www.madridiario.es
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a las puertas de la Plaza de Toros de Las Ventas
Ampliar
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a las puertas de la Plaza de Toros de Las Ventas (Foto: Comunidad de Madrid)

Madrid, la región con más ayudas a la tauromaquia

Por Alejandro Navas
miércoles 12 de enero de 2022, 07:36h

Desde que Isabel Díaz Ayuso gobierna, Madrid se ha convertido en la región más amable con la tauromaquia. El apoyo al sector del Ejecutivo regional, con la presidenta a la cabeza, es total y en multitud de ocasiones lo ha demostrado mediante palabras y hechos. Desde 2019, la Comunidad de Madrid ha aumentado las ayudas a los criadores del toro bravo llegando a invertir en 2021 unos seis millones de euros, cifra que supera a la de cualquier otra administración regional en España.

Por todo el país se reparten unas 650 explotaciones ganaderas del toro de lidia. Andalucía concentra la mayor parte, unas 235, seguida de Castilla y León, con casi 170 fincas dedicadas a este tipo de reses, además de otras regiones como la Comunidad Valenciana, en la que hay algo más de 130. En Madrid, en cambio, el número de explotaciones dedicadas a este sector no alcanza los 70, con una cabaña de más de 13.000 animales.

En el capítulo de ayudas dedicadas a paliar los efectos económicos de la pandemia, cada administración regional ha obrado de forma independiente. Así, el Gobierno andaluz ha lanzado una línea de ayuda de cuatro millones para todos sus ganaderos, mientras que la Junta de Castilla y León ha creado otra de 3,2 millones. De esta forma, la Comunidad de Madrid invierte un 33 por ciento más que Andalucía en estas subvenciones aún teniendo una cantidad de explotaciones ganaderas de toros de lidia tres veces menor que esta.

Sin embargo, estas ayudas madrileñas no solo se diferencian por la cuantía total, también son diferentes por su alcance y por sus requisitos. En Madrid, se subvenciona con 500 euros a cada vaca madre mayor de 18 meses, con un límite por beneficiario de 100.000 euros. En cambio, en Andalucía se otorgan 250 euros por cada vaca madre que tenga más de tres años y medio, con el mismo límite de 100.000 euros por ganadero. El criterio andaluz es similar al del resto de comunidades autónomas que ofrecen ayudas, hecho que refuerza a Madrid como la región que más facilidades en este sentido da al sector.

Los ganaderos, “contentísimos”

Una de las casi 70 explotaciones ganaderas que existen en la Comunidad de Madrid la gestiona Belén Ortega, que es además secretaria y fundadora de la Asociación de Ganaderos de Madrid. En su finca tienen unas 200 madres, además de otras 500 reses bravas, y desde que estalló la pandemia su situación ha sido muy complicada. Asegura que los ingresos desaparecieron a finales de 2019, ya que en los últimos trimestres de cada año los festejos taurinos se suelen reducir al mínimo.

"Puede que seamos los más afectados por la pandemia"

“Nosotros, como ganaderos de lidia, puede que seamos el sector que más afectado se ha visto por la pandemia”, explica esta empresaria que recuerda que los animales no entienden de cuarentenas o de estados de alarma porque necesitan ser alimentados cada día. El coste del mantenimiento durante el 2020 fue asumido por los ganaderos, que no ingresaron nada por los festejos taurinos y que si facturaron algo fue porque destinaron sus reses para el consumo de su carne, un fin muy diferente al usual.

Relata Ortega que 2021 ha sido también malo aunque con cierta mejoría porque consiguió facturar “el 10 por ciento de lo habitual” en los festejos, un porcentaje que se explica por las restricciones sanitarias en cuanto a los espectáculos públicos y a los aforos. Cada ganadero ha actuado como ha creído conveniente pero todos, “unos antes y otros después” han tenido que ir al matadero, detalla.

En este contexto, hace poco más de un año Belén Ortega junto a varias decenas de ganaderos madrileños decidieron reunirse por primera vez para organizarse y pedir información a la Comunidad de Madrid sobre las posibles ayudas disponibles. Los contactos con el Ejecutivo madrileño y la Consejería de Medio Ambiente fueron fluidos y gratos según esta ganadera, que encontró en los funcionarios de la administración regional a un equipo solícito y “entregado en la ayuda”.

“Han hecho todo lo que han podido y más”, cuenta Ortega que asegura que gracias a la flexibilidad y colaboración de estos profesionales las ayudas de 500 euros por cada madre brava han llegado a una inmensa mayoría de ganaderos madrileños.

En esta misma línea se expresan desde la Unión de Criadores de Toros de Lidia, una de las mayores asociaciones a nivel nacional del sector. Para Lucía Martín, directora de comunicación y relaciones institucionales de la UCTL, la Comunidad Madrid ha sido “pionera en una línea de ayudas al bravo medioambiental porque ha sabido hacer la lectura necesaria de los ganaderos especialmente en un momento tan delicado como el que ha estado atravesando el sector”, en referencia no solo a la parte económica sino al mensaje que el Gobierno regional ha transmitido: los ganaderos son actores fundamentales en la conservación del medio ambiente.

La cantera y la afición

El estado de salud de la afición taurina española en general y madrileña en particular es un valor difícil de medir y más teniendo en cuenta las restricciones de aforos y de eventos públicos debidas a la pandemia. Según fuentes cercanas a la plaza de toros de Las Ventas, la afluencia a eventos taurinos durante el 2021 ha sido del 85 por ciento de media, una cifra reseñable teniendo en cuenta que el aforo en esta plaza ha estado limitado a la mitad durante casi todo el año, unas 11.899 personas como máximo. Sin embargo, no existen los suficientes datos contrastables en cuanto a la afluencia de público como para determinar ninguna conclusión ya que otro elemento fundamental en este aspecto son las peñas taurinas y sus componentes, de los cuales, tampoco existe la suficiente información.

Dejando al público a un lado, otro elemento importante en este sentido son los centros de formación y los alumnos dedicados a aprender el toreo. En la Comunidad de Madrid existen seis escuelas de tauromaquia privadas y una pública. La pública se llama Escuela de Tauromaquia José Cubero ‘Yiyo’ y se encuentra en la Venta del Batán, dentro de la Casa de Campo. Esta escuela reabrió el pasado 16 de diciembre, después de pasar por Las Ventas y después de ser recuperada por el Ayuntamiento de José Luis Martínez Almeida, tras el cierre que ordenó la exalcaldesa Manuela Carmena en 2016.

En la actualidad, 67 alumnos se forman allí para la lidia. De ellos, cuatro son mujeres y las edades oscilan entre los ocho y los 22 años. Los conocimientos que se imparten son teórico-prácticos y la exigencia física es muy alta ya que un torero, según fuentes cercanas, “es un deportista de élite”. Respecto a la demanda de esta formación, añaden estas mismas voces que nunca se ha dado el caso de que algún interesado se haya quedado fuera por falta de plazas.

Además de esta escuela de toreo, en la región existen otras seis, siendo algunas de las más importante la Escuela de Tauromaquia de Arganda del Rey Fundación El Juli, la Escuela de Tauromaquia Navas del Rey, la Escuela Taurina de Colmenar Viejo Miguel Cancela o la Escuela Taurina de Anchuelo, entre otras.

El toro “desaparecerá”, dicen los antitaurinos

La Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal es un colectivo que defiende la abolición del toreo en todas sus formas porque entienden que es una tradición arcaica que atenta contra la vida de estos animales. Según su presidente, José Enrique Zaldívar, la lidia “desaparecerá de forma lenta pero desaparecerá tarde o temprano” por diferentes motivos. Por un lado, señala Zaldívar al escaso rendimiento económico que suponen los festejos taurinos de forma privada y asegura que la tauromaquia “no sobreviviría sin dinero público”. Para sostener esta idea, se basa en los escasos beneficios de las explotaciones ganaderas del toro bravo y en la afluencia de público.

"Si no van las primeras figuras, apenas hay público"

“Si no van las primeras figuras, apenas hay público en las plazas”, dictamina el presidente de AVATMA que señala, a su juicio, un problema a medio y largo plazo: la falta de relevo generacional entre los toreros a los que denomina como “maltratadores de toros”. Aquí, apunta a un dato económico que señala como cierto, “la tauromaquia supone el 0,125 del PIB español”, una cifra que no se actualiza desde 2017, cuando la Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos fijó en el 0,36 por ciento el peso de este sector en el Producto Interior Bruto nacional.

Para Zaldívar, es claro que en España el Gobierno regional que más énfasis pone en la defensa de la tauromaquia es la Comunidad de Madrid y su presidenta aunque discrepa sobre sus motivaciones: “Esto ya no se trata de defender una tradición o una identidad española, creemos que hay intereses ocultos, no lo sabemos”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

14 comentarios