www.madridiario.es
Carlos Izquierdo, consejero de Políticas Sociales y Familia. (Archivo)
Ampliar
Carlos Izquierdo, consejero de Políticas Sociales y Familia. (Archivo) (Foto: Cristina Martín.)

La Comunidad investiga presuntas amenazas de una subdirectora como respuesta a una denuncia anónima

Por MDO/E.P.
miércoles 01 de febrero de 2017, 18:20h
La Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid abrirá un proceso de información reservada en relación a un escrito de ocho empleados que relatan presuntas amenazas a trabajadores por parte de la subdirectora general de Voluntariado, Cooperación Internacional y Responsabilidad Social Corporativa, Pilar Renes, y un correo anónimo que denunciaba una posible malversación en relación a un contrato de la Dirección General de Servicios Sociales e Integración.
Fuentes del departamento que dirige Carlos Izquierdo han señalado que se abrirá una investigación acerca de las supuestas amenazas, después de que el sindicato CSIF haya reclamado este miércoles el cese de la subdirectora general al sostener que profirió amenazas a los trabajadores durante una reunión el pasado 18 de enero, convocada en relación a esta denuncia anónima remitida por correo.

El sindicato sostiene que, según un escrito suscrito por ocho trabajadores, la subdirectora se dirigió en "tono ofensivo e injurioso" hacia sus afiliados y trabajadores en relación a la denuncia anónima, que atribuía presuntamente la responsabilidad del contrato a la propia Pilar Renes y al director general de Servicios Sociales e Integración Social, Pablo Gómez-Tavira.

En el relato de estos trabajadores, según el sindicato, la subdirectora informó a la plantilla que había solicitado a las "más altas instancias de la Comunidad de Madrid" que investigaran el envío de dicho anónimo y advirtió de que estaban "todos sometidos a una investigación".

Todo ello, según esta versión, tras indicar que los documentos enviados junto a la denuncia anónima habían sido "extraídos" de la carpeta virtual a la que sólo tiene acceso el personal de la Subdirección General, lo que supondría una "infracción grave" que puede acarrear la separación del servicio del funcionario responsable.

A partir de ahí, siempre según la versión de los ocho trabajadores presentes, la subdirectora "amenazó" a los empleados que asistieron a la citada reunión al recalcar que iba a "perseguir" a la persona que pudo mandar el correo y que se iba a "a encargar de arruinarle la vida administrativa".

CSIF expone que los presuntos hechos relatados y el "agresivo vocabulario" utilizado por Renes son "amenazantes, insultantes, intimidatorios y abusivos" y han creado "un malestar general, una sensación de miedo y persecución" entre los trabajadores.

Por su parte, fuentes de la Consejería han explicado que se ha iniciado un proceso de información reservada en relación a los hechos denunciados y que se incoará el "correspondiente expediente disciplinario y las decisiones oportunas" si de la investigación se concluye alguna infracción.

A su vez, las mismas fuentes aseguran que la Consejería se va a reunir con los sindicatos próximamente para explicarles las actuaciones que están realizando en torno a este asunto.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios