www.madridiario.es
El presidente de la Asamblea, Juan Trinidad (Cs), en el pleno de constitución de la Cámara.
Ampliar
El presidente de la Asamblea, Juan Trinidad (Cs), en el pleno de constitución de la Cámara. (Foto: Archivo. Chema Barroso)

El presidente de la Asamblea, entre la espada y la pared

lunes 01 de julio de 2019, 07:44h

Entre la espada y la pared. Así se encuentra esta semana el presidente de la Asamblea, que deberá decidir en las próximas horas entre proponer un candidato o candidata a la Presidencia de la Comunidad o convocar una investidura fallida. Juan Trinidad empieza este lunes la ronda de contactos que debe mantener con todos los grupos parlamentarios antes de hacer uso de su poder. De menor a mayor, los partidos confesarán sus intenciones de apoyar un Gobierno de derechas o de izquierdas... o ninguno. Y Ciudadanos, partido al que pertenece la máxima autoridad del Parlamento, tiene la llave de todo.

Los de Ignacio Aguado se encuentran en una encrucijada, con ofertas de uno y otro lado. Y todas son difíciles de aceptar, a tenor de las declaraciones y promesas electorales de los naranjas. Por un lado, se comprometieron a no pactar con Vox. Por otro, a no hacerlo con el PSOE. Pero su objetivo de gobernar solo con el PP sin comprometerse a nada con ninguna otra formación es aritméticamente imposible de conseguir.

En este contexto, Cs deberá decidirse este mismo lunes sobre si se aferra a la "estabilidad" que siempre ha defendido para aupar a un Ejecutivo a la Puerta del Sol en julio, o bien, seguir negociando durante el verano y agotar los tiempos hasta la fecha límite marcada por el Reglamento de la Asamblea. El 11 de septiembre es la fecha máxima para celebrar un pleno de investidura con éxito. Si no se logra un acuerdo antes, se convocará inmediatamente la repetición de elecciones.

Antes de eso, el 11 de julio es el día límite para realizar el primer intento. Y este mismo martes se sabrá por fin si hay o no candidato para dicha fecha. Podemos y Vox son las primeras formaciones en pasar por el despacho de Trinidad. Por ello, PP y Ciudadanos deben retratarse antes de las 18.00 horas de este lunes, momento en el que Rocío Monasterio confesará si apoya o no la investidura de Isabel Díaz Ayuso (PP) en esta primera convocatoria.

Para lograr el sí de la líder de Vox, Aguado deberá firmar el comprometido programa de Gobierno en el que se les exige aceptar derogar parte de las leyes contra la LGTBIfobia y de Identidad de Género -en la que Cs tuvo especial participación en la Legislatura pasada- o repatriar a los inmigrantes ilegales, menores incluidos. De no hacerlo, Monasterio se propondrá a sí misma y dejará caer la posibilidad de que el triunvirato de derechas alcance el poder en la Comunidad.

De momento, no están convocadas reuniones públicas entre ambas formaciones, pero se da por hecho que los contactos se intensificarán esta mañana entre las tres formaciones, si es que no se han producido ya -en secreto- durante el fin de semana. Oficialmente, Aguado se ha negado a "retroceder a los años 50", mientras que Ayuso le ha instado a ceder y, como ya ocurrió en Andalucía, favorecer algún tipo de entendimiento con Vox. Monasterio, por su parte, lo ha facilitado al renunciar a pedir Consejerías y exigir 'solo' la firma del acuerdo a tres bandas.

El líder de Cs mantiene firme su postura y, aunque amagó con una amenaza velada de acercarse a las izquierdas, ante las cámaras solo pidió la abstención del PSOE a un Gobierno bicolor de PP y Ciudadanos. Una propuesta que Gabilondo no está dispuesto a aceptar. Él ha sido el más votado en la Comunidad, por lo que intentará hasta el último momento ser investido presidente. Para ello cuenta ya con los apoyos de Más Madrid y Podemos -Isa Serra será la primera en reunirse con Trinidad, alas 17.00 horas, y así se lo hará saber-, pero necesita, al menos, la abstención de los naranjas para poder alcanzarlo.

De no ser así, siempre tendrá más síes que noes en una segunda votación, donde es suficiente una mayoría simple para alcanzar la Real Casa de Correos. Aun así, las izquierdas insisten en que Trinidad debe proponer al candidato "con más apoyos" y no a quien ya tenga la mayoría absoluta de la Cámara de su lado.

Si les hace caso y Vox se muestra hoy favorable a un Gobierno PP-Cs, Trinidad deberá proponer a Gabilondo para el pleno del 11 de julio (podría ser antes, si así lo decide él mismo), pero estaría dejando la puerta abierta a que su propio partido quede fuera del Ejecutivo. Siempre cabe la posibilidad de que se produzca un "tamayazo" y el líder de los socialistas logre gobernar con Íñigo Errejón.

Si se niega, a la máxima autoridad de la Asamblea le quedarían dos opciones, también incómodas: o propone a Ayuso con la posibilidad de que pierda la votación -una situación que debilita políticamente a quien la protagoniza- o convoca un pleno sin candidato y alarga los plazos para la investidura, con lo que tumbaría el mensaje habitual de los suyos de actuar en interés de "todos los madrileños" y formar Gobierno cuanto antes para dar estabilidad a la región.

Así las cosas, los naranjas deberán darse prisa para buscar el sí de Vox antes de esta tarde. Si no, Trinidad se encontrará este martes -cuando se verá con Más Madrid, Ciudadanos, PP y PSOE- entre la espada y la pared.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.