www.madridiario.es
Empieza un curso aún marcado por el Covid-19 y con polémica sobre ratios y profesores
Ampliar
(Foto: Chema Barroso)

Empieza un curso aún marcado por el Covid-19 y con polémica sobre ratios y profesores

Los alumnos de Primaria vuelven a las aulas

Por Teresa Aísa Gasca
martes 07 de septiembre de 2021, 11:30h

Volver a empezar... otra vez, como cantaba el tradicional anuncio de la televisión. El nuevo curso escolar ya está aquí y con él los madrugones, los almuerzos, el forro de los libros y la compra de lápices, entre un sinfín de tareas que los padres conocen ya a la perfección y que, por mucho que las han aplazado durante el mes de agosto, son ya impostergables.

A partir de este lunes 6 de septiembre, y hasta el miércoles 9 del mismo mes, los menores madrileños en edad escolar irán paulatinamente regresando a las aulas para encarar el nuevo periodo lectivo. Como ya sucedió el pasado año, las medidas de seguridad y protocolos contra la propagación del Covid-19 marcan nuevas normas para los alumnos, que tendrán que volver a llevar consigo en todo momento las mascarillas y mantener la distancia mínima de seguridad.

Tal y como pactaron el pasado 25 de agosto durante la última Conferencia Sectorial de Educación los representantes de la comunidades autónomas españolas y la nueva ministra de Educación y FP, Pilar Alegría, en el ámbito educativo este curso 2021/2022 se mantiene la presencialidad en todas las etapas y niveles: “La presencialidad se ha mostrado como una herramienta absolutamente necesaria para mejorar la equidad en el entorno educativo", dijo Alegría al tiempo que recalcó que este año se intentará abarcar la presencialidad para "todas las etapas y cursos".

Pero además, continúan vigentes la obligatoriedad de mascarilla a partir de los 6 años, el cumplimiento de la distancia interpersonal de seguridad -de 1,5 metros o de 1,2 metros en escenarios de baja incidencia-, así como el establecimiento de los denominados 'grupos burbuja' y demás medidas sanitarias, como llevar a cabo una ventilación periódica de los espacios o la limpieza y desinfección de instalaciones. Se trata de un protocolo más laxo que el del pasado curso, cuando todavía no se había iniciado la estrategia de vacunación y de inmunización de la sociedad.

Y es que, en palabras de la ministra Alegría, el nuevo curso escolar cuenta con una “herramienta fundamental” para su buen desarrollo, que no es otra que la estrategia de vacunación. Todas las comunidades autónomas están actualmente vacunando a los jóvenes mayores de 12 años, al mismo tiempo que "prácticamente" -según la ministra- el cien por ciento de los docentes cuenta con la pauta completa. En este sentido, la Comunidad de Madrid estima tener a un 85 por ciento de los adolescentes de 12 a 19 años con, al menos, una dosis cuando arranque el curso escolar. En la franja de 12 a 15 años, la cifra podría aumentar hasta un 95 por ciento.

Por otra parte, y a pesar de que van a mantenerse algunas normas pensadas para evitar la propagación del coronavirus en los centros educativos -como el mantenimiento de los 'grupos burbuja' en las etapas de Infantil, Primaria y Educación especial o la persistencia de la figura de los coordinadores Covid-, en la región este curso vuelven a aplicarse algunos parámetros prepandémicos que han hecho aflorar las críticas de sindicatos y asociaciones de padres.

Críticas ante la negativa de reducir las ratios

Tanto para los sindicatos Comisiones Obreras (CCOO) y Unión General de Trabajadoras y Trabajadores (UGT), así como para la Federación de Asociaciones de Padres y Madres (FAPA) del alumnado Francisco Giner de los Ríos, es fundamental que “se mantenga lo que ha demostrado este curso que funciona”, que no es otra cosa que la reducción de ratios a un máximo de 20 alumnos.

Si bien es una demanda de largo recorrido en la región, la presencia del virus obligó en septiembre de 2020 a la aplicación de estas ratios para poder garantizar la distancia de seguridad entre los estudiantes en el aula y, en voz de las entidades mencionadas, se ha demostrado no solo su eficacia en lo que a prevención de contagios se refiere, sino también en que mejora de la calidad de la enseñanza.

