www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

El vecino cementerio de la Almudena.
Ampliar
El vecino cementerio de la Almudena. (Foto: Kike Rincón)

Un suicidio para estrenar el Cementerio Civil de Madrid

domingo 09 de septiembre de 2018, 09:00h
Con apenas 20 años, Maravilla Leal González rechazó la vida el 8 de septiembre de 1884 y la Iglesia católica hizo lo propio con su alma El descanso eterno no correspondía a los suicidas. Tampoco a los disidentes. Al menos hasta entonces. Intentó pasar de putillas por la tierra y bajo la misma constituye uno de los primeros símbolos de tolerancia. Junto a ella, en el Cementerio Civil de Madrid, duermen Pi i Margall, Pablo Iglesias o La Pasionaria.

Soplaban fuertes rachas de vientos anticlericales y el Ministerio de Gobernación proyectó la construcción de un cementerio civil en Madrid en marzo de 1982. Dos años después, el Ayuntamiento de la capital inauguraba la necrópolis del Este: un camposanto en el que no solo reposarían en paz los ateos o repudiados, sino también judíos y católicos -en los anexos Cementerio Hebreo y Cementerio de la Almudena-.

La sepultura de la joven Maravilla Leal González estrenó la parcela de 27.000 metros cuadrados que pronto comenzaría a llenar la disidencia social, política y religiosa del país. Epitafios comunistas, protestantes, socialistas o masones se inscribieron en unas lápidas que durante seis años tuvieron la misma consideración que las bendecidas por la Iglesia.

Y es que el advenimiento de la República en 1932 trajo consigo una ley que obligó a derribar el muro que separaba las tres necrópolis vecinas. No obstante, el franquismo volvería a hacer distinciones seis años después con la construcción de una nueva tapia.

Vecinos ilustres

Entre las tumbas no existe ningún resquicio angelical. El principal monumento del lugar, dedicado a los librepensadores, da la bienvenida a los visitantes. Se trata de la tumba de Antonio Rodríguez y García Vao, poeta y escritor que como reza la inscripción "batalló por la libertad del pensamiento y cayó bajo acero homicida".

No muy lejos del monolito se encuentran los panteones de ideologías rivales. Por un lado, los presidentes republicanos Pi i Margall, Nicolás Salmerón y Estanislao Figueras. Por otro, Pablo Iglesias, fundador del PSOE, y la dirigente comunista Dolores Ibárruri, La Pasionaria.

Repartidos por el camposanto, los también políticos Julián Besteiro y Francisco Largo Caballero, así como el maestro de la Generación del 98, Pío Baroja. También apellidos extranjeros, como los de los alemanes Loewe y Schindler, de las prestigiosas casas de moda y ascensores, respectivamente. Más reciente, el descanso para Marcelino Camacho, destacado sindicalista y fundador de Comisiones Obreras.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.