www.madridiario.es
Aumenta el consumo de vídeos para adultos en Internet en Madrid
(Foto: MDO)

Aumenta el consumo de vídeos para adultos en Internet en Madrid

lunes 07 de mayo de 2018, 17:15h
La revolución tecnológica ha impulsado el mercado pornográfico, que cada vez ofrece más variedad en su producto.

El consumo de pornografía es un tema algo polémico. La comunidad porno y la comunidad científica no terminan de ponerse de acuerdo en el tipo de impacto que esta actividad tiene en el cerebro. Algunos estudios científicos tienden a confirmar que un alto consumo de porno puede alterar la estructura y el funcionamiento del cerebro, facilitando que se pueda llegar a existir una adicción o un comportamiento adictivo. ¿Debido a qué?

La explicación es la siguiente: cuando vemos o mantenemos relaciones sexuales, liberamos dopamina - un neurotransmisor cerebral que está relacionado con las emociones y los sentimientos placenteros. No obstante, cuando visionamos pornografía, existe un exceso de liberación de dopamina que, por ejemplo, puede llegar a provocar desórdenes renales o cardiovasculares.

Cuando vemos películas pornográficas nuestro cerebro libera dopamina que, a grandes dosis, puede llevar a la adicción

Según un estudio realizado por la web experta en vídeos gratis porno pornogratisdiario.com, el consumo online de vídeos pornográficos ha aumentado en la comunidad de Madrid. Y es que la facilidad con la que podemos acceder a la red ha propiciado que esta actividad pueda encontrar su nicho para poder expandirse libremente, aunque continúa siendo un tema tabú para gran parte de la sociedad, que ve el porno como un estigma social.

Cuando vemos películas porno de contenidos sexuales muy explícitos, tanto mujeres como hombres podemos llegar a experimentar nuestros deseos íntimos y eróticos más profundos. Esto guarda también cierta relación con la liberación de la dopamina que hemos comentado antes. Al producirse la excesiva descarga de la sustancia, el organismo necesita volverla a producir, hecho que se vuelve una costumbre rutinaria que puede convertirse en un círculo vicioso. De esta manera, y según estudios científicos, podemos hasta perder el control de nuestro propio cuerpo.

La variedad en la escena del porno ayuda a que la demanda sea más extensa

No obstante, la pornografía es un negocio que está en auge, más aún si analizamos sus pasos en el ámbito online. Así, videos porno como estos han conseguido una gran cantidad de tráfico. Esto se debe también a que se ha extendido la necesidad de gozar de una gran variedad de contenido, fomentada tanto por la diversidad sexual como por la multitud de gustos de los usuarios.

Tanto es así, que podemos encontrar muchas categorías dentro de la escena pornográfica. En ellas, tenemos la posibilidad de escoger entre una oferta que abarca multitud de diferenciaciones, según la orientación sexual, posturas o prácticas sexuales concretas, estado civil y hasta preferencias en el color del pelo. Aunque también se puede escoger directamente por el tipo de situación. Por ejemplo, escenas de sexo en un taxi, en una camilla de hospital, o durante un cacheo policial. Por supuesto, esto siempre va a depender de los gustos de los clientes que vean porno.

Y es que los videos xxx gratis están de moda. La facilidad con la que podemos acceder a plataformas que promocionan este tipo de contenido es una garantía de la que se aprovechan muchos usuarios de Internet. Antes, la práctica del visionado pornográfico conllevaba una sensación más aguda de amago y secretismo, que ha desaparecido con las opciones online: ahora, consumimos lo que queremos y cuándo queremos, sin que nadie más que nosotros tenga que saber a lo que dedicamos nuestros ratos libres. Y mejor aún: podemos hacerlo totalmente gratis. Por contra, la manera más sencilla de acceder a contenido porno años atrás era a través de la compra, del alquiler de películas o de suscripciones a plataformas o canales especializados.

Pero ahora es mucho más sencillo. Y esto es de gran ayuda tanto para los consumidores habituales de pornografía como para aquellas personas que tengan curiosidad y quieran echar un vistazo a este mundo. Hay varios factores - además de la revolución digital y tecnológica que supone Internet - que han propiciado también a que haya una apertura de mente más grande (y, por lo tanto, una apertura más extensa también hacia este sector). Uno de ellos, por ejemplo, es la cada vez más extendida visión del poliamor.

Los amores plurales y las diferentes formas de entender las relaciones afectivas son cada vez más frecuentes. Esto ha llevado a que la sociedad haya tenido que avanzar y evolucionar, hecho que ha colaborado extensamente en el camino de la normalización social del mercado pornográfico. No obstante, aunque se ha cogido el rumbo, aún queda mucho trabajo por hacer para que la pornografía deje de ser un tema controvertido para muchas personas.