www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

El 31 de julio de 1979 Tierno Galván dictó el primero de sus bandos
Ampliar
El 31 de julio de 1979 Tierno Galván dictó el primero de sus bandos (Foto: Cristina Martín.)

Cuarenta años del primero de los famosos bandos de Tierno Galván

miércoles 31 de julio de 2019, 07:12h

Quizás no fue su mejor bando, pero suyo es el inamovible honor de ser el primero. El 31 de julio de 1979 el por entonces recién investido alcalde de Madrid, Enrique Tierno Galván, inauguró una actividad que se convertiría, durante los casi siete años que permaneció al frente del Consistorio madrileño, en una de sus señas de identidad.

A su llegada a la Alcaldía, el 'Viejo Profesor' recuperó la tradición ancestral de promulgar bandos para comunicarse con los ciudadanos. Sus edictos empapelaron la ciudad entre 1979 y 1986, cambiando, eso sí, el tono frío de los escritos oficiales por una particular prosa que, todavía hoy, quienes vivieron el Madrid de aquellos años recuerdan con cariño.

Justo este miércoles se cumplen cuarenta años del primero de esos escritos, en el que Tierno Galván hacía un llamamiento a la ciudadanía a mantener la ciudad limpia y cuidada:

La Villa de Madrid ha sido siempre ejemplo de convivencia cortés en un ambiente limpio. Circunstancias que todos los madrileños conocen han ido estropeando nuestra Ciudad hasta el extremo que los propios vecinos de Madrid se han hecho desidiosos en cuanto atañe al cuidado de su Ciudad y, en algunos casos, en cuanto a dar buen ejemplo y mantener honestas costumbres. Los vecinos debemos contribuir con nuestro esfuerzo a que la Villa recobre la limpieza y el decoro que siempre tuvo y que siempre se le ha reconocido.

El trabajo que esto requiere, y para el que pido la ayuda de cuantos en Madrid viven, debe principalmente orientarse, por ahora y hasta que el Ayuntamiento dé nuevas normas sobre calles y fachadas, a procurar que nuestros parques y jardines sean modelos de lugares limpios y apacibles, propios para el esparcimiento, el paseo tranquilo y el sosiego del espíritu. Por lo cual, requiero a los madrileños para que estén al cuidado y eviten dejar hacer papeles y restos de cualquiera clase en los caminos y praderas de los parques y jardines, y que a la vez cuiden de no pisar el césped, que se pierde y estropea con facilidad por la falta de humedad ambiente y por no estar a nuestro alcance regarlo con tanta frecuencia como su mantenimiento requeriría.

Por consiguiente, y para que el cumplimiento de este Bando sea efectivo, se advierte que quienes lo infrinjan serán amonestados por los guardas públicos, y si insistieran en la infracción habrán de abonar la cantidad mínima que prevén las Ordenanzas vigentes, por su imperdonable descuido y falta de educación cívica.

No es el único asunto de los que el alcalde trató en sus bandos que sigue de actualidad plena. Porque Tierno Galván utilizó esta peculiar forma de comunicación con los madrileños para alertar -hace cuatro décadas- sobre la lacra de la violencia de género y la igualdad entre hombres y mujeres -unas fiestas libres de violencias machistas, pedía ya entonces el alcalde-; abordar el problema del tráfico en la capital o solicitar responsabilidad para luchar contra la contaminación acústica:

  • "Aun contradiciendo al filósofo, en el segundo libro de las "Éticas", hay que perder la vieja idea de que sea la mujer varón menguado. Puede ser contradicha sin ambages ni rebozos, esta opinión con la larga experiencia que enseña que vale la mujer tanto como el hombre vale en cuanto atañe a las facultades de la inteligencia. Es también capacísima en los ejercicios que requieren esfuerzo y destreza física, a lo que hay que añadir vivaz, imaginativa y natural aversión a la melancolía que hácela alegre y siempre dispuesta a cuanto requiere festivo humor.

    Por cuya razón el Alcalde cree que es en extremo conveniente dejar en desuso y sin fuerza alguna los antiguos preceptos que juzgaban contrario al femenil recato que fuesen las mujeres con el rostro cubierto y el cuerpo aderezado con el disimulo de extrañas y a veces risibles ropas, pues son tales las vecinas de Madrid, en cuanto a despiertas y avisadas, que mucho tiene que temer y si el caso llega padecer el varón que, ayudado por la maliciosa ignorancia, crea que con ocasión del disfraz halas de torcer la voluntad contrariando su firmeza y casto trato.

