www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Once titular del Real Madrid en la final de la Copa Intercontinental de 1960 frente al Peñarol en el Bernabéu.
Once titular del Real Madrid en la final de la Copa Intercontinental de 1960 frente al Peñarol en el Bernabéu. (Foto: Real Madrid )

Diez minutos bastan al Real Madrid para conquistar su primera Copa Intercontinental

miércoles 04 de septiembre de 2019, 07:57h

En las postrimerías del 'Madrid de Di Stéfano', después de un lustro glorioso para el club de Chamartín, la Saeta Rubia levantó junto a otros no menos laureados compañeros la primera Copa Intercontinental el 4 de septiembre de 1960. Los blancos se midieron al Peñarol de Montevideo en una final a doble partido en la primera edición de este torneo, con un Puskás estelar en la vuelta que firmó un hat-trick en los diez primeros minutos del encuentro.

La ida se había disputado en Uruguay el 3 de julio con un resultado de empate a cero. Más de 70.000 almas habían llenado las gradas del Estadio Centenario para disfrutar de un espectáculo que trascendía el interés deportivo. El partido se vivió como un auténtico desafío entre ambos continentes, como relató Alfredo Relaño en el diario As años más tarde. De hecho, cada equipo lució el escudo de su confederación cosido en el pecho a su camiseta, en lugar del de su propio club.

El Madrid acudió a la cita mermado por una importante baja, la de Paco Gento, lesionado pocos días antes en la final de la Copa del Rey frente al Atlético que los colchoneros habían ganado por 3-1. Una derrota de las que escocían de forma especial tanto por el rival como por haberla disputado en el templo madridista.

Esa misma temporada habían levantado su quinta Copa de Europa tras una final apoteósica en Glasgow donde arrasaron al Eintracht Frankfurt con un contundente 7-3, pero la afición merengue quería quitarse la espina de la Copa del Rey con un nuevo título que tratarían de ganar ante el vencedor de la Copa Libertadores. En la vuelta de la Intercontinental en el Bernabéu se redimieron.

Ya en feudo blanco, el 4 de septiembre y a una semana de iniciar una nueva campaña de la competición doméstica, el Real Madrid le endosaba un 5-1 al Peñarol. Como años más tarde indicaría el mítico Juanito, "90 minuti en el Bernabéu son molto longos", y a los uruguayos deberieron hacersele eternos. Los tres goles de Ferenc Puskás en los primeros nueve minutos resultaron imposibles de remontar y Herrera y Gento, ya recuperado, aumentaron la ventaja. El tanto del honor lo marcaría Spencer en el minuto 66.

Para entonces, los 120.000 madridistas que abarrotaban el campo, muchos de ellos de pie, ya festejaban un nuevo trofeo con el que ratificar su poderío mundial. Con el pitido final, se desató la locura y la multitud saltó al césped mientras Zárraga levantaba la copa. Después llegarían otras seis, tres logradas en el formato antiguo inaugurado ese 1960 y otras cuatro ya bajo el nombre de Mundial de Clubes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.