"Está demostrada la efectividad de las ratios más bajas: el alumnado aprende más, mejoran las perspectivas de futuro académico del alumnado, aumentando la probabilidad de graduarse en Bachillerato y de acceso a la universidad", asegura a este diario la secretaria de Enseñanza UGT Madrid, Teresa Jusdado. Pero además así lo reflejan también los datos de la Asociación de Directores de Instituto, que mostraban que los alumnos de primero y segundo de la ESO terminaron el segundo trimestre del curso covid con un 90 por ciento de éxito, un dato que contrasta con el de hace dos años, que se situaba en un 75 por ciento.

A pesar de todo, y aunque la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, prometió mantener la bajada de ratios, el Gobierno regional ha decidido volver a los niveles de hace dos años. El consejero de Educación, Enrique Ossorio, ve "absolutamente imposible" mantener las ratios de la pandemia dada la inversión que habría que realizar en infraestructuras, tal y como lo aseguró en un Pleno de la Asamblea en el mes de junio cuando alegó que "disminuir en cinco alumnos la ratio por aula en todas las etapas educativas supone un gasto de recursos humanos de 700 millones de euros anuales, y ese no es el principal problema. El principal problema es que habría que adaptar todas las infraestructuras".

No obstante, puso en valor que Madrid fuera la autonomía que más esfuerzo hizo para afrontar la pandemia en las aulas -400 millones de euros de inversión, 10.600 contrataciones y 7.500 nuevos espacios-, una política que Isabel Galvín, secretaria de Educación de CCOO Madrid, reconoce y por la que no entiende que para este próximo curso no se vuelva a realizar y tanto Ossorio como Ayuso se conformen con la "mediocridad" en la Educación y no lideren en este ámbito frente a otras regiones como sí pretenden hacer con otras cuestiones.

"Madrid fue una comunidad que tuvo el refuerzo de plantilla a la cabeza de toda España", explica Galvín al criticar las palabras en las que el consejero se mostró optimista con el desarrollo del nuevo curso escolar al afirmar que "todo indica que saldrá bien". Pero desde CCOO ven que el consejero es "optimista" porque sabe lo que ha conseguido el sistema educativo con el esfuerzo de los profesionales y del alumnado. No obstante, y según la de CCOO, Ossorio "quiere que este próximo curso sea un éxito, pero quiere que sigamos esforzándonos los profesores, los equipos directivos, las familias y el alumnado".

Pero es que con esta regresión en la reducción de ratios, explica asimismo Jusdado, Madrid volverá a tener las ratios más altas de todo el Estado, lo que hará más complicado mantener las medidas interpersonales de seguridad en los centros. Este curso la distancia de seguridad en las aulas ya no se establece de 1,5 metros de separación entre personas, sino que baja a 1,2 metros, en parte como consecuencia del aumento de los alumnos por clase y la falta de profesores de refuerzo. "Esta distancia en la mayor parte de los casos no se podrá cumplir", denuncia Jusdado, que critica el "desinterés del gobierno regional en incrementar la inversión en materia educativa".

Aumento de la oferta pública, profesores de refuerzo y aulas para alumnos con trastornos

Por otro lado, la Comunidad de Madrid va a aumentar la oferta educativa pública con la creación de 10.220 plazas escolares y una inversión de 126,7 millones en 39 obras, que se desarrollarán en 38 colegios e institutos hasta septiembre de 2022. Como el propio Ossorio anunció hace unas semanas, ya se están ultimando las obras de "15 colegios públicos e institutos en 11 municipios de la región que refuerzan la libertad de elección de las familias madrileñas".

Al mismo tiempo, este curso las comunidades autónomas contratarán profesores de refuerzo por la situación derivada de la pandemia, representando en el caso de la Comunidad de Madrid “el mayor plan de refuerzo escolar de la historia" de la región con la contratación temporal y extraordinaria de 2.931 profesionales.