    (...)

    Pero advierte también, con amargura, el Alcalde de esta antigua y noble Villa, que con harta frecuencia acaece que en los festejos públicos que con ocasión del Carnaval se ofrecen, no faltan quienes con más osadía que vergüenza, se dan a roces, tientos, tocamientos y sobos a los que suelen ayudar con visajes, muecas, meneos y aspavientos que van más allá de lo que es lícito y tolerable, particularmente cuando con el desenfado propio del mucho atrevimiento hacen burla de meritísimos hombres públicos, contrahaciendo su imagen, a la que maltratan con vejigas y otros ridículos instrumentos, con daño grave para el respeto y decoro de quienes ostentan públicas dignidades. Encarecemos, por consiguiente, que se empleen estas y otras mañas y habilidades en más prudentes quehaceres y honestos gozos, que no dañen el crédito y reputación de Consejeros, Regidores, Alguaciles, Privados, Ministros y otros cualesquiera de semejante lustre y pujos".

    (9 de febrero de 1983)

  • "Pero ocurre que, en los tiempos que corren, suele añadirse al universal contento, que por desgracia es a las veces desmesurado regodeo, el afán desenfrenado de concurrir a los mismos sitios durante las mismas horas, sin meditar bastante el hecho ciertísimo, acreditado por moralistas y filósofos y recordado cautamente, de modo indirecto, por Aristóteles en los libros de la Física, que ni las calles estiran, ni los edificios encogen, por cuya razón suelen ser los vecinos como avecillas presas en las redes que los unos forman apretándose con los otros. Auméntanse a los males dichos que no suelen, estantes y moradores de esta antiquísima Villa, ser gente inclinada a excusar el coche, señal de valer, pompa y boato, grandísimo sustento para el orgullo y pavoneo de sus propietarios, de modo y manera que miles de coches y a los que hay que añadir las imprescindibles mecánicas literas, amontónanse en las fiestas a las horas de mercado en el casco viejo de la ciudad y sus aledaiños, con lo que se hace el transitar imposible, con grave daño para todos".

    (5 de diciembre de 1983)

  • "Esta Alcaldía Presidencia ha observado que los ruidos de esta Villa y Corte aumentan hasta hacerse intolerables.

    Jóvenes sin escrúpulos, que gustan de ostentar prepotencia y mostrarse ante sí mismos y los demás superiores a cualquier norma y acatamiento, vociferan con tal estruendo o producen tales ruidos con las máquinas de correr que llaman motocicletas, que impiden el sueño apacible y reposado que el trabajo cotidiano de nuestros vecinos requiere. Agavíllanse en ocasiones estos jóvenes, por lo común adolescentes, para que el número aumente el estruendo y fortalezca la impunidad de su deplorable conducta.

    A veces no ya los jóvenes, sino los adultos, caen en parecido incivismo y descuido alzando inconsideradamente la voz de los ingenios que reproducen el sonido, mientras tienen los postigos y las vidrieras de ventanas y balcones abiertos, con lo que perturban, particularmente de noche, la sensibilidad y el ánimo de los vecinos, moradores y viandantes.

    No faltan tampoco quienes hablan con voz estentórea, gritan o anuncian mercancías, o tocan instrumentos musicales sin el debido y solícito recato, molestando a quienes duermen sobre todo en las horas de descanso que corresponden a la siesta.

    Por cuya razón, velando por la paz y el sosiego de esta Villa, encarezco a sus habitantes cuiden de su comportamiento para no añadir a las molestias y congojas, que toda ciudad grande ocasiona, las que nacen de la mala educación y poco civismo".

    (22 de julio de 1981)
En total, fueron 22 bandos que el Ayuntamiento de Manuela Carmena reeditó en un libro el año pasado para conmemorar el centenario del nacimiento de Tierno Galván.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Cuarenta años del primero de los famosos bandos de Tierno Galván

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    15051 | techu - 02/08/2019 @ 08:34:46 (GMT+1)
    Tengo el libro de los bandos de Tierno Galvan desde hace casi 40 años y de vez en cuando los releo. Me parecen magníficos y muchos de ellos de total actualidad

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.