según Galvín, se elimina un grupo de infantil de 3 años en el CEIP Miguel Hernández, otro en Aben Hazam y un tercer grupo 2 en el CEIP Victor Pradera, a pesar de que el número de menores censados es "muy similar al de años pasados".

Pero desde la Consejería, preguntados por este caso concreto, aseguran que es una crítica habitual todos los años pero que "no se sustenta cuando finaliza el proceso de admisión y se constatan las cifras oficiales". Señalan, además, que el saldo global del número de grupos que se ofertan en el conjunto de la región en centros públicos siempre es "positivo", con más aumentos que descensos de unidades, ya que el número de alumnos sigue creciendo durante los últimos años.

Más de 5.000 docentes menos

Pero la reducción de grupos conllevaría al consiguiente recorte de plantilla. En total, según datos del sindicato, se verían afectados más de 5.500 puestos docentes -179 por "supresiones" y otros 5.600 "por pérdida de aulas Covid"- que "han garantizado unas aulas seguras durante la pandemia" y a los que habría que sumar los 1.117 refuerzos Covid que ya se eliminaron el diciembre pasado. Lo cierto es que fue Madrid, como afirma Galvín, quien más amplió la plantilla de profesores para garantizar la seguridad en las aulas. En total, según datos de la Consejería de Educación, este curso se ha realizado "la mayor movilización de recursos de la historia", con 11.000 docentes más y 345 millones de euros de gasto extra.

Para el año que viene, a pesar de las cifras "provisionales" del número de grupos que ha mandado la Consejería a los centros, aún no se conoce el número de profesores que habrá en los centros públicos de la región. Preguntado a la Consejería sobre las estimaciones que manejan defienden que quedan cinco meses para septiembre y por tanto no se puede "precisar". Eso sí, apuntan: "No se escatimarán gastos ni personales ni materiales para garantizar el cumplimiento de las distancias de seguridad impuestas", aunque no aclaran si seguirán los refuerzos Covid contratados para este curso.

Con estos profesores fue posible reducir el número de alumnos por aula, la tan conocida ratio. Sin embargo, los planes de la Consejería, según Galvín, y en contra del compromiso de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, pasan por volver a subir las ratios, incluso sin tener en cuenta la situación sanitaria que habrá a partir de septiembre, aspecto sobre el que Madridiario no ha recibido respuesta por parte de la Consejería, que afirma. "No podemos conocer cómo será la situación sanitaria en el inicio del curso y qué recursos habrá que poner en marcha".

"Es precipitado y un error desmantelar la bajada de ratios"

"El mantener la bajada de ratios lo consideramos una prioridad porque ha demostrado que, aparte de ser una medida de seguridad, existe una posibilidad de atender mucho mejor al alumnado", continúa Galvín al justificar que el haber tenido un mayor número de aulas y menos alumnos en cada una de ellas ha permitido a los jóvenes conseguir una evolución educativa "muy positiva" en cuanto a aprobados y resultados. Por ello, considera "precipitado" y un "error" desmantelar este sistema: "Es el camino por el que no hay que ir".

En la actualidad, según establece el Ministerio de Educación la ratio nacional es de 25 alumnos en los cursos de primaria y en los de la Educación Secundaria Obligatoria. Y aunque Madrid, tras una intensa negociación con los sindicatos y una amenaza de huelga, rebajó las ratios para este curso. Según Galvín: "La Comunidad se sitúa a la cola de España en materia de ratios", por lo que pide que se involucre el Ministerio de Educación para desarrollar una normativa de ratios aplicable en todas las regiones."Lo vemos totalmente factible, más cuando van a llegar fondos europeos para Educación".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios