www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Visitas nocturnas a la Plaza de las Ventas en julio y agosto
Ampliar
Visitas nocturnas a la Plaza de las Ventas en julio y agosto (Foto: Las Ventas)

Las Ventas, envuelta en llamas

lunes 08 de julio de 2019, 07:49h

Todavía olía a humo la mañana del 8 de julio en Madrid. Dicen que las llamas que durante aquella noche de 1963 habían asolado la histórica plaza de toros de Las Ventas podían verse desde El Escorial. Pasada la 1 de la madrugada comienzan a esparcirse las llamas por La Monumental, y acabaron destruyendo la techumbre de las andanadas y la galería de acceso a esas localidades. El incendio, que duraría casi 13 horas, despertó a vecinos, autoridades y a los propios inquilinos que por entonces moraban en la plaza, los cuales huyeron despavoridos del lugar.

Esa misma noche, el Jefe de Limpieza de la plaza, junto a los 39 operarios a que tenía su cargo, partió del lugar sobre las 22:30, sin notar nada extraño. Media hora después, el mayoral -encargado de la ganadería- soltó a los tres mastines encargados de la seguridad. Ellos tampoco advirtieron señales de peligro ni de un posible fuego. Sin embargo, en pocos minutos comenzaron a arder las andanadas, las zonas más elevadas de la plaza. La situación, además, se vio agravada por las elevadas temperaturas veraniegas y por la composición de la plaza, en su mayoría de madera de pino. En minutos, el incendio se propagó, llegando a alcanzar las llamas los 10 metros.

Vecinos, transeúntes y autoridades se aglutinaban alrededor del incendio. Los bomberos enviaron numerosas dotaciones, junto a seis tanques de agua, 14 autobombas y 60 hombres, para conseguir sofocar el fuego. El esfuerzo de este cuerpo de seguridad se vio frustrado en momentos debido a la escasez de agua, algo común en los incendios de la época, mientras el humo intoxicaba el aire.

Se decidió evacuar a los 80 equinos que se hallaban en la plaza, aunque no se desplazó a los 21 novillos, toros y cabestros, ya que no se consideró que estuvieran en peligro, según informó ABC. Asimismo, la propagación de las llamas a las gradas fue frenada por los bomberos con éxito.

Acababan de pasar las 3 de la madrugada. El incendio seguía activo y los bomberos y fuerzas de seguridad trabajaban sin descanso para contenerlo. En este momento un extraño suceso acaeció: un joven, en paños menores, apareció entre las llamas de las andanadas. Decía colaborar con los bomberos en el sofoco del incendio, aunque debido a su falta de credibilidad, fue rescatado y transportado a las delegaciones de la policía para una posterior interrogatorio. La prensa de la época zanjó el asunto: se trataba de un "demente".

El fuego se vio reducido de forma significativa al llegar las 4 de la mañana y se retiraron algunas dotaciones y las autoridades. En las calles cercanas, los bares acogieron a los curiosos y vecinos, despachando bebida. A la mañana siguiente la Dirección de los Parques de Bomberos de Madrid comunicó al diario ABC que las posibles causas eran: un cortocircuito, una colilla o el recalentamiento de alguna de las grasas del mecanismo del reloj de la plaza, que quedó destruido en el incendio.Para la posterior investigación, la Policía solicitó a los Bomberos que no retiraran nada del escenario.

La plaza fue clausurada hasta el día 18 de julio, es decir, durante nueve días, para asegurarse de que se encontraba en condiciones adecuadas para su disfrute. La reconstrucción de la plaza no comenzó hasta cuatro meses tras el siniestro, aunque durante ese tiempo se siguió utilizando para los festejos taurinos, con menor capacidad de alojamiento.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.