www.madridiario.es

INVESTIGACIÓN DEL ESPIONAJE A AYUSO

Almeida 'salva' a Carromero y admite un uso 'legal' de recursos públicos en las pesquisas del espionaje
Ampliar
(Foto: Chema Barroso)

Almeida 'salva' a Carromero y admite un uso "legal" de recursos públicos en las pesquisas del espionaje

lunes 09 de mayo de 2022, 15:58h

La última palabra la dijo José Luis Martínez-Almeida. El silencio de Ángel Carromero, que optó por la incomparecencia tras jugar al despiste, ha permitido al alcalde monopolizar los titulares de la última sesión de la comisión del presunto espionaje del PP al entorno de Isabel Díaz Ayuso por mediación del Ayuntamiento de Madrid. Un 'favor' que le ha devuelto defendiendo que en Cibeles "ha cumplido las funciones que tenía encomendadas" y no las del Partido Popular, y manifestando que en las informaciones que él manejaba sobre el rumor del supuesto contrato de detectives desde la Empresa Municipal de la Vivienda (EMVS) "no se apuntaba su nombre". Asimismo, ha remarcado que no ha visto "ninguna prueba material" en contra del excoordinador general de la Alcaldía, señalado como supuesto 'cabecilla' de la operación. De haberla tenido, ha asegurado, en lugar de una dimisión se habría producido "un cese".

El mismo manto protector le ha colocado a Álvaro González, cuya capacidad de gestión puso en entredicho en la comisión la delegada del Gobierno, Mercedes González, a la que ha acusado de procurarle al edil un "escarnio que no merece" al tiempo que ha cuestionado sus "méritos" para ostentar su propio cargo. Tampoco ha excluido de su amparo a otro de sus fieles, Borja Carabante. Primero ha tildado de "falso" que "irrumpiera" en la reunión del 12 de enero en la que él mismo y el presidente de la EMVS interrogaron al jefe de prensa de esta, David Fernández, para averiguar si eran ciertas las informaciones que lo situaban como uno de los ejecutores del intento de fichar al detective Julio Gutiez para que buscara pruebas que comprometieran a Tomás Díaz Ayuso con el cobro de una comisión de un contrato adjudicado por la Comunidad de Madrid. Después ha descartado que Carabante ordenara al gerente de la EMVS, José Antonio Acosta, que saliera de la sala dejándolo al margen de la reunión, como él mismo denunció. "Ya estaba fuera", ha incidido.

Sin embargo, se ha olvidado el regidor de poner el escudo al delegado de Medio Ambiente y Movilidad cuando ha desmentido ser él quien le encargase que acompañara al presidente de la EMVS en las indagaciones para aclarar los hechos. "No les pido que hagan nada, no les doy ninguna instrucción", ha indicado en referencia al momento en que confía al propio Carabante y a la portavoz del Gobierno municipal, Inmaculada Sanz, la información "delicada" que a él le traslada en diciembre una persona "de la confianza de Ayuso y mía". Se contradice esta versión con la del también presidente de la EMT, que en su comparecencia justifica su controvertida presencia en el encuentro con David Fernández en una petición expresa del primer edil. "El alcalde me solicita que vaya y a González le parece bien, se sentía más cómodo. No encuentro nada reprochable en acudir", afirmó.

Almeida llegando a la comisión de investigación. Foto: Chema Barroso.

Niega espionaje y justifica averiguaciones "legales"

Con rotundidad, un Almeida que también ha tirado de confrontación esta tarde, ha rechazado cualquier uso de recursos públicos del Consistorio en la trama. Una valoración que ha hecho extensible al resto de formaciones: "Todos los grupos coinciden en que no hubo espionaje ni encargo ni dinero público... Ni siquiera personas que al amparo del Ayuntamiento intentaron que se produjera", ha aseverado al término de la sesión. De la revisión de contratos que requirió al presidente de la EMVS extrae además que "desde el punto de vista contractual no hay ningún contrato que pudiera haber enmascarado el encargo".

