www.madridiario.es
    23 de octubre de 2019

tortugas

Las tortugas de la estación de Atocha cambiaron hace cuatro meses de residencia. Del jardín acuático madrileño se mudaron a un centro de fauna en Navas del Rey. Y desde entonces apenas recuerdan su anterior hogar o al menos eso se intuye viéndolas pasar el día al sol. Y es que en el estanque de 300 metros cuadrados es un oasis para los galápagos. Aquí han recuperado fuerzas y han curado algunas enfermedades tras pasar la cuarentena. Así hemos encontrado a los nuevos inquilinos del municipio de la sierra oeste de Madrid.

Atocha ya no tiene ni tortugas ni estanque. Concluidas las obras para asfaltar esta zona del jardín tropical, las autoridades piensan qué hacer en esos más de cien metros cuadrados de espacio liberado. El plantemiento inicial era realizar actividades de concienciación ecológica. La idea se mantiene, aunque ya no se descarta, también, su explotación comercial "puntual".

Las afamadas tortugas de Atocha llegaron este martes a su nuevo hogar tras recorrer 52 kilómetros para llegar a Navas del Rey. El Centro de Fauna 'José Peña', ubicado en este municipio de la Sierra Oeste de Madrid, será a partir de ahora la casa de los 300 galápagos que han dejado desierto el estaque de Atocha. Una vida mejor para los ejemplares que ya pueden ser apadrinados para ayudar en su alimentación y cuidados veterinarios.

Atocha se queda, finalmente, sin tortugas. Como ya se anunciara hace unos meses, Adif ha vaciado su estanque para zanjar el incívico e insalubre abandono de estos animales en su pequeño foso. Los ejemplares han sido trasladados ya al Centro de fauna José Peña de la localidad de Navas del Rey por personal del propio centro y un grupo de voluntarios de la Universidad Alfonso X el Sabio. El recinto donde las tortugas serán reubicadas cuenta con un espacio de 300 metros cuadrados y se ha puesto en marcha una campaña para que puedan ser apadrinadas. Tras el traslado de los pequeños inquilinos, han dado comienzo los trabajos de pavimentado del estanque.

Las tortugas de Atocha esperan a la primavera para viajar hasta el que será su nuevo hogar. Abandonarán el actual estanque de la estación y se desplazarán a la Sierra oeste de Madrid para instalarse en un centro de fauna de Navas del Rey. Ese hábitat artificial ya está siendo construido para albergar a los 300 galápagos.

Adif, encargado de gestionar la estación de Puerta de Atocha, y el Ayuntamiento de Madrid han llegado a un acuerdo para trasladar a las 300 tortugas abandonadas en el estanque del jardín interior a un centro de recuperación de fauna en Navas del Rey. El plan es la primera parte del proyecto para pavimentar el estanque, un espacio que previsiblemente se usará, entre otros asuntos, para actividades de educación ambiental.

Una recogida de firmas en la plataforma Change.org solicita a Adif que se haga cargo del mantenimiento del estanque de la estación de Atocha y del cuidado de las tortugas y animales que habitan en él, ante las malas condiciones de la infraestructuras.

El invernadero de la estación de Atocha acoge, actualmente, a más de 150 tortugas que han sido abandonadas. Aunque las condiciones que les brinda Adif, encargada del mantenimiento, son favorables para estas mascotas, "la solución no se encuentra en el abandono ilegal de estos animales", según sostiene Pilar Aznarte, veterinaria encargada del cuidado de las tortugas.

  • 1