En el ámbito público, en Infantil, Primaria y Educación Especial se incorporarán cerca de 700 docentes y profesionales más a los colegios públicos. En Secundaria, FP y Régimen Especial, el incremento alcanzará los 1.421 profesionales, entre los que se encuentran más de 600 profesores. Y otros 630 profesores realizarán funciones de apoyo y refuerzo en ESO y Bachillerato en Matemáticas, Lengua y Literatura y 400 personas de administración y servicios.

En el caso de los centros educativos concertados de la región, la Comunidad de Madrid anunció antes del verano que se va a reforzar la contratación con 411 docentes y nuevos orientadores en Primaria que permitirán tener un orientador por cada centro.

De la misma manera, la Comunidad de Madrid va a incrementar en 65 el número de aulas para alumnos con Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD) hasta un total de 648, un crecimiento del 9,6 por ciento respecto al curso anterior. Se trata de un refuerzo en el que el Gobierno regional ha invertido más de 46 millones de euros destinados a la financiación de 1.300 profesionales que llevarán a cabo este servicio. También cabe destacar la incorporación de 465 docentes de Audición y Lenguaje (AL) y Pedagogía Terapéutica (PT).

Además, el Gobierno destinará 160 millones de euros a becas y ayudas al estudio, con el fin de poder alcanzar a cerca de 600.000 beneficiarios. La mayor partida irá destinada al Programa de préstamo gratuito de libros ACCEDE, que en su tercer curso de implantación universal, prevé más de 39 millones de euros de inversión y puede alcanzar a cerca de 400.000 familias.

Sin embargo, estos refuerzos son “insuficientes” para los sindicatos y asociaciones de padres, quienes ponen el foco en los efectos secundarios que la pandemia ha generado en los alumnos en materia de salud mental y el bienestar emocional. En este sentido, Galvín, que ve a los menores afectados y que es un tema clave de cara al próximo curso, considera insuficiente el refuerzo de la plantilla de orientadores realizado por la Comunidad de Madrid.

"Estamos pidiendo la figura de un segundo orientador en cada centro porque lo que nos transmiten los equipos directivos es que están pensando en contratar de sus propios fondos psicólogos ante la necesidad que existe", dice la de CCOO al valorar de manera positiva, a pesar de todo, la creación por parte de la Consejería de 13 equipos de orientación nuevos.

El inicio del curso en cifras

En el curso 2021/22, el 95,8 por ciento de las familias madrileñas han obtenido plaza en el centro elegido como primera opción. El año escolar dará comienzo con un total de 1.234.099 alumnos, lo que supone un crecimiento de 11.145 (+0,9 por ciento). De ellos, el 54,6 por ciento acudirán a centros públicos, el 29,5 por ciento, a concertados, y el 15,6 por ciento, a privados.

La etapa que más crece es FP, que vuelve a lograr un récord de matriculados con 136.802, al sumar otros 7.431 (+5,7 por ciento). En esta modalidad, destaca Grado Medio con 49.027 alumnos, frente a los 46.642 del curso pasado (+5,1 por ciento y +2.385) y Grado Superior, con 71.081 estudiantes en comparación con los 75.511 del curso 2020/21 (+6,2 por ciento y +4.430).También aumenta el número de matriculados en Bachillerato, con cerca de 5.000 alumnos de subida (+4,5 por ciento), hasta alcanzar los 115.009.

Por su parte, en Educación Secundaria Obligatoria habrá 296.806, lo que supone una subida de 6.122 alumnos (+2,1 por ciento), mientras que otros 1.450 (+1.383 y +4,8 por ciento) estarán matriculados en programas profesionales.

Mientras, en el 2º ciclo de Infantil (3 a 6 años de edad) se produce un descenso de 6.805 alumnos (-3,6 por ciento) hasta los 179.904, una reducción que también se registra en Primaria (-0,2 por ciento), con un total de 421.968 estudiantes (-1.034). En cuanto al 1º ciclo de Educación Infantil (0-3 años), la Comunidad prevé una ligera subida de alumnos de un 0,5 por ciento (+347), hasta los 76.468.

En esta etapa se prevé que la tasa de escolarización pase del 45,9 por ciento al 48,8 por ciento, gracias a un incremento del 1,4 por ciento en centros públicos, en los que desde hace tres años la escolarización es gratuita, y a la subida de las partidas para becas de Educación Infantil en centros privados autorizados.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios