www.madridiario.es

Primarias socialistas

lunes 27 de enero de 2014, 15:36h

Las primarias en el Partido Socialista están generando un enfrentamiento difícil de explicar a los votantes. La lucha por el poder genera conflictos de tal magnitud que lleva a los pretendientes a negarse el pan y la sal.

Rubalcaba, como secretario general, está en el centro de todo el entramado. Un lugar que no le resulta extraño y en el que el líder socialista se mueve con comodidad. D. Alfredo es un hombre político que no rehúye el contraste de opiniones, ni se aleja de los enfrentamientos que considera necesarios. Los vive como pez en el agua.

Pues precisamente tensiones y encontronazos está teniendo varios en estos momentos y casi todos en Madrid donde Tomás Gómez, líder del PSM, se niega a vender a bajo precio su derrota, si es que finalmente se produce.

Está claro que Madrid, tanto comunidad como ayuntamiento, necesitan un cambio y con urgencia. Últimamente se ven cosas y casos que invitan a que alguien más que el PP tenga acceso a las decisiones importantes.

Así las cosas el Ayuntamiento de la capital, el gran municipio madrileño, es un caramelo muy apetecible en un momento en el que el electorado busca alguien a quien poder votar al margen de su alcaldesa que en el poco tiempo que lleva ha demostrado que no debe ser la candidata para el 2015 y son muy pocos los que la aplauden. Ahí hace falta un cambio y el socialismo se frota las manos. Los dos candidatos internos del PSOE, Jaime Lissavetzky y Antonio Miguel Carmona, reproducen en sus carnes la pugna que mantienen Rubalcaba y Gómez. Una tensión ya conocida suficientemente.

El mayor pulso se está produciendo en la Comunidad de Madrid. Ahí el secretario general del PSOE presiona para que las primarias se abran a los simpatizantes ampliamente y Tomás Gómez se niega a tal posibilidad. Unas primarias con amplitud de voto no le permitirían al actual líder del PSM controlar las votaciones y pudiera ocurrir, que Rubalcaba enseñe la carta oculta que tiene preparada como sorpresa en forma de candidato estrella, capaz de arruinar las aspiraciones de Gómez de suceder en la presidencia madrileña a Ignacio González. La aparición de un personaje público conocido y de primera línea como candidato en las primarias madrileñas podría dejar fuera a Gómez y hacerse con el poder en Madrid. Una jugada que podría achácasele perfectamente a Rubalcaba.

Las espadas están como están y los cuchillos también. Las elecciones de 2015 van a ser distintas a las habidas hace año y medio y, por primera vez desde hace veinte años, los socialistas ven la posibilidad de que el PP pierda la mayoría absoluta y, por tanto, el gobierno. Aunque eso también habrá que verlo.

Tampoco el presidente madrileño anda muy sobrado de votos, después de la propaganda que le están haciendo los socialistas y las decisiones judiciales con lo de la sanidad y la que se hace él solo con el apartamento. Que el presidente de Madrid no ha generado una buena imagen lo sabe todo el mundo, incluso en su partido.

En resumen, que Madrid necesita un cambio, es evidente, pero si el candidato socialistas sigue siendo Tomás Gómez las posibilidades se debilitan bastante y D. Alfredo lo sabe. Porque si Ignacio González no termina de acercarse eficazmente a los madrileños, tampoco su adversario socialista ha ganado ni un centímetro de terreno en todo este tiempo. Mejor dicho, lo ha perdido.

Madrid se merece buenos gestores con conocimientos y liderazgo. Sería bueno que eso llegara con nitidez a los dirigentes de los partidos que utilizarán esta comunidad y los ayuntamientos madrileños como campo de batalla.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios