www.madridiario.es
Gómez del Pilar pasea la oreja que le concedieron de 'Burlito'
Gómez del Pilar pasea la oreja que le concedieron de 'Burlito' (Foto: Arjona)

San Isidro: Gómez del Pilar corta una orejita a un gran toro de Dolores Aguirre

lunes 05 de junio de 2017, 22:29h
La fallecida Dolores Aguirre, una de las ganaderas con más personalidad, como muchos de sus toros, más queridas por la conspicua afición madrileña, fue homenajeada este lunes por el tercero de la tarde en que volvía, siete años después, a lidiar una corrida en San Isidro. 'Burgalito' fue un animal bravo y encastado con el que no se entendiño del todo Gómez del Pilar, acusando lo poco que actúa, pero que se llevó una oreja, muy protestada, eso sí -o sea, una orejita-. Alberto Lamelas apuntó detalles y el lote de Rafaelillo no le permitió lucimiento.

No fue para tirar cohetes. Pero comparada la vuelta de los bicornes del hierro de Dolores Aguirre con el petardo un día antes de los Cuadri, es para matrícula de honor. El caso es que, dentro delo seis animales de la divisa azul y amarilla, aconteció algo que siempre les ha caracterizado: al menos uno da juego. Como el tercero, ‘Burgalito’, que añadió a tal alabanza otra más importante y cada día menos vista no sólo en San Isidro, sino en cualquier feria: la bravura.

Porque se arrancó de lejos al caballo, metió los riñones, apretó en la primera vara, y, claro, lo que tiene más mérito, repitió en la segunda. Después llegó con codicia a la flámula, empleándose con nobleza y obedeciendo los toques y los cites de Gómez del Pilar. Era un toro de dos orejas, pero siempre y cuando su matador tuviera en su currículum muchos festejos, lo que no ocurre con el madrileño.

Muleteó a ‘Burgalito’ con clasicismo en redondo con demasiadas series –con poca ligazón- antes de echarse el engaño a la izquierda cuando ya su enemigo iba a menos, como la faena. Gómez se dio cuenta y volvió a la derecha y a unos adornos finales que, como todo el conjunto, adoleció de faltarle de un punto de pasión y sentimiento. n conjuto, su labor supo a poco, por lo que la oreja que concedió el usía, pese a la insuficiencia de pañuelos, tuvo muchos votos en contra.

No obstante, ojalá le sirva al chaval, y puestos a regalar, más vale que sea a los modestos que a las figuras, como ya hemos sufrido en el abono. Gómez de Pilar, que mostró clase y variedad en sus intervenciones capoteras, de cuya decisión de triunfo nadie puede dudar pues se fue a portagayola a recibir a los dos, pretendió llevarse otro trofeo que, con justicia o sin ella –como con Ponce- le abriera la Puerta Grande, pero el mansazo sexto, que llegó con nobleza y entrega a la pañosa no le permitió otra cosa que el intento de faena brillante y al matador le faltó de nuevo la compulsión y la ligazón antes de matarlo a la última.

También a Alberto Lamelas, con un buen aroma de la ortodoxia con los engaños, se le notaron sus escasos paseíllos y adoleció de ese punto de locura para jugársela ante el noblote quinto, en una faena larga y con detalles, e incluso en el otro, manso y flojo pero no imposible. Sí lo fueron para el lucimiento los de Rafaelillo, con el peor lote, y que tras intentar la cuadratura del círculo que era el toreo artístico, los despenó con profesionalidad.

Ficha

Toros de DOLORES AGUIRRE, desiguales de presentación, con 1º, 2º y 4º muy justos; flojos; 3º, bravo, 5º encastado, resto manejables excepto 1º y 4º, descastados. RAFAELILLO: silencio; silencio. ALBERTO LAMELAS: silencio tras aviso; ovación tras aviso. GÓMEZ DEL PILAR: oreja tras aviso; silencio tras aviso. Plaza de Las Ventas, 5 de junio. 25ª de Feria. Algo más de dos tercios de entrada.

CRÓNICA DEL FESTEJO ANTERIOR

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.