www.madridiario.es
Cocina industrial en Tetuán.
Ampliar
Cocina industrial en Tetuán. (Foto: Hugo Lescura)

Madrid limita las cocinas fantasma: no podrán superar los 350 metros cuadrados

jueves 29 de julio de 2021, 07:38h

Veto parcial a las dark kitchen en Madrid. El Ayuntamiento capitalino suspenderá la concesión de licencias a nuevas multicocinas fantasma ubicadas en zonas residenciales si su superficie máxima prevista supera los 350 metros cuadrados. Una limitación que se complementará con la exigencia de que la carga y descarga y el delivery se realicen en el interior del local. La Junta de Gobierno aprobará este jueves el avance de la modificación de la normativa que lo regula, el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), como se comprometió el pasado mes de abril el delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes.

Las limitaciones introducidas entrarán en vigor a mediados de agosto y se encaminan, según el edil, a "sacar las cocinas agrupadas del centro de la ciudad e incentivar que se implanten en los polígonos industriales". Allí no se aplicarán restricciones a esta actividad. No obstante, el Consistorio seguirá autorizando la apertura de estos polémicos espacios donde se elabora comida a domicilio en los bajos de bloques de viviendas siempre que no excedan la extensión fijada como tope. Por tanto, sí se podrán instalar nuevas cocinas industriales en edificios donde residen vecinos, pero deberán cumplirse unos requisitos más estrictos.

En primer lugar, tendrán que ajustarse a los 350 metros cuadrados máximos, incluyendo ahí tanto el área con los fuegos para la preparación de los pedidos como la zona para entregarlos a los riders. Es decir, se exigirá que los repartidores entren con sus motos o bicicletas al local para recoger los paquetes. No podrán dejarlas aparcadas en la calle. Lo mismo ocurrirá con los camiones o furgonetas de suministro de género, cuya carga y descarga se acometerá dentro del recinto y no en la vía pública.

El área de Desarrollo Urbano confía en el efecto disuasorio de esta medida, pues la merma de terreno disponible para cocinar hará que disminuya la rentabilidad del negocio. Los técnicos han calculado que en cada local con cocinas agrupadas se podrán colocar seis placas con fuegos, frente a las 20 que llegan a acumularse ahora en bloques de distritos como Tetuán. En los próximos meses se comprobará si esto empuja a los interesados a optar por los polígonos industriales en lugar de los edificios residenciales.

Para abrir nuevas cocinas agrupadas, su nombre formal, también será ineludible presentar un estudio de impacto ambiental y sobre la movilidad en el entorno. Además, las instalaciones se adecuarán a la normativa en materia de ventilación, medición de ruidos y olores. Precisamente, los técnicos del Ayuntamiento han determinado que las cocinas fantasma no sobrepasen los 350 metros cuadrados al estimar que el humo, el tráfico y los ruidos que puedan generarse en esa superficie concreta "cumplen de forma inicial con los requerimientos que marca la normativa", explicó Fuentes. Estas tres afecciones han sido denunciadas de forma reiterada por vecinos que conviven con las dark kitchen bajo sus casas en zonas como Tetuán o Prosperidad.

Las nuevas limitaciones, en vigor en agosto

Los usos industriales de la ciudad se regulan en base a una normativa que data de 1997 y que ha quedado obsoleta al no contemplar nuevas realidades como el delivery. Por ello, el Ejecutivo local ha decidido paralizar durante un año -prorrogable a otro más- la concesión de nuevas licencias a cocinas agrupadas que no reúnan todas las condiciones enumeradas. Un plazo que comenzará a contar el próximo 16 de agosto, fecha aproximada en la que el Boletín Oficial del Ayuntamiento publicará esta suspensión.

Más adelante, estas obligaciones quedarán recogidas ya con carácter permanente en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). El equipo que lidera Fuentes ha trabajado en su actualización desde su llegada a Cibeles y su avance de modificación recibirá luz verde este jueves en la Junta de Gobierno. El texto se someterá después a un periodo de información pública para que las asociaciones y la ciudadanía puedan hacer aportaciones y se aprobará de forma definitiva en el primer semestre de 2022.

Férrea oposición vecinal

El nuevo reglamento viene a dar respuesta al problema de convivencia surgido entre las comunidades de vecinos y esta actividad industrial. La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos (Fravm) tiene contabilizadas multicocinas en Tetuán (calles José Calvo y Araucaria), Arganzuela (Alejandro Ferrant), Chamartín (Canillas, Suero de Quiñones o Mantuano), Centro (San Bernardino) y Puente de Vallecas (Felipe Fraile). Hasta 190 infraestructuras de este tipo repartidas en 26 emplazamientos localiza Más Madrid. En varias de ellas, la organización ha detectado que no cuentan con la plaza de carga y descarga interior que ahora se pedirá también a las ya operativas, no solo a las nuevas, o que operan con una declaración responsable y no con la licencia preceptiva.

“Tenemos un olor a comida prácticamente permanente”, se quejaba una mujer del barrio de Prosperidad en una protesta frente a Cibeles el pasado mes de abril. Otro agregaba mostraba su indignación por el ruido que emitía la instalación del aire acondicionado. “Sopla como si fuera un Boeing”, comentaba. Inconvenientes a los que se suman las dificultades a la movilidad ligados a la presencia masiva de riders alrededor de las cocinas. “Son tantísimos que ocupan las plazas de aparcamiento de minusválidos, las puertas de los garajes y las aceras”, manifestó un vecino de la calle José Calvo.

Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid niega el ‘boom’ de estas instalaciones que denuncian los ciudadanos. Aseguran que solo se han concedido licencias de actividad a diez. De ellas, apenas estarían activas la mitad, pues el resto no cuenta aún con licencia de funcionamiento. La Agencia de Actividades emprendió en marzo una campaña de inspección para comprobar que estos negocios cumplían con la finalidad para la que fueron autorizados que continuará en septiembre. Tras revisar 22 locales, los técnicos concluyeron que 15 presentaban presentan “pequeñas deficiencias de distribución, pero no de olores, ruidos o movilidad”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios