www.madridiario.es

TAL DÍA COMO HOY

Fachada frontispicio de columnas de la Bolsa de Madrid.
Ampliar
Fachada frontispicio de columnas de la Bolsa de Madrid. (Foto: Juan Luis Jaén)

Un templo para la economía: se inaugura el Palacio de la Bolsa

viernes 04 de mayo de 2018, 11:02h
Tras medio siglo itinerante, la Bolsa de Madrid encontraba en 1893 una sede fija. La espera mereció la pena, pues la reina regente María Cristina inauguraba el 7 de mayo de ese año un monumental palacio de estilo neoclásico reconocido como Bien de Interés Cultural para albergar el templo español de las finanzas.

Inspirado en el edificio de la Bolsa de Viena, el arquitecto Enrique María de Repullés y Vargas proyectó la sede oficial de la más importante institución bursátil del país. Las obras comenzaron en el año 1978 en un solar cedido por el Estado en pleno corazón del icónico Paseo del Prado, en la anexa Plaza de la Lealtad.

María Cristina de Habsburgo, madre de Alfonso XIII y reina regente en la época, inauguró el Palacio de la Bolsa el 7 de mayo de 1893. Atrás quedaban años de itinerancia que comenzaron en 1831, cuando José I, hermano de Napoleón, instauraba la actividad especulativa en España después de más de 200 años de funcionamiento en Ámsterdam para facilitar las transacciones de los comerciantes de Brujas.

Un templo para la economía

Repullés diseñó un edificio de estilo neoclásico que seguía la línea de otros palacios madrileños construidos a finales del siglo XIX como el Banco de España o la Biblioteca Nacional. La nave principal se sustenta sobre una base piramidal por el objetivo del artista de crear un "templo de la economía".

En el exterior, un atrio con relieves que representan el Comercio, la Industria,la Agricultura y la Navegación. En el interior, un reloj de envidiable precisión llegado desde Estrasburgo de donde cuelga la campana que marcaba el inicio de las sesiones. También unos imponentes techos decorados con pinceladas que plasman las diversas provincias ejecutadas por los pintores Luis Taberner y Luis Imbrol, encargados de la ornamentación de las salas.

Uno de los elementos más importantes, un Caduceo compuesto por dos serpientes que se miran simbolizando la oferta y la demanda y una vara que las separa como si de un medidador se tratase (la función de la bolsa). Para coronar la escultura, dos alas que aluden a la rapidez en la toma de decisiones a la hora de comprar y vender.

En conjunto, un palacio reconocido como Bien de Interés Cultural en 1992 que, sin embargo, dejó de prestar servicio en 2006.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.