www.madridiario.es
Los bomberos siguen desescombrando a mano para intentar llegar a las obreros desaparecidos tras el derrumbe
Ampliar
Los bomberos siguen desescombrando a mano para intentar llegar a las obreros desaparecidos tras el derrumbe (Foto: Ayuntamiento de Madrid)

El derrumbe provocó un 'efecto embudo' que dificulta la localización de los dos obreros desaparecidos

miércoles 23 de mayo de 2018, 07:56h

Entre 40 y 50 bomberos del Ayuntamiento de Madrid continúan con las labores de búsqueda de los dos trabajadores desaparecidos tras el derrumbe en un edificio en obras situado en el número 19 de la calle General Martínez Campos, en la capital, este martes. Los primeros cálculos apuntan a que puede haber 600 metros cúbicos de escombros almacenados, que sondea un robot, y los perros han indicado dos posibles zonas donde podrían estar los obreros. La Fiscalía ha abierto una investigación.

Pocas pistas de los desaparecidos en el edificio de la calle General Martínez Campos. Según ha confirmado este miércoles el oficial jefe de guardia de los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, José Luis Castillo, no hay localización de las víctimas de la obra derrumbada, aunque sí trabajan en dos zonas concretas señaladas en la noche del martes, horas después del siniestro, por los perros de la Policía. Tras un primer rumor que apuntaba a que podría haberse localizado a uno de los dos trabajadores desaparecidos, Castillo ha afirmado que no hay novedad al respecto y que siguen realizando labores de aseguramiento, con la "prioridad" de buscar a las víctimas en las zonas que les han indicado los perros rastreadores.

Al medio día, los bomberos del Ayuntamiento de Madrid solo habían retirado en torno al 20 por ciento del total de los escombros generados por el derrumbe, un momento en el que entraban ya en la zona perros policías especializados en el rescate de personas fallecidas.

Trabajos muy lentos y peligrosos

Según ha explicado a las 13.30 horas el jefe del Cuerpo municipal de Bomberos, Eugenio Amores, han avanzado "bastante" desde el derrumbe de ayer por la tarde gracias a la introducción de medios pesados, aunque los trabajos siguen siendo "extremadamente laboriosos porque los forjados del edificio eran metálicos y todas las viguetas han caído y se han clavado como agujas en los escombros". "Eso quiere decir que cuando empezamos a sacar los escombros tenemos que ir con mucho cuidado porque tenemos que cortar los perfiles metálicos con la suficiente seguridad porque están haciendo de contención de los propios escombros, por lo que el trabajo es muy laborioso y muy lento", ha insistido.

El responsable municipal de las labores de desescombro ha apuntado que los trabajos en las zonas más delicadas se están realizando con maquinarias poco pesadas y con las manos y que los bomberos han de cortar las vigas clavadas con las manos. "Hay zonas inestables, como el casetón del montacargas y una terraza, que se ha quedado en voladizo, y vamos a proceder a demolerlo desde la calle Viriato", ha descrito.

En concreto, el jefe de la guardia de los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, Rafael Ferrándiz, ha explicado que van en retirar un muro anexo en esa calle para "hacer una zona más estable y poder acceder al cono superior del escombro". Se trata de una operación "muy delicada" en la que están "retirando vigas que están en altura, que amenazan como cuchillos desde arriba".

Mantienen la esperanza

Respecto al rescate de los dos obreros desaparecidos, Amores ha explicado que los perros policías especializados en salvamento de personas acaban de entrar de nuevo pero no los han localizado. "Están entrando perros expertos en localizar vivos y en buscar muertos, pero estos últimos dan menos fiabilidad porque en el caso de que estuviesen muertos el cuerpo no ha tenido tiempo de entrar en descomposición", ha dicho.

El jefe de los bomberos ha explicado que en hundimientos y desescombro siempre se meten ambos tipos de canes porque indican en qué punto tienen que concentrarse en el desescombro. "Ayer estuvimos compaginando trabajos de desescombro con los perros. Algún perro marcó alguna zona, pero luego no hubo confirmación. No obstante, en los puntos marcados nos estamos centrando en trabajar", ha reiterado.

Por otro lado, Amores desconoce dónde pueden estar los obreros desaparecidos porque el derrumbe provocó un efecto "embudo", que pudo arrastrarlos a otras zonas. Uno de ellos trabajaba en el quinta planta y el otro no se sabe. Para localizarlos, primero se guardó se guardó silencio para intentar comunicarse con ellos por el teléfono móvil, pero "no hubo respuestas". También ha detallado que ayer utilizaron geófonos, unos aparatos que sirven para detectar el más mínimo ruido posible. No tuvieron éxito y hoy no se han utilizado.

No obstante, Ferrándiz ha asegurado que esta mañana "han avanzado mucho" en las labores de desescombro y que todavía siguen con la esperanza de encontrar con vida a los dos obreros desaparecidos, "aunque el trabajo es muy delicado y complicado".


Sin descanso

Desde que sucediera el accidente laboral, hace ya más de medio día, los bomberos han estado trabajando sin descanso, con relevos, en dos vías. Por un lado, desescombrando, para ir abriéndose camino hacia el lugar donde podrían encontrarse los dos obreros; y por otro lado, con demoliciones controladas en la parte superior del edificio, donde se encuentran elementos estructurales inestables, con el fin de que los bomberos puedan acceder de forma más segura.

Están participando en los relevos bomberos que se encuentran fuera de servicio pero que pertenecen a salvamento y desescombro, más especializados en las tareas que se requieren en este momento. En estos trabajos, siguen colaborando los perros tanto de la Policía Nacional como de la Policía Municipal de Madrid y de una asociación, la Unidad Canina de Rescate (UCR).

En el lugar se encuentra en preventivo efectivos del Samur Protección Civil y del SUMMA para dar cobertura, si fuera necesaria, tanto a los obreros desaparecidos como a los propios bomberos que trabajan en las labores de búsqueda y desescombro.

Además, un equipo de psicólogos del Samur han estado desde el primer momento acompañando a los familiares de los trabajadores que se están buscando, dos varones de 42 y 56 años, de nacionalidad española. Las familias se han desplazado hasta el edificio derrumbado y han querido pasar allí la noche para seguir de cerca los acontecimientos.

Un extremeño, uno de los desaparecidos

Uno de los dos trabajadores desaparecidos es natural y residente en la localidad cacereña de Malpartida de Plasencia, en Cáceres. El obrero extremeño se encontraba "realizando labores de retirada de carpintería de madera" en dicho edificio, según han indicado fuentes de la empresa Tygma, la empresa para la que trabajaba y que es una "subcontrata" de los trabajos que se estaban realizando.

El extremeño desaparecido, que está casado y es padre de un niño de cuatro años, se desplazaba como se ha hecho siempre, de lunes a viernes a Madrid o a otros destinos fuera de la región para trabajar en el sector de la construcción.

La Fiscalía abre diligencias

Los hechos ya son objeto de investigación. La sección de Siniestralidad laboral de la Fiscalía de Madrid ha iniciado unas diligencias para el esclarecimiento de los hechos.

Según fuentes judiciales, han dado también instrucciones a la policía judicial para que se aclaren las circunstancias.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.