No obstante, sí ha reconocido Martínez-Almeida que en la investigación de lo que el PP siempre ha calificado de 'rumor' se emplearon recursos de la Empresa Municipal de la Vivienda. En todo caso, y antes de que saltaran las alarmas, ha agregado que los informes del Comité de Ética de la EMVS y de la Oficina contra el Fraude y la Corrupción no han detectado "nada reprochable" en la actuación de sus trabajadores, "Si hubiera una irregularidad lo hubieran hecho constar. Las averiguaciones son ajustadas a la legalidad y a la normativa interna. No se violentaron procedimientos de control y gestión", ha ahondado en la justificación.

Por el contrario, sí reconsideraría su proceder con respecto a ocultar el rumor a sus socios de Gobierno. Tras sostener que no se lo comunicó "a nadie de mi grupo", más allá de Carabante y Sanz, ha aceptado que "podría replantearse" su actitud con Begoña Villacís. "No habría pasado nada si se lo hubiera dicho", ha reconocido. Un ejercicio reflexivo que también ha aplicado al admitir una "quiebra de confianza" en su exjefe de prensa, Joaquín Vidal, por ser el único trabajador municipal que ha declinado comparecer en la comisión de investigación.

Matilde García Duarte, coordinadora general de la Alcaldía.

Fechas contradictorias

A José Luis Martínez-Almeida lo ha precedido en la comisión esta mañana la coordinadora general de la Alcaldía, Matilde García Duarte, quien ha apuntado que Ángel Carromero no reportaba ante ella pese a ser su superiora jerárquica. “Ni coordinaba ni organizaba ni dirigía su trabajo. No era su jefa”, ha señalado. Lo ha justificado la declarante en que se decidió que estas funciones de supervisión las asumiesen la jefa de Gabinete y el propio alcalde, aunque ningún documento lo acredita. “Prácticamente no tenía comunicación con él”, ha resumido sobre su relación con el dimitido.

García Duarte ha indicado, además, que no fue conocedora de los hechos hasta que se publicaron en prensa el 16 de febrero. Un testimonio que no concuerda con el aportado inmediatamente después por Daniel Bardavío, actual jefe de prensa de Almeida. Según su versión, el regidor le comunica esa misma mañana del jueves 16 que “al menos dos medios tenían la información e iban a sacarla" y él se lo traslada "inmediatamente", supone, a la coordinadora general de la Alcaldía. Por tanto, esta debía conocer el caso antes de leerlo en las noticias.

De hecho, Almeida ha relatado que el miércoles 15 de febrero recibe llamadas de algunos medios advirtiendo de los datos que obraban en su poder, algo que cuenta a Bardavío y Duarte "ese día o al día siguiente", desmintiendo de nuevo a esta última. Según ha expuesto el responsable de las relaciones con los medios del primer edil, los diarios que publicaron la exclusiva no recurrieron a él para contrastarla. Sí lo habrían hecho con directamente conl alcalde, como este ha apuntado, y habrían sido quienes le revelan "que puede estar Carromero por medio". En paralelo, Bardavío se reunió el día 15 con David Fernández, que le pidió verse para "negar los hechos" que lo vinculan con la trama de espionaje. Dimitió de su cargo dos semanas después y ha declinado participar en la comisión de investigación pese a su doble citación. Junto a él se han ausentado este lunes en su segunda convocatoria Carromero, Vidal y Ayuso.

La oposición ve acreditado el intento de espionaje

Al término de la declaración, Rita Maestre, ha cargado contra la "sorna" del alcalde, una actitud con la que "se va más culpable aún, más inconsistente". Así, la portavoz de Más Madrid ha manifestado que en la comisión "ha quedado claro que aquí ha habido exministros, diputados, concejales y un sin número de asesores yendo y viniendo por las calles de Madrid espiándose unos a otros". La socialista Mar Espinar también ha afeado a Martínez-Almeida su comportamiento bronco. "Ha demostrado tener más cara que un buey con flemón. No ha tenido vergüenza, ha tenido un comportamiento impropio de un alcalde y ha constatado, sin despeinarse, que se utilizaron recursos públicos, materiales y humanos para fines partidistas", ha reprobado. Para José Manuel Calvo, del Grupo Mixto, ha exigido "responsabilidades políticas" al regidor "ante esta sucesión de escándalos al que tiene sometido el Ayuntamiento". Una posición que no comparte Vox, cuyo edil Pedro Fernández ha lamentado la pérdida de tiempo vivida en la "comisión del espía que nunca existió".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios