www.madridiario.es
Ayuso en la comparecencia por el adelanto de las elecciones
Ampliar
Ayuso en la comparecencia por el adelanto de las elecciones (Foto: Comunidad de Madrid)

Ayuso rompe la baraja y abre un horizonte de dudas legales

Vox alentó la convocatoria de elecciones

jueves 11 de marzo de 2021, 07:00h

Este miércoles España desayunaba con el anuncio de la moción de censura elevada por el Partido Socialista y Ciudadanos en la región de Murcia para retirar el poder al Partido Popular en Gobierno autonómico y en el Ayuntamiento de la capital murciana. A partir de ese momento, y a pesar de que podía parecer tan solo un pequeño terremoto local, la onda expansiva alcanzaba a todo el país y daba de lleno en uno de los Gobiernos más poderosos del panorama nacional: la Comunidad de Madrid.

En la capital, donde ayer la agenda de previsiones del Ejecutivo regional recogía, además de varios actos entre consejeros, la celebración del Consejo de Gobierno, el aún vicepresidente Ignacio Aguado descartaba la posibilidad de que en la Comunidad de Madrid fuera a replicarse una moción de censura como la de Murcia, pero advertía a sus socios de Gobierno de que tomaran nota y dejaran de “ningunear” a su partido. “Esto supone un aviso al Partido Popular para que se den cuenta de que los gobiernos no son suyos, que dependen de Ciudadanos. Tienen que entender que no nos pueden seguir ninguneando”, aseguraban fuentes ‘naranjas’ al elDiario.es.

Sin embargo, los socios preferentes del Gobierno presidido por Isabel Díaz Ayuso daban la primera estocada: “La presidenta de la Comunidad de Madrid debe convocar elecciones después de la traición de Ciudadanos en Murcia para evitar que entre la izquierda", decía Rocío Monasterio a través de un video difundido a los medios de comunicación. Antes, el líder de ultraderecha en el Congreso de los Diputados, Santiago Abascal, consideraba urgente la necesidad de llamar a los ciudadanos a las urnas en el resto de comunidades en las que gobiernan en coalición el Partido Popular y Ciudadanos, “donde políticos desleales e imprevisibles amenazan con entregar los gobiernos o las políticas públicas a la peor izquierda, aquella que ha sido secuestrada por la falta de escrúpulos de Sánchez e Iglesias", denunciaba.

La presión de Vox, con el que el Ejecutivo regional estaba ultimando la aprobación de los Presupuestos para 2021 después de varias semanas de encontronazos entre los miembros del Gobierno por la petición de los de Monasterio de implantar el conocido ‘pin parental’, sin duda podría haber hecho decantar la balanza de Ayuso. Y es que, a pesar de que Pablo Casado lleva varios meses tratando de alejar su estrategia de Vox, Isabel Díaz Ayuso ha continuado mostrando mayor interés por sus socios preferentes que por sus socios de Gobierno. Para muestra, el famoso café que Monasterio y Ayuso tomaron el pasado jueves en la Asamblea de Madrid, a la vista de todos.

En cualquier caso, este miércoles la suspensión de la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, cita semanal en la que Ignacio Aguado se encontraba con los medios de comunicación para comparecer como portavoz del Gobierno, hacía saltar todas las alarmas. Efectivamente, y después de que fuentes de Ciudadanos señalaran a este diario que Aguado había sido “vetado” para ese encuentro, el vicepresidente confirmaba las peores sospechas para su partido: “La presidenta regional ha decidido dimitir de sus funciones convocando elecciones anticipadas en la Comunidad de Madrid. Por tanto rompe 'de facto' el acuerdo firmado entre Partido Popular y Ciudadanos de forma unilateral así como su palabra dada, lo cual es desde nuestro punto de vista la mayor irresponsabilidad que ha hecho desde que hace un año y medio asumiera la Presidencia", indicaba.

Visiblemente afectado y en la sede de la Vicepresidencia regional, en la Plaza de Pontejos, Ignacio Aguado describía la decisión de Ayuso como una “terrible temeridad”, y aseguraba que su formación no tenía previsto ni conocía los movimientos de sus compañeros de Murcia. "Por un capricho personal y electoral, seguramente inducido por su entorno, nos trae a una situación donde se producirán unas nuevas elecciones en la Comunidad de Madrid y donde se echará por tierra todo el trabajo realizado por este Gobierno. Es realmente una pésima noticia", declaraba Aguado. Sin embargo, cierto o no, oportunista o no, Ayuso ya había tomado su decisión y señalaba directamente a Ciudadanos como causante.

"Me he visto obligada a tomar esta decisión por el bien de Madrid y de España y contra mi voluntad repetida de agotar la legislatura", decía la presidenta desde la Real Casa de Correos, donde se encontraba acompañada de sus consejeros. "La inestabilidad institucional provocada esta misma mañana por Ciudadanos, el PSOE y demás partidos de la izquierda en Murcia, y ya durante largo tiempo en otras autonomías, e incluso en ayuntamientos de la propia Comunidad de Madrid, nos ha llevado a esta situación", explicaba. Además, decía: "Si no tomo esta decisión, Ciudadanos y el PSOE hubieran presentado una moción de censura, algo que ya han hablado en reiteradas ocasiones, y causaría el desastre de la Comunidad de Madrid".

“MIENTE”, decía Aguado tan solo unos instantes después a través de su cuenta de Twitter aún desde la sede de la Vicepresidencia que poco después abandonarían tanto él como su equipo tras la fulminante firma de Ayuso del cese de todos los consejeros nombrados por Ciudadanos y cuyas consejerías eran reorganizadas entre los propios consejeros populares. De celebrarse las elecciones convocadas por la presidenta, está más que claro que los de Ciudadanos no volverán a pisar esas dependencias. De no conseguir un cinco por ciento en los comicios, algo que les abriría la puerta a ser un partido decisivo para una investidura o coalición, los de Arrimadas estarán fuera.

Los grandes bloques políticos de España han entrado en guerra, y en este caso –casi por primera vez- son las derechas las que lo protagonizan, pero es Ayuso quien lidera la batalla casi por libre. El presidente popular de Andalucía, Juan Manuel Moreno, decía tras conocerse el adelanto electoral de Madrid que la región que preside “está viviendo la peor crisis sanitaria de su historia y lo que necesita ahora es gestión. Este es un Gobierno serio. Los ciudadanos nos piden responsabilidad y que la legislatura dure cuatro años”, y se alejaba así de seguir el ejemplo de la mandataria regional.

Una cuestión de tiempos

Lanzado el órdago, el contrataque no se hizo esperar. Los del PSOE, a pesar de tener a Ángel Gabilondo señalado por la propia izquierda por su “blanda oposición” a Ayuso y su previsible salida para ser Defensor del Pueblo, registraban esa misma mañana una moción de censura contra Isabel Díaz Ayuso, y acto seguido lo hacía Más Madrid, dos acciones enfocadas a detener el adelanto electoral. A pesar de que en ambos casos los tiempos eran posteriores al anuncio de la convocatoria de elecciones, el presidente de Mesa de la Cámara regional, Juan Trinidad, de Ciudadanos, permitía la tramitación de ambas peticiones y abría un horizonte de dudas jurídicas sobre qué ha sido antes.

La cuestión es que si bien el Ejecutivo de Ayuso informó al presidente de la Asamblea por escrito del decreto de convocatoria electoral a las 16.10 horas en una comunicación firmada por la consejera de Presidencia, María Eugenia Carballedo, para entonces la Mesa ya se había reunido de manera telemática y con carácter de urgencia y había decidido, con los votos de PSOE y Ciudadanos, que se tramitaban las iniciativas de moción de censura. Además, fuentes parlamentarias ponían en duda la viabilidad de la convocatoria de elecciones frente a las mociones de censura esgrimiendo que el decreto firmado por la presidenta regional no entra en vigor hasta que sea publicado en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM), algo que tendrá lugar este jueves.

“La Asamblea de Madrid no está disuelta”, aseguraba el portavoz adjunto de Unidas Podemos en la Cámara regional, Jacinto Morano, al tiempo que señalaba que a lo largo del día se habían registrado actividades parlamentarias como comisiones o la misma Junta de Portavoces de carácter urgente por la que se suspendió en Pleno de este jueves. “No hay adelanto electoral, es inviable. En vez de ordenar la publicación inmediata del decreto en el BOCM ha ordenado que sea al día siguiente. Eso es cristalino, y Ayuso podría haber hecho que hubiera elecciones si hubiera pedido que la publicación fuera inmediata, y no ha sido así. Ni eso es capaz de hacer”, sentenciaba. “Nos alegramos de que la prepotencia y torpeza de Ayuso vayan a acabar con décadas de gobiernos llenos de corrupción en la Comunidad de Madrid. Hoy es un día para celebrar”, decía.

Desde Sol, por el contrario, aseguraban tajantes: “Los acuerdos de la Mesa de la Asamblea de Madrid de esta mañana no son válidos porque se ha convocado la Mesa de manera irregular, sin tiempo y sin documentación”, y añadían que “a partir de las 00:01 de mañana [este jueves], la Asamblea no puede convocar nada”, no sin antes sentenciar que “Trinidad está incurriendo en prevaricación”.

Asimismo, fuentes del Gobierno regional argumentaban que siendo “precisos”, la sesión del Consejo de Gobierno de este miércoles finalizaba a las 11:45 horas, y la firma del Decreto de convocatoria electoral se producía a las 12:25, mientras que la remisión al BOCM tenía lugar a las 12:50 horas. Con posterioridad, señalan, “se han registrado en la Asamblea dos mociones de censura que han sido admitidas a trámite por la mayoría de la Mesa por la tarde, tal y como ha comunicado el presidente de la Asamblea a las 16:14 horas”. Por tanto, esgrimen, tales mociones “no tienen ningún efecto sobre las competencias ejercidas por la presidenta ni en el momento de registrarse ni en el de admitirse a trámite”.

