www.madridiario.es
Unos ánades en medio de la laguna de El Campillo.
Ampliar
Unos ánades en medio de la laguna de El Campillo. (Foto: Kike Rincón)

La Comunidad limitará los usos públicos de los humedales

jueves 09 de enero de 2020, 07:00h

Como ya hiciera el pasado año, la Comunidad de Madrid ha centrado parte de su política de medio ambiente en el cuidado y ampliación de los humedales existentes en la región, un total de 23 enclaves catalogados.

Esta semana, con la llegada de 2020, la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, con Paloma Martín a la cabeza, ha presentado a la Comisión Jurídica Asesora de la Comunidad de Madrid el nuevo Plan de Actuación de Humedales, un documento con el que se pretende garantizar e incrementar la conservación de espacios y cuya aprobación y puesta en marcha dependen de dicha institución.

Los humedales son ecosistemas valiosos, de elevada riqueza natural, que actúan como refugio de la biodiversidad, de la fauna y la flora y que tienen un papel destacado tanto en el ciclo del agua como en las condiciones climáticas locales, ya que ayudan a regenerar el aire. La necesidad de agua para completar múltiples procesos biológicos o para que se puedan dar cita una amplia variedad de especies de fauna y flora hacen que estos sean esenciales para periodos reproductivos de invernada de aves o de resguardo y descanso.

Además, dichos lugares cuentan con un importante valor paisajístico y cultural y, al tratarse de ecosistemas muy sensibles y vulnerables, es necesario protegerlos de manera especial, indican desde la Comunidad. Es por ello que la consejera ha retomado el Plan Integral de recuperación y conservación de los ríos y humedales que puso en marcha en noviembre de 2015 la expresidenta Cristina Cifuentes y que según asociaciones ecologistas “quedó en nada”.

Esta estrategia está siendo ahora ampliada y revisada por la Consejería de Medio Ambiente, y es aquí donde se enmarca el Plan de Actuación de Humedales, a día de hoy en proceso de valoración jurídica. “Estimamos que el informe pueda tardar un par de semanas en gestionarse, esperamos que no haya que hacer correcciones pero si hay que hacerlas se harán, y una vez hechas podrá ponerse en marcha. Esperamos que en cosa de un mes esté todo listo”, indica a Madridiario el Director General de Biodiversidad y Recursos Naturales de la Comunidad de Madrid, Luis del Olmo.

De ir todo como está previsto, este modelo “estrategico” estará dotado con más de 11 millones de euros para su ejecución -prevista para 10 años aproximadamente- la cual se centrará de manera importante en la restricción de los usos públicos. “Se trata de territorios muy pequeños, encharcables y con pequeñas lagunas, por lo que la tendencia va a ser que el uso público sea mínimo”, indica Del Olmo, que añade que “no obstante, sí estará permitido el acceso para temas de carácter científico”.

No se va a permitir, por ejemplo, la entrada para hacer deporte o bañarse, introducir embarcaciones en el agua o vehículos en el terreno, hacer fuego, acampadas...”, explica el director. Asimismo, está previsto que se tengan en cuenta las actividades que se realizan en los terrenos próximos o aledaños a los humedales, los cuales pueden acoger tareas agrícolas o ganaderas, entre otras, que en algunos casos pueden interferir en la conservación de dichos ecosistemas.

En cualquier caso, explica Del Olmo, esta normativa será correspondientemente indicada en las zonas próximas a estos espacios mediante cartelería y señalización, como ya puede verse en los humedales catalogados que se encuentran dentro de áreas protegidas. Estos, de hecho, ya cuentan con una regulación de usos públicos dependiente de la institución encargada del cuidado y preservación de dichos parques o espacios, como pueden ser los del Parque Natural de Peñalara, el Parque Nacional Sierra de Guadarrama o el Parque Regional del Sureste.

“El Plan prevé que los que a día de hoy no están sujetos a una regulación en cuanto a usos públicos lo estén a través de una normativa de carácter general, mientras que los que ya lo están seguirán siendo conservados y cuidados conforme a las normas que ya han sido establecidas”, explica Del Olmo. En definitiva, desde la Comunidad se pretende que todos los humedales cuenten con un reglamento de usos públicos que favorezca su cuidado y conservación.

Más allá de los usos públicos

Por otro lado, la actuación pasará por ofrecer una gestión homogénea y determinar las actuaciones que se realizarán en cada espacio concreto, entre ellas la ampliación y conocimiento sobre los valores ambientales de los humedales para mejorar su protección y su estado de conservación, así como la reconexión de sus cursos de agua cercanos, como ríos, charcas o arroyos. En esa línea, también se realizará un seguimiento de la calidad de sus aguas, indican desde el Gobierno.

Parte del conocimiento que quiere difundirse sobre estos espacios pasa por el campo educativo y de la interpretación del medio natural, un terreno en el que estas zonas húmedas se presentan como elementos visitables, de disfrute y de conocimiento, facilitando y poniendo en valor este capital natural de la Comunidad de Madrid.

También destacan las actuaciones en materia de biodiversidad, el seguimiento y la detección de especies invasoras y el cuidado de la población de peces y vegetación autóctonas, así como la limpieza y retirada periódica de residuos, la ejecución de obras de restauración y mejora de hábitat y la realización de campañas de información y divulgación ambiental y de sus valores sociales.

Por último, el documento recoge una serie de medidas específicas de intervención entre las que se incluye la adecuación de los límites cartográficos de los humedales catalogados.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios