www.madridiario.es
El Capricho, declarado Bien de Interés Cultural, es de gestión municipal desde 1974.
Ampliar
El Capricho, declarado Bien de Interés Cultural, es de gestión municipal desde 1974. (Foto: Ayuntamiento de Madrid)

Lista de "despropósitos" en las obras del Palacio de El Capricho: "No se respeta su condición de Bien de Interés Cultural"

martes 08 de mayo de 2018, 07:39h

Con Ahora Madrid en el Gobierno de la capital no solo cambia la Gran Vía y, con ella, la fisonomía y la forma de moverse por la ciudad. A unos kilómetros del centro, en el distrito de Barajas, El Capricho está siendo sometido a una profunda remodelación. Tan profunda que los expertos advierten: uno de los nueve jardines BIC de la capital sufre unas obras que consideran que no solo dañan en parte un lugar histórico, sino que, incluso, vulneran la ley.

En El Capricho nada es casual. Ni siquiera su nombre. Para entender la importancia, la riqueza, el patrimonio y la Historia que engloba hay que viajar hasta finales del siglo XVIII: sobre otro ya existente, a modo de ampliación, el Palacio fue construido entre 1783 y 1798 como casa de campo de los IX duques de Osuna. Su impulsora fue, precisamente, María Josefa de Pimentel, condesa-duquesa de Benavente y duquesa de Osuna a raíz de su boda con Pedro Téllez-Girón. Estamos, pues, ante una de las grandes fortunas de la época... y El Capricho fue su capricho. Su villa de recreo, su lugar de asueto, su residencia de campo. Con su palacio y sus jardines.

Remontamos hasta el siglo XX. Tras varios avatares históricos, el Ayuntamiento de Madrid asume la gestión de la propiedad en 1974. Es decir, desde entonces el conjunto de El Capricho es de titularidad municipal. Abierto parcialmente al público en 1978, el recinto está declarado Bien de Interés Cultural (BIC). Localizado en el barrio de Alameda de Osuna, en el distrito de Barajas, el parque abre sábados, domingos y festivos: sus paisajes son únicos; no son pocos los que lo consideran, incluso, el parque más bonito de Madrid. Otro dato refuerza estos 'piropos': es jardín histórico-artístico desde 1934.

Una de sus 'enamoradas' es Manuela Carmena, que lo visitó durante su primer verano como regidora. Entonces, agosto de 2015, decidió que, más allá de la Gran Vía, en El Capricho luciría una de las 'joyas' de su mandato: a kilómetros del centro también se reflejaría su paso por la Alcaldía. Un proyecto con una doble vertiente: por un lado, impulsar su atractivo turístico; por otro, poner en valor la figura de la duquesa de Osuna.

Casi un año después, el 11 de mayo de 2016, el Ayuntamiento y el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) publican las bases del concurso para optar a la realización de un proyecto de obras de rehabilitación y museográfico en el Palacio El Capricho. En julio de ese mismo año se conoce el trabajo ganador, 'Entre-luces'. El 5 de octubre de 2017, la Junta de Gobierno aprueba el presupuesto para las obras (4.319.629 €) y marca el calendario: comienzo el 1 de marzo de 2018 y 12 meses para la ejecución. Es decir, si se cumplen los plazos, el 'nuevo Capricho' estará terminado en marzo de 2019.

De Palacio a sala polivalente

Los trabajos ya han comenzado, y eso significa que, en lo que concierne al Palacio, "el cuerpo central va a ser vaciado, es decir, desaparecerá, ya que van a destruir muros y arcos originales", advierte la arquitecta María Isabel Pérez Hernández a Madridiario. Se refiere a lo que en la memoria del proyecto viene definido como "la creación de un gran espacio en doble altura, que dilate las dimensiones de la Sala de Países extendiéndola a todo el nuevo espacio", donde está previsto que se proyecten "en grandes dimensiones las pinturas de Goya que en su día se exponían" en El Capricho.

Además, y siempre según el texto, "la sala puede acoger también otros actos o eventos, como conciertos de música del XVIII y representaciones teatrales". Es decir, lo que hoy es un palacio protegido se plantea como un "gran espacio polivalente", según los autores de su futuro diseño. Una intervención que conlleva la pérdida de las dos habitaciones en las que, por encargo de la duquesa, colgaron varios Goyas a finales del siglo XVIII.

Infografía que recrea la estancia principal del 'nuevo' Palacio de El Capricho. Foto: CUArquitectos


"No nos explicamos cómo la Comunidad ha autorizado al Ayuntamiento este proyecto"

La Asociación Cultural de Amigos de El Capricho recuerda que el Palacio, en el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM), tiene el máximo nivel de protección (1 singular). "Si seguimos la normativa vigente, la obra no respeta el PGOUM y las normas subsidiarias", sostiene la experta, que recuerda que "en espacios con dicho grado de catalogación solo se pueden hacer labores de restauración y mantenimiento". El Palacio está reconocido como un Bien de Interés Cultural y se está actuando en él como si no fuera tal, estiman desde la Asociación Cultural de Amigos de El Capricho, que añaden: "No nos explicamos cómo la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid ha autorizado al Ayuntamiento este proyecto, no podemos explicarnos quién y por qué ha autorizado esto". Porque, efectivamente, la obra, que depende del Consistorio, tiene el visto bueno del Gobierno regional.

De la superficie al subsuelo... por allí también van a pasar la piqueta y los cascos de obra: "Si esto sigue adelante, se van a alterar los sótanos, incluido uno donde se conservan tinajas empotradas, y una galería de escape construida durante la Guerra Civil", narra Pérez, que explica que "todo eso está en perfecto estado; solo habría que limpiarlo". Por esos rincones, donde ahora aún descansa la Historia, "tienen previsto meter los cableados de las instalaciones". No solo eso: "También se van a destruir los viajes de agua del siglo XVIII que abastecían el Palacio".


"Invasión" en uno de los jardines más antiguos

La lista de "despropósitos" que Pérez relata a Madridiario no acaba ahí. La siguiente queja lleva al exterior, al Jardín de la Fuente de las Ranas, uno de los más antiguos de El Capricho. Allí se va a situar una caseta destinada a instalaciones, como una bomba de calor o un centro de transformación, algo considerado "una invasión que, además de generar un gran impacto visual, ruido y calor, rompe la perspectiva del Palacio".

Desde la Asociación Cultural de Amigos de El Capricho hablan de "intervención degradante": "Lo que quieren poner ocupa unos 50 metros cuadrados; imagínate un artefacto así en ese jardín...". Si por los históricos sótanos pasarán cables, el preciado Jardín de las Ranas albergará 'las tripas' de El Capricho. Una actuación que, además, se traducirá en daños en la vegetación. No solo la citada organización se posiciona en contra; Barajas BIC o la Asociación Alameda de Osuna 2000 también han mostrado su preocupación.

Exterior del Palacio de El Capricho. Foto: Ayuntamiento de Madrid


"Estas obras no son legales porque incumplen el PGOUM"

Los 'gritos' lanzados desde el distrito de Barajas se han escuchado en la calle Mayor: el concejal Sergio Brabezo, responsable de Medio Ambiente y Movilidad de Cs en el Ayuntamiento de Madrid, trasladó el asunto a la última comisión del ramo, celebrada el 18 de abril. El edil naranja aprovechó su intervención para recordar al equipo municipal que "un 10 por ciento del arbolado de El Capricho es todavía original". A renglón seguido observó que "la remodelación está dañando una parte del jardín muy concreta", el Jardín de la Fuente de las Ranas, utilizado "como trastero" para la instalación de "una caseta de hormigón prefabricado para poner una bomba de calor y unos transformadores eléctricos".

Brabezo fue más allá: "Las propias obras están dañando los jardines, ya que han talado parte del arbolado y han eliminado parte del jardín". Un aviso que encontró respuesta en Beatriz García San Gabino, directora general de Agua y Zonas Verdes del Ejecutivo local: "Toda actividad en el jardín, toda aquella actividad que afecte a las zonas verdes y al arbolado es visada y autorizada por los competentes, que es esta Dirección General. Y en ningún caso se ha autorizado ninguna actividad que pudiera dañar al mismo".

"Que paren y recapaciten"

La explicación no convence a los expertos. Por muchos permisos que tengan para actuar en el jardín, se tenía que haber respetado la legislación vigente, opinan desde la Asociación, que afirman que los implicados "deberían rectificar". "Si siguen adelante", dicen, "El Capricho dejará de ser un palacio y se habrán cargado una parte importante del patrimonio".

"Sobre si es bonito o feo se puede opinar, pero que es un BIC es un dato objetivo. No nos oponemos a que se haga un museo y que se recupere el papel de la duquesa de Osuna, pero no se puede hacer a costa del patrimonio. ¿Por qué tienen que destrozar un palacio?", reflexionan, y zanjan: "El patrimonio no es nuestro, tenemos la obligación de protegerlo".

El Capricho llegará este mes a la Comisión de Cultura de la mano de Mar Espinar (PSOE) y este mismo miércoles al Pleno de distrito de Barajas: Mercedes González (PSOE) pedirá "instar al Área de Gobierno de Cultura a la paralización temporal de las obras [...] en tanto no se ratifique y justifique [...] que el proyecto definitivo y las obras previstas se adecuan estrictamente a todas las determinaciones de la Normativa Urbanística de aplicación". Eso es lo que quieren todos, expertos, vecinos, socialistas y Ciudadanos: "Que paren las obras y recapaciten sobre lo que pretenden hacer", verbaliza la Asociación Cultural de Amigos de El Capricho.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Obras en el Palacio de El Capricho: "No se respeta su condición de BIC"

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    9970 | Eduardo - 08/05/2018 @ 18:24:24 (GMT+1)
    Lo de siempre, a nadie le importa el patrimonio, si no sus propios intereses, ya sean económicos o puro capricho, como en este caso, los jardines de Sabatini o el monumento a Cervantes. No nos equivoquemos, se atenta contra los bienes de todos igualmente, sea por un motivo o el otro y ninguno es inocente.
    9964 | Luis - 08/05/2018 @ 11:28:54 (GMT+1)
    Buenos días. No me atrevo a discutir la razón de unos y otros, ya que yo soy un simple ciudadano nada experto en leyes pero, esta polémica, en función a lo tan exigido (por la ley, no digo que no) en el famoso edificio España, todo lo que el ayuntamiento haga o destruya de este lugar, me parecería inaceptable. Restaurar un pequeño palacio, no es añadir un piso o arrasar con el interior de un viejo edificio de fachada protegida. Creo que se debería respetar todo lo que de el quede y si realmente se quiere restaurar, que se haga como se debe de hacer y si no hay dinero para ello que no intenten marcarse el farol haciendo una chapuza Yo creía que ya se había pasado la época en que los palacios de Madrid eran arrasados para construir horrorosos edificios de viviendas. Esto va a ser algo parecido, según parece, solo que en vez de viviendas se pretende hacer un espacio polivalente en su interior. Si, con la ley en la mano, el ayuntamiento paro la reforma del edificio España, como se atreven a saltarse las indicaciones que tiene un edificio catalogado como BIC en nivel 1?. No entiendo la aceptación del proyecto por parte de ese ayuntamiento tan, según pararecia, tan preocupado por recordar el pasado, ni a la Comunidad de Madrid en dar su visto bueno. Seguirá Madrid toda la vida, teniendo gobernantes con tan poca sensibilidad hacia sus raíces?. Un saludo

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.