Señalan además el Artículo 21.2 del Estatuto de Autonomía de Madrid, “el Presidente no podrá acordar la disolución de la Asamblea […], cuando se encuentre en tramitación una moción de censura”, e indican que la interpretación literal de la norma concluye que lo que impide la tramitación de la moción es el hecho de “acordar” la disolución, y cuando se presentaron las mociones, la disolución y convocatoria de elecciones ya se había deliberado en el Consejo y se había “acordado” por la presidenta a través de la aprobación y firma del Decreto. Todo señala, en cualquier caso, en que el tema acabará en los tribunales.

En este sentido, desde la Asamblea de Madrid y después de la Junta de Portavoces, la portavoz de Vox incidía en que las mociones de censura presentadas por PSOE y Más Madrid "no tienen recorrido jurídico", al tiempo que aseguraba que Vox ya está preparando sus equipos de cara a las elecciones anticipadas. "Vox ha estado apoyando a la presidenta de la Comunidad de Madrid en la convocatoria de unas elecciones necesarias para garantizar que no entre la izquierda", lanzaba, e insistía: la culpa es de la “traición de Ciudadanos” en Murcia.

Murcia dio pie a la ruptura Ayuso-Aguado

La mecha de este polvorín madrileño se prendió a primera hora del miércoles en la Región de Murcia. Ciudadanos se desligó por sorpresa del Gobierno de coalición con el PP y se alió con el PSOE para presentar una moción de censura conjunta a fin de arrebatar la presidencia al ‘popular’ Fernando López Miras. De consumarse, el pacto acabará con 26 años de gobierno del Partido Popular y aupará a la parlamentaria de Cs Ana Martínez Vidal a la cabeza del Ejecutivo autonómico mientras los socialistas se agencian la Alcaldía de Murcia.

No obstante, para que la primera opción prospere resta saber si Cs esquiva disensiones internas, ya que no se descarta que Isabel Franco, actual vicepresidenta y relegada por Inés Arrimadas, se oponga. En ese caso entraría en juego el factor Podemos, que ya ha ofrecido sus votos favorables para aplicar un “cordón sanitario antifascista que cierre el paso a Vox”.

La formación naranja alega un “quebranto de la confianza” entre los dos partidos y traslada su imposibilidad de gobernar con “una formación que contrata espías y pone querellas a sus socios”. Se refiere así al proceso judicial abierto por el PP contra el concejal de Ciudadanos Mario Gómez por “filtrar documentos custodiados por los Servicios Jurídicos” –según los populares- cuando esté denunció en octubre un supuesto caso de corrupción en el Ayuntamiento de Murcia.

El grupo que lidera Arrimadas también justifica la ruptura del acuerdo de investidura en la vacunación anticipada del consejero de Sanidad y el concejal de Salud, ambos dimitidos. Tampoco comulgaban en Ciudadanos con el ‘pin parental’ que López Miras negociaba con la ultraderecha.

Las alarmas saltaban en Castilla y León en torno al mediodía al conocerse que el PSOE recurría también a la moción de censura para hacer temblar el ‘matrimonio’ Alfonso Fernández Mañueco - Francisco Igea. Sin embargo, ambos partidos apagaban el fuego de inmediato. El vicepresidente se limitaba a trasladar que “no tomamos decisiones por lo que se haga en otros sitios”, pero el portavoz naranja en la Junta, David Castaño, negaba “al cien por cien” contactos con los socialistas y animaba a estos a “abandonar toda esperanza” de que secundaran su propuesta. “Cs es un partido serio, coherente y consecuente y nuestro pacto se está cumpliendo de forma escrupulosa”, apostilló Raúl de la Hoz, portavoz del PP.

En el tercer territorio donde las siglas de Partido Popular y Ciudadanos forman un Gobierno común, Andalucía, también se temió un efecto dominó tras la operación murciana. La Junta se apresuró a desmentirlo después de que Vox pidiera la convocatoria de elecciones. En esta comunidad la aritmética parlamentaria no daría al no sumar suficientes escaños PSOE y Cs. Adelante Andalucía debería ejercer como partido bisagra, una jugada improbable.

El presidente, Juanma Moreno, lanzaba la tarde del miércoles un mensaje de tranquilidad hablando de un Ejecutivo “que goza de una salud robusta y que quiere concluir la legislatura”. En la misma línea, el vicepresidente Juan Marín definía a la autonomía como una “isla frente al ruido político del resto de España” y aseguraba estar “más preocupado por las vacunas que por las elecciones”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

9 comentarios